Más

¿Cómo planea la UE prohibir los productos relacionados con la deforestación?

Para frenar el cambio climático provocado por el hombre, la UE se ha centrado en el chocolate que comemos, el café que bebemos y la piel que usamos.

Bajo las nuevas reglas propuestas el miércoles, la Comisión Europea quiere prohibir la venta de productos agrícolas de áreas deforestadas y degradadas.

La lista de objetivos inicial incluía soja, carne de res, aceite de palma, cacao y café, y madera.

420 millones de hectáreas reducidas

Según el Acuerdo Medioambiental Europeo, la iniciativa tiene como objetivo mantener intactos los bosques del mundo y seguir absorbiendo dióxido de carbono.

Aunque a menudo se hace referencia a los bosques como los pulmones de la tierra, su mala gestión y abuso son las principales causas del calentamiento global. Cuando una empresa tala bosques o drena humedales para dar paso a rebaños o plantaciones, los árboles caídos liberan carbono almacenado a la atmósfera.

El Panel Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) estima que el 23% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero provienen de la agricultura, la silvicultura y otras labranza, incluida la alimentación. Según las Naciones Unidas, el mundo ha perdido 420 millones de hectáreas de bosques en las últimas tres décadas, un área más grande que toda la Unión Europea.

Propuesta revolucionaria

Uno de los acuerdos alcanzados durante la COP26 pide a más de 100 países que asuman compromisos más firmes para poner fin a la deforestación y la degradación de la tierra para 2030.

Como uno de los signatarios, la Unión Europea está tratando de promover aún más este movimiento global a través de un proyecto de reglamento que garantice que los productos vendidos a los consumidores europeos no se reduzcan.

“Esta propuesta es revolucionaria”, dijo Virginijus Sinkevičius, Comisionado de Medio Ambiente, Océanos y Pesca de la UE. «Esto afecta no solo a la tala ilegal, sino a toda la tala causada por la expansión agrícola».

Sinkevičius destacó que el reglamento se aplicará a todas las etapas de la cadena de suministro y tratará las importaciones y exportaciones de la UE por igual.

¿Qué papel jugará esta disposición en la práctica?

Las empresas de todos los tamaños que venden estos seis productos selectos, desde multinacionales hasta pequeñas y medianas empresas, deben adherirse a las reglas que rige el sistema de seguimiento.

Una empresa debe recopilar información detallada sobre la finca o plantación en la que se producen sus productos, incluidas las coordenadas geográficas, para demostrar el cumplimiento. Esta información se transmite digitalmente a las autoridades reguladoras nacionales.

Si una empresa no logra demostrar que su producto es legal y no ha sido acortado, se le prohibirá colocarlo en cualquier lugar del mercado único europeo, que incluye 27 estados miembros, Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza.

Multas y decomiso del producto de las ventas

Si una empresa no cumple con las regulaciones y continúa fabricando productos que no cumplen, los reguladores nacionales pueden imponer multas ambientales, confiscar productos ilegales e incluso confiscar las ventas.

Los reguladores también serán responsables de las auditorías. En su lugar Si sospecha de una infracción.

La Comisión Europea proporcionará orientación a las autoridades locales. Una prioridad Riesgo país de deforestación: bajo, normal y alto. Los productos fabricados en países de alto riesgo están sujetos a controles y regulaciones más estrictos.

La lista se publica para guiar a los consumidores e inversores hacia mercados sostenibles.

¿Contendrá otros productos?

El reglamento cubre principalmente seis productos: soja, carne, aceite de palma, cacao, café y madera.

Estas reglas también se aplican a ciertos productos derivados como chocolate, cacao en polvo, cuero, madera contrachapada, bandejas, barriles y marcos de madera para cuadros, espejos o fotografías.

La Comisión considera que el consumo de estos artículos es la causa más importante de deforestación en la UE. Según la organización no gubernamental World Wide Fund for Nature, la Unión Europea es el segundo mayor importador de deforestación después de China y solo después de India y Estados Unidos.

El Comisario Sinkovičius destacó que la lista era una elección política y debería verse como un punto de partida con la posibilidad de añadir gradualmente otros productos como el caucho.

Las regulaciones actuales abordarán la deforestación relacionada con los bosques y excluirán los daños causados ​​por el drenaje de humedales y marismas con fines agrícolas.

¿Cuándo entrarán en vigor estas medidas?

El proyecto de normas debe ser acordado y adoptado por los Estados miembros y el Parlamento Europeo. Una vez que los dos legisladores lleguen a un acuerdo, las reglas entrarán en vigencia dentro de dos años.

En cualquier caso, el comité ha introducido una regla que aplica las reglas retrospectivamente a todos los productos fabricados después de diciembre de 2020.

Francia, que ocupará la Presidencia del Consejo Europeo el próximo mes de enero, ha anunciado que priorizará esto.

La iniciativa parece contar con el apoyo de muchos. Una consulta pública previa a la propuesta recibió más de 1.200.000 respuestas, la segunda respuesta más popular en la historia de la UE después del debate sobre el cambio de reloj de 2018.

¿Cómo reaccionó a las nuevas reglas?

Los grupos ambientalistas dieron la bienvenida al proyecto y lo vieron como un paso importante en la respuesta de la UE al cambio climático, pero expresaron algunas dudas sobre sus limitaciones.

Anke Schulmeister, directora de la organización no gubernamental WWF, comentó: «El proyecto de ley es una buena base para la separación de la Unión Europea de aliados internacionales como Estados Unidos y Gran Bretaña».

“La Comisión Europea debe ser muy flexible y receptiva a los cambios. Lo que es muy seguro hoy puede que no lo sea mañana ”, dijo a Euronews sobre los seis productos.

«Esta ley sólo puede funcionar si las autoridades nacionales la implementan adecuadamente». ecosistemas más amenazados como la sabana. “Serán promesas vacías o un paso adelante”, concluyó.

¿A dónde irán los aborígenes?

La Unión Europea Greenpeace calificó el proyecto de ley como un «flash» y elogió el mecanismo de seguimiento. Sin embargo, criticó la falta de disposiciones sobre el derecho internacional y los derechos de los pueblos indígenas.

La organización no gubernamental Global Witness y los Verdes del Parlamento Europeo también expresaron preocupaciones similares por las omisiones y deficiencias en la propuesta, pero reconocieron su espíritu innovador.

COPA-COGECA, organización que representa los intereses de los agricultores y la agroindustria, advirtió que la idea de clasificar países en función de los riesgos de deforestación en diferentes países no cumple con las reglas de la Organización Mundial del Comercio y podría distorsionar la competencia en el mercado estadounidense, por ejemplo en el mundo.

La organización dijo en un comunicado a Euronews: «La legislación debe prever un enfoque por fases, ofrecer a los agricultores una amplia gama de soluciones alternativas y planes para aumentar la producción para reducir la dependencia de las importaciones».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page