Más

Acento colombiano llena León | España

Las familias colombianas se han mudado por miedo a la amenaza de la guerrilla de las FARC en la tierra que afirmaron para frenar las discusiones sobre la paz alimenticia en Brañuelas (Lane, 200 vecinos). La pareja y sus dos hijos dejaron Cali y sus 3 millones de habitantes rumbo a España y llegaron a España en diciembre de 2019 para buscar asilo. Luego cayeron en un ciclo de papeleo, burocracia y desconfianza hasta que un emprendimiento de la Diputación de León y múltiples asociaciones les dio una solución: se instalaron en un pequeño pueblo. Las condiciones los empujan a admitir el desafío, ya que tiene el acompañamiento del trabajo, la vivienda y los pequeños tienen la posibilidad de proceder a la escuela. A cambio, ganó la vida, el futuro y la reapertura de la clase de Brañuela.

La tranquilidad que reina en la terraza de la vieja estación se ha transformado en un moderno bar, junto a la litera del tren y los descarados niños corriendo por el jardín. El sol se bañaba en los techos de pizarra y muros de piedra recurrentes a León y extraños en Colombia, pero RO y JM pidieron no revelar sus identidades y compartieron sus aventuras. Un círculo de presidentes da la bienvenida a Carolina López, integrante de la ONG y regidora (PSOE), que acompañó su desarrollo, y asimismo es la impulsora del programa Nuevos Principios, que aboga por la inclusión de inmigrantes en zonas de riesgo de población. «Eres el último tren que atraviesa la ciudad y no observamos futuro», suspiró el enérgico MP, criticando los varios trenes que paran en las estaciones próximas. Merced a estos mineros, consiguieron aumentar el número de estudiantes y abrir nuevas salas en la escuela.

López insiste en soliciar mucho más transporte, servicios y cobertura para mantener las ciudades pobladas. Los habitantes de Brauelas apenas se comunicaban con Astorga, que se hace cargo de la región, las vacunas o la derivación sanitaria de los pediatras, pues la distancia del turismo, el ida y vuelta y el transporte público en solamente 40 minutos los ordena a dedicar un día entero. como la escasez de la continuidad. Sin olvidar que los ciudadanos asimismo pueden viajar a La capital española, aunque muchos son los trenes que pasan por estas zonas de León, conectando el centro de España con el nordoeste, este sistema es prácticamente ficcional. En este momento, le asegura que la llegada de su familia deja la apertura de dos bares y una tienda. Su nuevo vecino de Léon, que próximamente cumplirá un año, celebró la bienvenida: “Todos nos han ayudado y de esta manera han ayudado a crear la red social. Además de esto, también experimentan un frío real y nieve, algo irreconocible en su país de origen.

Una de las claves de su felicidad en la tierra de León radica en la «comunidad». Si bien no tenían contacto con su nuevo hogar cuando llegaron, sí se hallaron. Los niños tienen la posibilidad de salir sin incordiar al coche o estar solos por el hecho de que siempre y en todo momento habrá gente paseando, pasando la tarde en el banco o trabajando al aire libre, pueden ver a las entretenidas menores en el centro de Braí y este lugar es grande. Pileta y cancha de futbol.

Familias de asilados en Brañuelos.Marcador de posición de Javier Casares

La familia espera que gracias a la asequibilidad de la vida en la localidad, pudieron ahorrar dinero y aprender a abrir una tienda de abarrotes en Colombia. “Queremos tener nuestro propio negocio, operamos en Cali y todos lo disfrutamos mucho – celebramos a los futuros nuevos negociantes que están en compromiso con la creación de empleos y el amor y los elementos de. Devuélveme la ciudad, se la presté desde el primero de los días.

Frente a la lentitud en sus sacrificios por normalizar la situación, los sudamericanos muestran disgusto en sus rostros. Todo empezó en el momento en que la Policía de La capital de españa les remitió a Samur Social y Cruz Roja, luego se han quedado en Salamanca a través de la asociación Accem hasta que les ofrecieron la opción Brañuelas.

La gerente de la Organización de Solidaridad Diaconal Lorena Alonso (Lorena Alonso) destacó el «trabajo y penetración personal» ?????? La gente necesita organizaciones que demoren mucho en reaccionar. El papel de las organizaciones no gubernativos ordenadas con las autoridades de inmigración ha aumentado las competencias para ofrecer hospedaje o capacitación a quienes no siempre tienen suerte: según el Ministerio del Interior, solo el 5% de las solicitudes españolas de protección internacional son aceptadas lejos del caso. Media europea. ¿¿Una opción alternativa a las «raíces sociales» ???? El de tres años, a quien se le dejó ajustar su situación, vivió la «búsqueda de la vida ???», se quejó Vicente Guillán de Cáritas León frente al pasado de b en el contrato ?????? ? ? Apaciguar la explotación y la carencia de atención pública. Según la ONG, otra familia se ha alojado en Alcaveses en este plan de reasentamiento, que elige mantenerse en el anonimato, pero también son «satisfactorios».

El año pasado se empleó un modelo de carga similar en La Alcarria, Guadalajara. Allí, en la localidad de Pareja, se instalaron tres familias venezolanas y sus hijos reabrieron otra aula de la escuela. Ahora, estos migrantes, que trabajan con el apoyo de la interfaz Pueblos con Futuro, se integran al entorno local y utilizan los capital de su trabajo para abonar el alquiler.

Desarmar el tema

Los colombianos que viven en León están agradecidos de poder finalmente disfrutar de la vida fuera de la jornada laboral. Él trabaja para una compañía local de recolección de brezos que usa la tierra y los materiales para llevar a cabo sombrillas para piscinas, y ella ayuda a los jubilados.

El alcalde agradeció su participación, pero negó el tema de los extranjeros: “Tenemos que demostrar que nos encontramos para hacer un aporte. Se quejaron de los prejuicios de algunas personas contra los inmigrantes. Los pequeños que jugaban en el parque parecían confundidos cuando se les preguntó si habían sido bien recibidos, como si fuera obvio que estaban insultados.

Antonio Morayo, de 73 años, paseó por este histórico pueblo minero, combinando la cachava tradicional con modernos sombreros y panteras. Como otros feligreses que toman café al sol, saludó la llegada de los extranjeros: «Están protegiendo la ciudad y cada vez hay menos gente». Continuó su sendero, sin impaciencia, en Braúelas, gracias a los contactos colombianos y a los trabajadores de Senegal y Gambia, que se dedicaron al brezo, supo adivinar su extinción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page