España

Análisis: el Brexit tiene graves consecuencias para los británicos vulnerables en España e innumerables personas desaparecen

Sue Wilson, de Bremain, España, analizó el primer informe de la Comisión de Asuntos Europeos de la Cámara de los Lores, que examinó los derechos de los ciudadanos europeos después del Brexit.

El 25 de mayo de 2021, tuve el honor de presentar pruebas al nuevo Comité de Asuntos Europeos de la Cámara de los Lores. El problema son los derechos de los ciudadanos, en mi caso los derechos de los ciudadanos británicos que residen en la Unión Europea, en particular en España. También me acompañan Jane Golding, copresidenta de British in Europe, y la Dra. Michaela Benson de Brexit Brits Abroad.

El comité había discutido previamente los derechos de los ciudadanos de la UE en el Reino Unido y la mayor parte de la discusión se centró en el plan del Reino Unido sobre el estado del asentamiento. Durante nuestra reunión de testimonios, sobre ciudadanos británicos en la Unión Europea, los temas variaron desde nuestro derecho a optar por no aceptar acuerdos, solicitudes de residencia, hasta comunicaciones gubernamentales con grupos vulnerables.

Tras nuestra reunión de testimonios en mayo, los ministros de gobierno Ken Foster (viceministro parlamentario del Ministerio del Interior) y Wendy Morten (ministra de Vecindarios Europeos, Asuntos Exteriores, Gobierno Federal y Oficina de Desarrollo) también fueron invitados a presentar pruebas al comité. Lo hicieron el 22 de junio.

El viernes 23 de julio, la comisión publicó su “primer informe”. Este informe de 70 páginas cubre los derechos de los ciudadanos de la UE en el Reino Unido y los ciudadanos del Reino Unido en la UE.

La sección sobre ciudadanos británicos en la Unión Europea abordó en primer lugar las dificultades de no saber el número real de ciudadanos británicos que viven realmente en Europa. Del número supuestamente conocido de residentes del Reino Unido en España (a 1 de junio de 2021), se han procesado 142.500 de las 381.400 posibles solicitudes de residencia.

Pero, como señaló el comité en su informe, el número real de residentes, según mi testimonio, siempre ha sido una “estimación” que puede ser tres veces la cifra oficial, tal vez un millón. El informe también señaló que solo en 2020 el número de residentes oficiales ha aumentado en 20.000 y desde el referéndum Brexit de 2016 en 90.000.

Se ha hablado mucho sobre los grupos desfavorecidos en España y Europa en su conjunto y la necesidad de proteger a aquellos que podrían estar en dificultades. La Comisión pidió a la Comisión Europea y al gobierno del Reino Unido que “hagan todo lo que esté a su alcance para garantizar que el país anfitrión no se olvide de ninguna parte de sus ciudadanos del Reino Unido cuando trabaje con los Estados miembros en cuestiones de derechos civiles”.

Recomiendan encarecidamente que dicha participación continúe incluso después de que haya expirado el plazo de solicitud, y agregaron que esto puede tener “graves consecuencias para los interesados”.

La Comisión señaló que el gobierno del Reino Unido “acoge con satisfacción la decisión de la Unión Europea de emitir documentos físicos a todos los ciudadanos del Reino Unido”, en nuestro caso TIE (Tarjeta de Identidad de Extranjero), irónicamente dado que el gobierno del Reino Unido no quiere que los ciudadanos de la UE disfruten de lo mismo. conveniencia en el Reino Unido.

El apoyo del Fondo de Apoyo Nacional Británico (UKNSF) a la Embajada del Reino Unido y los ciudadanos de la UE es bienvenido, aunque la Comisión reconoce que existen importantes diferencias generales entre la UE y los Estados miembros. El soporte ofrecido solo es válido para 12 países de la UE, tenemos la suerte de contar con 3 agencias en España que brindan ayuda y soporte pero no cubren todo el país, al menos no físicamente. El gobierno ha apoyado financieramente al UKSNF durante el año fiscal 2021/22; el comité lo agradece.

El último punto del resumen del informe trata de un tema que me toca de cerca y que preocupa mucho a los miembros de Bremain en España. Tras una encuesta realizada a nuestros miembros en la primavera, el grupo de trabajo Brexit Impact on Overseas British (BIBA) elaboró ​​un informe de 27 páginas que detalla las preocupaciones de nuestros miembros sobre la vida en Europa después del Brexit. Este informe es parte del testimonio que presenté al comité en mayo. El tema más preocupante es la falta de confianza en el gobierno del Reino Unido para proteger nuestros derechos y brindar asistencia.

El comité comentó que “algunos ciudadanos británicos residentes en la Unión Europea no creen que el gobierno los apoye y represente sus necesidades”, pero también destacó que “agradecen el apoyo de la embajada y consulado del Reino -Unidos”. Concluyeron: “Instamos al gobierno a hacer todo lo que esté a su alcance para mantener y desarrollar la confianza de estas comunidades mientras trabaja con la Unión Europea para defender sus derechos en virtud del Acuerdo de Retirada”.

Estoy agradecido de que el comité, que se creó en abril, se puso en contacto con Jane, Michaela y yo para comprender mejor los problemas que enfrentamos los británicos en la Unión Europea. El hecho de que los derechos civiles hayan ocupado un lugar destacado en la agenda del comité desde el primer día es muy alentador y trataré de continuar el diálogo con ellos.

Hay tantos británicos en España que aún no están registrados, ni siquiera sabemos de cuántos estamos hablando, que tenemos que estar atentos. A medida que tomamos decisiones importantes que afectan nuestras vidas, debemos seguir asegurándonos de que quienes hablan por nosotros en Westminster conozcan todos los hechos. Si no hablamos por nosotros mismos, ¿quién lo hará?

Sue Wilson, MBE, preside Bremain, una organización que trabaja para proteger los derechos de los inmigrantes británicos en España y en toda Europa.

Sigue leyendo:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page