Actualidad

Chalecos amarillos sobre fondo gris

COLUMNA DESVIADA
opinión

Actualizar

Manuel Hernández, Líder de la Plataforma del Transporte.INFOTOTAL

La Constitución Española menciona por primera vez a los sindicatos ya la patronal en el título preliminar. . El papel que reservó el pacto del 78 a los agentes sociales es estructural, es decir, forman parte de uno de los pilares sobre los que descansa el funcionamiento básico de la convivencia.

Lama la atención cómo fue redactado: «Los sindicatos de los trabajadores y las organizaciones empresariales contribuyen a la promoción ya la defensa de los intereses económicos y sociales que les son propios.» Pareciera que, con una sintaxis tan ambigua, los padres de la Constitución adivinaran hace 44 años la crisis de representación que atraviesan hoy y el Hauptreproche al que se enfrentan: proteger privilegios «propios» por encima de los derechos colectivos.

El funcionamiento del mercado de trabajo se ha desestructurado mucho desde entonces y el cambio en las relaciones laborales derivadas de la globalización les ha mermado como mediadores de la solución, pero la fundamental era que la mayoría de los afectados no se sintieron representados por quienes estaban en una mesa negociando en su nombre.

Para empezar, el Gobierno respondió a un conflicto del siglo XXI con armas del siglo XX y creyó que se movía a los Huelguistas el sambenito de «ultraderechistas» resolvió el asunto.

Es asombrosa la miopía sectaria del Ejecutivo de coalición para perderse en sistemas sacudidas que ya han alborotado el vecindario. En marzo de 2020 se lanzaron las llamadas para competir por la bandera feminista en lugar de preguntarse qué atestaba los hospitales italianos. Y en marzo de 2022 ha recurrido al comodín ideológico para intencionar apagar el conflicto trasversal que en su día puso de rodillas a macron.

Hasta Gabriel Rufián se puso estupendo en el Congreso y lamentó que la izquierda no atienda a los problemas reales de la gente, sino a sus obsesiones identitarias. Nadie lo sabe mejor que quien lleva años pagando los trajes a medida a base de azuzarlas.

Reconocerse como simple imitar del Gobierno mientras arde la calle supone una proclamación de inutilidad que podrían haber ahorrado.

La economía se ha uberizadolamentan, en referencia a la precariedad que viene de la mano de la digitalización. Así lo. Los años 60 no volverán.

Posiblemente, la noticia laboral más importante del año a escala global sea el acuerdo que ha alcanzado esta semana Uber con los taxistas de Nueva York Los taxstas creen que la tecnología les hara más eficientes en una postandemia caracterizada por el teletrabajo y Uber espera solucionar el problema de falta deconductores, que le han dejado por sus altas comisiones.

Un conflicto del siglo XXI resuelto con herramientas del siglo XXI. Los agentes sociales deben preguntarse si quieren participar en ellas o seguir poniendo puertas al campo. Y al chiringo.

Conforme a los criterios de

El proyecto de confianza

saber más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page