Alberto Fernández, presidente de Argentina, ha dado positivo de coronavirus. Así lo ha confirmado su equipo médico tras recibir el resultado de una prueba de PCR realizada durante la madrugada del sábado. El viernes a la medianoche, el presidente había anunciado en su cuenta personal en Twitter que un test de antígeno había dado positivo, pero restaba aún la prueba definitiva. Fernández se vacunó hace unos meses.

“Se confirma el diagnóstico de infección por Covid-19 al recibir el de PCR positivo, dejando en claro que el cuadro clínico es leve debido en gran parte al efecto protector de la vacuna recibida”, comunicó la presidencia en un texto breve firmado por el médico de cabecera del mandatario, Federico Saavedra. Fernández “se encuentra estable, asintomático, con parámetros dentro de rangos de normalidad”, aclaró Saavedra.

Fernández contó que durante toda la jornada había tenido fiebre por debajo de los 38 grados y “un leve dolor de cabeza” que preocupó a los médicos, quienes finalmente ordenaron la prueba por covid. El contagio del presidente encendió el debate sobre la capacidad inmunológica de las vacunas contra el coronavirus, y más precisamente de la Sptunik V. Fernández recibió una primera dosis de la vacuna rusa el 21 de enero y una segunda dosis el 10 de febrero.

El Instituto Gamaleya del Ministerio de Salud de Rusia, productor de la vacuna que recibió el mandatario, se apuró a aclarar que su inmunizante no es una barrera 100% infranqueable para el virus de la covid-19. “Sputnik V tiene un 91,6% de eficacia contra infecciones y un 100% de eficacia contra casos graves. Si la infección se confirma y se produce, la vacunación asegura una recuperación rápida sin síntomas graves”, escribieron las autoridades del instituto en Twitter.

Fernández insistió en declaraciones radiales sobre este punto: “Me dicen los médicos que la vacuna generó una cantidad de anticuerpos importantes como para que yo en este momento no la esté pasando como una persona de 62 años que se contagia”. Y desde el Ministerio de Salud argentino aclararon que la vacunación contra la covid-19 “tiene por objetivo reducir las hospitalizaciones, las formas graves y la mortalidad”. “Menos del 0,2% de las personas vacunadas con primera o segunda dosis fueron notificadas como casos de covid-19, transcurridos por lo menos 14 días de aplicada la primera dosis”, aseguraron. Fernández, según la estadística oficial, forma parte de este pequeño lote de contagiados.

En enero, las vacunas llegaban a cuentagotas a Argentina y el inmunizante ruso apenas había logrado la autorización para ser inoculado en mayores de 60 años. La aplicación al presidente Fernández fue parte de una estrategia oficial para promover la vacuna rusa entre la opinión pública, en momentos en que la oposición política impulsaba en la prensa la idea de que era peligrosa porque aún no había sido aprobada en Estados Unidos o Europa.

Presidentes de América Latina enviaron mensajes a Fernández, deseándole una pronta recuperación. El primero fue el mexicano Andrés Manuel López Obrador, con quien el argentino mantiene una estrecha relación personal y buena sintonía política. “Alberto Fernández, amigo y presidente de Argentina: deseo que te recuperes pronto. Tienes mucha fortaleza y la mayoría de los argentinos te está transmitiendo buenas vibras porque te quiere, como nosotros. Ánimo, compañero”, escribió el presidente en Twitter incluso antes de la confirmación del contagio con un segunda prueba.

Fernández también recibió saludos del chileno Sebastián Piñera, quien llamó a trabajar con “unidad, colaboración y resiliencia” para superar la pandemia; del paraguayo Mario Abdo Benítez; del peruano Francisco Sagasti; y del presidente de Cuba, Miguel Díaz Canel.

El positivo del presidente argentino coincide con la subida de casos que asola a todo América Latina. Argentina ya da por iniciada la segunda ola, con 14.000 infectados este viernes y un pico de 16.000 el miércoles. Hace tres semanas, los infectados diarios apenas superaban los 6.000. En los últimos 14 días, la cantidad de casos positivos ha crecido un 71%, hasta alcanzar a 2,3 millones de personas. Argentina ha recibido 6,7 millones de vacunas, de las cuales ha aplicado más de 4 millones. El 7,6% de la población tiene ya una dosis, y apenas el 1,5% las dos dosis.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page