El titular de las Costas, Rafael López Orive, aseguró ayer que su departamento no ha dado ninguna autorización al Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana para mover las rocas, y recordó que hace casi entonces años este ayuntamiento, bajo otro alcalde, llevó a cabo tipos similares de trabajos no autorizados que intentaron extender un espigón desde el Faro hasta el centro comercial Oasis, cuando solo tenían permiso para reforzar la zona rocosa junto al propio Faro, por lo que tuvieron que retirar todas las rocas que se trajeron de la playa El Cochino , y había sido colocado en el rompeolas y en la arena.

López Orive también reveló que hace aproximadamente dos meses este Departamento de Playas solicitó permiso para ampliar la pasarela de madera, a lo largo del frente de playa desde el Faro, como parte de una solicitud para gestionar los servicios estacionales de la playa, pero esto no fue autorizado porque el malecón es no incluida en la concesión para la gestión de hamacas y sombrillas. Señaló que su departamento respondió al Ayuntamiento diciendo que “la ampliación del malecón es una acción puntual que nada tiene que ver con los servicios estacionales y por tanto requiere de otro trámite administrativo”.

El concejal de Playas, Samuel Henríquez, ha negado que los trabajadores del Ayuntamiento de SBT hayan movido piedras o realizado trabajos no autorizados, para ensanchar el rompeolas del faro. Henríquez dice que debido a que la marea baja había ocurrido a las 10:40 pm del domingo por la noche, simplemente habían aprovechado ese hecho para “reubicar” el rompeolas que ya existe en esta playa. También dijo que a la misma hora, durante toda la noche, se realizó una rampa de acceso, para brindar un mejor acceso a los basureros pertenecientes al centro comercial Oasis y al restaurante El Senador. Sin embargo, insistió en que lo que denunciaban los vecinos no era exacto.

Samuel Henríquez, concejal de Playas de San Bartolomé de Tirajana, ha dicho en una entrevista esta mañana que no comprende la conmoción creada en las redes sociales a raíz de un video de 8 minutos de Instagram publicado por el vecino local, Iván Monagas, en el que se queja. sobre la creación de un rompeolas.

La alcaldesa Conchi Narváez ha insistido en que pidan a la empresa encargada del movimiento de piedras y arena que esclarezca la situación y sus responsabilidades. En una carta han dicho “Somos los primeros que queremos preservar el medio ambiente”, dice.

Henríquez señala que el viernes pasado recibieron una llamada de la Policía Local advirtiendo que era posible un deslizamiento de tierra en la zona debido a la desaparición de arena en ese punto de la pasarela en las últimas semanas, por lo que contrataron a una empresa para reforzar el acceso a La habitación compartida alberga los cubos de basura. Este no fue de ninguna manera un trabajo no autorizado por ningún otro motivo.

“Hemos hecho lo que históricamente hemos estado haciendo en la playa. La basura se recoge así desde hace 40 años ”. El alcalde ha respondido a las críticas de Iván Monagas quien informó que ahora se ha aumentado la longitud del rompeolas, diciendo “No ha habido obras, ha habido movimientos para asegurar la zona. Eso es lo que nos ha comunicado la empresa ”. Henríquez afirma que han solicitado un informe a la empresa en el que detallan su actividad en los alrededores del Faro de Maspalomas que luego remitirán al departamento de Costas, para que analicen si ha habido alguna irregularidad.

“Construir un nuevo rompeolas es un acto ilícito, y al Ayuntamiento exigiremos rendición de cuentas, en el caso de que descubramos que se ha incurrido en uno”.

Se utilizaron las redes sociales para compartir un video, grabado el 29 de marzo, en el que se ve a un trabajador municipal en una excavadora mecánica moviendo piedras del rompeolas, cuando otro empleado, aparentemente supervisando el trabajo, se enoja al darse cuenta de que un joven está filmando el momento en su móvil. Otras imágenes de la madrugada del lunes parecen mostrar estas máquinas trabajando en esa misma zona de la playa, donde presuntamente se llevó a cabo el trabajo no autorizado.

Los lugareños que viven en la zona desde hace muchos años dicen recordar que el rompeolas era mucho más corto, y que en las últimas décadas se ha ampliado y ampliado en un intento por proteger los bares y restaurantes del centro comercial, pero como consecuencia han provocado más y más daño a las condiciones existentes de la costa. Un informe, realizado como resultado de una propuesta para demoler el centro comercial Oasis, que muchos vecinos consideraron que había sido construido de manera irregular, los Costas indican que estos negocios de hecho están invadiendo el dominio público por al menos seis metros, y sugiere que debe apartarse de la playa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page