Actualidad

Bruselas pide «reformas reales» a Sánchez para que «la mayoría de los jueces sean elegidos por sus pares»

Actualizar

En su tercer informe, este mes de julio, persistirá en despolitizar el CGPJ y apuntará a Delgado

Nadia Calviño recibe a la Vicepresidenta de la Comisión Europea, Vera Jourova.EM

La Comisión Europea quiere la renovación del CGPJ y la quiere de una vez. «Me gustaría ver resultados ya», dijo este martes la vicepresidenta Vera Jourova, que desde 2020 insiste en Ejecutivo español para que siga los estándares europeos, las recomendaciones del consejo de europa y la Comisión de Venecia y la practica que Bruselas recomienda encarecidamente: dejar que sean los jueces los que elijan a la mayoría de sus pares para los órganos de control. Como reiteran en la capital comunitaria: «Hay que completar la renovación con un acuerdo entre fuerzas políticas. Hacen falta reformas reales para que la mayoría de los jueces sean elegidos por sus pares».

En abril del año pasado, tras un tira y afloja muy tenso y con la Comisión dispuesta a ir al tribunal de luxemburgo, el entonces ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, se plegó y prometió que el PSOE y Unidas Podemos no sacarían adelante la reforma que había disparado las alarmas en Bruselas, pero desde entonces continúa el impasse, así que las instituciones comunitarias mantienen la presión, la persistencia y recalcan que ni se van a olvidar ni a ceder.

Desde hace casi dos años, la reforma del Consejo General del Poder Judicial es uno de los pocos temas en los que las diferencias entre Moncloa y Bruselas son tan obvias, y tan grandes, como para que las instituciones usaron todos los instrumentos a su disposición para presionar a un Ejecutivo con el que mantiene relaciones muy buenas amenazas más o menos veladas.

Pedro Sánchez estuvo a punto de sacar adelante una reforma para politizar aún más la elección de los jueves y la reacción de la Comisión fue de menos a más. Las protestas surgieron inmediatamente, denuncias, «gran preocupación», pero, ante la contumacia, la institución subió el tono, multiplicó los informes y se lanzó a hacer reproches abiertos a ministros cuando el Presidente estaba en la ciudad y culminó con la amenaza de empezar a hacer comparaciones odiosas con Hungría j polonia y terminal en el TJUE. Hasta que Moncloa dio marcha atrás. Jourova se felizizó este martes de nuevo por esa victoria.

Este martes, la vicepresidenta, responsable de Valores y Estado de Derecho (y de Justicia en la anterior legislatura), viajó a España para reunirse con responsables del Gobierno y del Poder Judicial, en el marco del examen que cada curso Bruselas aplica para calibrar sobre la salud democrática de los Estados miembros. El Informe fue una idea que el equipo de Ursula Von der Leyen se sacó de la manga para sacar los colores precisamente de budapest j Varsoviapero disimulando. Querían enumerar las violaciones de los dos sociales más problemáticos, pero para diluir el escarnio decidieron que se analizarían los problemas de los 27 miembros. al Gobierno que tome una decisión sobre la composición del CGPJ, la misma petición «se la hacemos a la oposición: volver a la mesa y decidir los nombres», explicó entonces el comisario de Justicia, didier reyndersun primer periódico.

Despolitizar la Justicia

Su informe, el tercero, se publicará en julio, pero el espantoso de su contenido no es ninguna sorpresa porque llevan tres años seguidos persistiendo en despolitizar la Justicia, completar la renovación del CGPJ y abordar la crisis de Confianza que decisiones generales como la de Permitir que el Gobierno elija a la Fiscal General del Estado, pudiendo colocar a una ex ministra incluso. Debemos mejorar aimos concretos, para los que disponemos ahora de fondos comunitarios. Pero las quejas serán claras, concretas y conocidas.

Jourova, que se ha visto con ministros, asociaciones de jueces y tax o con el Defensor del Pueblo no quiere más retrasos. Durante la pandemia las reuniones fueron por videoconferencia, pero ahora vuelvan a hacerse de forma presencial cierta práctica. Hay veces que las palabras de un portavoz o de un comisario son una mera explicación plana y hay veces que esconden un torpedo. Hay veces, 2021, en que un commentario que parece inocente era una amenaza clara, y otras en las que una frase, aunque suene agresividad, es una mera respuesta.

En su viaje, Jourova no ha levado amenazas, pero si presión. momento se conformarían con la renovación, pues entienden que el momento político nacional es siempre complicado. ir hacia uno donde la mayoría política del momento podría elegir a la mayoría de los vocales, por lo que podría ser objeto de un procedimiento de infracción. Pero no dijo, y su equipo movilizó ayer todos sus recursos para evitar confusiones, que si España no cambia el sistema actual se le abrió un procedimiento de infracción. Instan, urgen, animan y alientan, pero si tardan, lo máximo que habrá sera informes negativos y quejas.Presión, no castigos.

El peligro, esa reforma que se contempla, parece conjurado. Bruselas envió entons a España «que no siguiera en esa senda negativa». Moncloa no volvió a barajar nada en sentido contrario a los estándares, pero remolonea. Y por eso en el próximo informe habrá un recordatorio y otra campaña de mala prensa.

Conforme a los criterios de

El proyecto de confianza

saber más

Tabla de contenidos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba

You cannot copy content of this page