Primeros incidentes en Bilbao. Varios miles de jóvenes se concentraron desde el mediodía de este sábado en la zona de la calle Licenciado Poza, en Bilbao, en las inmediaciones del estadio de San Mamés, en las horas previas a la final de la Copa entre el Athletic y la Real Sociedad en la Cartuja de Sevilla. Lo que arrancó como una fiesta multitudinaria desembocó a partir de media tarde, hacia las cinco, en graves enfrentamientos con la Ertzaintza.

La policía vasca entró en la céntrica calle de poteo para intentar que la gente se retirara y mantuviera las medidas establecidas por las autoridades sanitarias, cuando un grupo de medio centenar les recibió con lanzamiento de botellas y bengalas. La Ertzaintza cargó en repetidas ocasiones después de sortear dos contenedores de basura incendiados y apartar los vidrios de un contenedor que había sido volteado. Una chica ha tenido que ser trasladada al Hospital de Basurto tras recibir el impacto de una botella durante los incidentes, según ha confirmado la Ertzaintza, que también acaba de confirmar que varias personas han sido identificadas y sancionadas por incumplimiento de la normativa sanitaria.

El Gobierno vasco lleva días pidiendo a las aficiones de ambos clubes que vivieran este evento deportivo histórico “en casa”, en sus burbujas, ya que Euskadi vive un claro repunte de la pandemia desde hace semanas. Bilbao registra una incidencia de 258 casos por cada 100.000 habitantes, lo que supone un riesgo muy alto según los varemos establecidos por la OMS. Además, este sábado la positividad se ha acercado al 10% en el País Vasco, casi el doble de lo que Organización Mundial de la Salud considera que la pandemia está fuera de control. Ya en las despedidas de los clubes se vivieron incumplimientos de las normativas sanitarias, tanto el jueves con el Athletic en Lezama como el viernes con la Real Sociedad en Zubieta.

Aunque la aglomeración de personas este sábado era considerable, en torno a 5.000 personas, según fuentes municipales, en la quema de contenedores apenas participó medio centenar de hinchas. El resto se retiró sin oponer resistencia. Tras los incidentes, la situación volvió a ser de fiesta multitudinaria en la zona de Licenciado Poza, en la que se mezclan cuadrillas, grupos de jóvenes y familias con niños. Muchos de ellos sin mascarillas en una celebración que acabó convirtiéndose en un gran botellón.

El alcalde de Bilbao, Juan María Aburto ha criticado en las redes sociales la actuación de estos jóvenes: “Algunos energúmenos montando incidentes antes de la final. ¿ Y las familias que hoy sufren por el Covid o por no poder disfrutar de este día histórico? No representáis los valores de nuestro Athletic ni de nuestra ciudad. Por favor, un poco de cordura y dejadnos disfrutad en paz”. El propio presidente del club, Aitor Elizegi, ha pedido responsabilidad a los aficionados durante una entrevista concedida al programa especial que emite el club desde Sevilla.

En San Sebastián, las calles del Casco viejo también se convirtieron en un gran botellón pero, no se registraron incidentes hasta el momento. Muchas personas seguían reunidas bebiendo y celebrando con camisetas de la Real Sociedad, aunque en menor cuantía que en Bilbao.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Gorjeo, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page