mil Cdiz de Cervera ha tenido (y probablemente tiene escondidos) a muchos detractores desde que lleg al club hace cinco temporadas. Su estilo defensivo, no querer la posesin, alejarse por completo de favoritismos y ser cautos en todos los aspectos del juego y del da a da parece que no casaban con la filosofa de una ciudad y de una aficin que buscaba ‘otra cosa’. De hecho hay quien todava echa en falta que el conjunto andaluz juegue a otra cosa. O al menos le gustara.

Es una actitud que casi nadie entiende ya, aunque bien es cierto que son muchas de esas voces las que se han rendido ante la evidencia y valoran, sobremanera, que Cervera haya conseguido salvar al Cdiz en Primera divisin, despus de haberlo ascendido la temporada anterior sin ser, de lejos, el mejor presupuesto de la categora. Es su idea fija y su convencimiento el que contagia a un vestuario que sabe que sin defensa no hay xito, que sin correr no hay premio y que la posesin est sobrevalorada si no se sabe qu hacer con ella. Y se pudo comprobar ante la SD Huesca tambin, en un Carranza vaco que ver a su equipo, si el virus lo permite, en Primera el ao que viene.

Una idea

Por tanto, la permanencia del Cdiz en Primera divisin es la permanencia de un estilo. Es la confirmacin de que las ideas bien trabajadas dan sus frutos con el tiempo. Sin exigencias repentinas y con la confianza necesaria en momentos donde gran parte de Cdiz peda su cabeza, Cervera ha sabido implantar un mensaje claro en los jugadores, en la aficin y tambin en una prensa que ha terminado por rendirse, en gran parte, a la filosofa del tcnico que todava tiene que seguir litigando con injerencias sobre su dibujo en el campo. Pero lo torea bien.

Porque si hay algo que saben ya quienes le conocen es que el Cdiz, su Cdiz, no va a jugar a otra cosa. Saben que desde el inicio hasta el minuto 90 va a buscar mantener su portera a cero y que la intencin es la de contraatacar la mayor parte del tiempo. En sus inicios contaba con los jugadores ideales para ello y este ao, a pesar de tener una plantilla lejos de ser de las mejores de Primera, ha logrado implantar tambin la ‘filosofa cerveriana’ que es casi un credo en La Tacita.

Eso s, ya ha dejado claro al club que las cosas deben cambiar, que los jugadores que deben llegar deberan ser con su aprobacin (Rubn Sobrino es un fiel ejemplo) y que el da que se vaya o le echen ser sin variar ni un pice un estilo que bien vale una permanencia en Primera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page