El expresidente Quim Torra Pone la medalla de presidente de la Generalitat a Pere Aragonés.MASSIMILIANO MINOCRI / EL PAÍS

El republicano Pere Aragonès tomó este este lunes por la noche posesión de su cargo como presidente de la Generalitat con un discurso breve y conciso en el que ha recordado su compromiso de hacer “inevitable” la “amnistía” y la “autodeterminación” de Cataluña. El republicano ha sostenido que su objetivo es avanzar hacia un Estado de bienestar y un progreso que desemboque en una “república”. “Una república europea y europeísta”, ha afirmado, señalando que para él van unidas las luchas por la justicia social y la libertad nacional. “Son dos luchas, para mí, del todo indisociables”, ha afirmado. El ministro de Política Territorial, Miquel Iceta, ha conversado con Jordi Cuixart, presidente de Òmnium y ha saludado después brevemente a Oriol Junqueras, líder de ERC, ambos de permiso penitenciario, al término de la ceremonia de la toma de posesión.

Más información

En una ceremonia austera, Aragonès ha evitado en su discurso dar más detalles sobre su futura gestión aunque ha admitido que no piensa engañar a nadie porque el reto al que se enfrenta es “mayúsculo” y ha citado una serie de “desigualdades” de tipo “económico, sociales, territoriales, lingüísticas o por origen género o creencias”. “Eso es lo que nos divide como pueblo y lo que nos debilita como nación”, ha enfatizado en contraposición con el criterio de los partidos constitucionalistas que sostienen que la independencia divide a los catalanes”. Con antelación, ha hecho una alusión cómplice a su antecesor Quim Torra, de quien ha dicho que ha sido inhabilitado de forma “injusta” . “La sacudida es grande y durante mucho tiempo no nos ha dejado avanzar. Por eso el país necesita alzar de nuevo la cabeza y abrir una nueva etapa. Con toda la urgencia. Si más dilación”.

Con su discurso, Aragonès ha evitado dar pistas sobre sus primeros pasos como presidente aunque esta mañana, en una entrevista en Rac1, ha anunciado que llamará esta misma semana al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para abordar tanto la gestión de los fondos New Generation como el conflicto soberanista. Su plan es que la mesa de diálogo con el Gobierno se pueda volver reunir antes del verano pero ya con la base de poder constituir por su parte y con antelación el llamado Acuerdo Nacional en favor de la autodeterminación, que apoyan tanto Junts per Catalunya o la CUP.

La ceremonia, de apenas 30 minutos, ha sido concebida como un acto de homenaje a los servidores públicos que han luchado contra la pandemia y a los políticos que le han precedido en el cargo como los republicanos Lluís Companys -ha dejado un CLAVEL rosa en una placa en la plaza de Sant Jaume- o Francesc Macià. Acompañado de su mujer y de su hija, Claudia. y arropado por medio centenar de personas, Aragonès ha accedido a pie al Palau y ha dirigido unas palabras a servidores que le aguardaban como enfermeras, mozos o profesores. En el patio, se han colocado unas grandes fotografías de las ocho veguerías -regiones- catalanas.

En el Pati dels Tarongers, esperaban 40 personas, entre ellas el actual Govern; Junqueras; Cuixart, y Jordi Sànchez, secretario general de Junts, los tres de permiso penitenciario; Iceta; Salvador Illa, líder del PSC, o la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. Laura Borràs, presidente del Parlament, ha leído el decreto de investidura y, posteriormente, el expresident Torra le ha brindado la medalla de la Generalitat que ha dado pie a la lectura de su discurso. Iceta ha estado hablando un rato con los presos.

El acto ha sido sensiblemente diferente al de 2018 cuando se rompió la tradición de que el presidente saliente impusiera la insignia al entrante al al estar Carles Puigdemont huido de la justicia española en Bélgica. No acudió tampoco a la ceremonia ningún miembro del Gobierno de Mariano Rajoy. Como entonces, esta vez tampoco ha asistido ningún dirigente del PP, de Ciudadanos y ahora de Vox. Carlos Carrizosa, líder de la formación naranja en Cataluña, ha afirmado: “No estaremos en una ceremonia que será el pistoletazo de salida a un nuevo golpe contra la democracia”. El acto ha concluido con la interpretación de Els Segadors por parte de Magalí Sare y Manel Fortià. Con antelación, el grupo Ginestà interpretó la canción Amarte como la tierra por por deseo de Aragonès.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page