Más

Biden defiende el alto el fuego en Gaza en una conversación con Netanyahu | Internacional

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, este lunes en la Casa Blanca, durante sus declaraciones sobre la vacunación.NICHOLAS KAMM / AFP

La escalada de violencia en la franja de Gaza está forzando a Joe Biden a involucrarse cada vez más en un conflicto que pretendía dejar en segundo plano en su mandato. El presidente de Estados Unidos ha hablado este lunes por teléfono con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y ha expresado su “apoyo a alto el fuego”, según el resumen de la llamada facilitado por la Casa Blanca, algo que no había hecho hasta ahora, al menos pública y explícitamente, pero que dista de una exhortación al cese inmediato de la ofensiva.

Más información

Desde que comenzaron las hostilidades la semana pasada, el demócrata ha defendido el derecho de Israel a defenderse de los ataques terroristas de Hamás, una línea de la que no se ha movido pese a las presiones del flanco izquierdo de su propio partido. Biden también ha retirado ese derecho a la protección ante los “ataques indiscriminados con cohetes” en la conversación de este lunes, pero ha planteado además la necesidad de ese alto el fuego y la involucración de Estados Unidos y Egipto para facilitar ese fin.

No parece fácil, Netanyahu ha advertido a Biden en ese mismo intercambio que está decidido a completar los objetivos de la ofensiva de Gaza antes de aceptar esa tregua, informa Juan Carlos Sanz desde Jerusalén. Esta escalada bélica, la más grave que sufre la zona en 14 años, comenzó la tarde del pasado lunes tras el disparo de cohetes de Hamás sobre Jerusalén y se ha cobrado desde entonces la vida al menos de 204 personas en Gaza (incluidos 58 niños y 34 mujeres), dejando imágenes sangrientas que han causado estupor en la comunidad internacional.

Biden ha pedido a Netanyahu a “hacer todos los esfuerzos para asegurar la protección de los civiles inocentes”, según la Casa Blanca, que pocas horas antes aseguraba que Washington estaba llevando a cabo una “intensa y silenciosa” labor diplomática ante este estallido. Para el demócrata, esta crisis es un quebradero de cabeza. Determinado a situar la rivalidad con China en el centro de sus prioridades geopolíticas, pensaba eludir el polvorín de Oriente Medio en la medida de lo posible, rompiendo, eso sí, con la política de la Administración de Donald Trump e insistiendo en la solución de los dos Estados.

Por la mañana, durante su visita oficial a Copenhague, El jefe de la Diplomacia estadounidense reiteró el apoyo de Washington a su estrecho socio: “Israel tiene derecho a defenderse, no se puede equiparar con un grupo terrorista como Hamás, pero como democracia tiene una carga [responsabilidad] adicional para hacer todo lo posible para evitar víctimas civiles”, apuntó. También instó a Hamás a detener “de forma inmediata” el lanzamiento de misiles a territorio israelí.

Suscríbase aquí a la Boletin informativo de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page