Más

Coronavirus: los nuevos estándares para los semáforos epidemiológicos desechan una prohibición económica general

Las novedosas pautas del Departamento de Salud para determinar el riesgo de una pandemia de COVID y su implementación en el tono de los semáforos cambiaron fundamentalmente. El protocolo actualizado basado en el progreso de la vacuna es menos estricto y permite a los estados mucho más libertad para imponer restricciones en ocasiones de mayor riesgo. Si bien el modelo previo decidió no parar las actividades no fundamentales en un semáforo en colorado, las novedosas medidas dejan esa resolución a las autoridades sanitarias locales de cada estado. Entre los cambios mucho más importantes es la ponderación de los causantes de riesgo. En vez de aumentar la puntuación final en un 10%, la importancia de los casos positivos ahora disminuye en un 5% y la proporción de ocupaciones en los centros de salud es del 15%.

La Ciudad de México es la primera ciudad en utilizar los nuevos estándares. Aunque el número de casos se disparó debido al mayor desarrollo de la variante delta y se dio la alarma en los semáforos de color ámbar, la actividad económica no se restringió como en otros casos. El lugar de comidas seguirá funcionando sin limitaciones de capacidad, el gimnasio va a estar abierto y no va a haber métodos de secado. En contraste a las dos multitud anteriores, el paquete de medidas no contiene limitaciones estrictas en el caso de alarma de Covid. “Los adelantos en vacunación a nivel internacional y nacional han cambiado la demografía de la pandemia y la activa infección-hospital-muerte”, necesitan los documentos aportados por el Ministro de Salud. Con esto en cabeza, se evaluó el enfoque de riesgo de epidemia de incendios con la intención de recalibrar los indicadores, agregó.

Mucho más información

Ahora va a haber algunos cambios en el cálculo del riesgo. La ponderación de cada indicador será diferente, priorizando la aptitud sobrante del hospital sobre los nuevos casos confirmados o la mortalidad. Además de esto, el umbral para cada indicio se ha ampliado con la intención de dejar mucho más latitud para cada indicador. En cualquier caso, el Departamento de Salud emitirá sugerencias para cada color, pero depende de las autoridades de salud de cada entidad federal cambiar y dictar las medidas de cierre comercial mucho más estrictas a su discreción.

El presidente Andre Smanuel López Obrador defendió este lunes las novedosas medidas, que no incluyen limitaciones a la actividad económica. â € ”No tomaremos ninguna decisión final. Dijo en una rueda de prensa el lunes que entendemos de qué forma cuidarnos unos a otros – ????. «¿No hay razón para exagerar las medidas que a veces solo muestran una intención autoritaria?» tomado. . El gobernante recordó que mucha gente en el país “vive en la calle”. Y el toque de queda creó «???? Libertad» ???? popular apagado.

La nueva fórmula matemática, que asigna colores a cada estado según la epidemiología de cada estado, tiene presente 10 componentes: tasa de reproducción viral, tasa de morbilidad por 100.000 habitantes, tasa de mortalidad, número de pacientes hospitalizados, camas de hospital general y número de infecciones. . , desglose, tasa de pruebas positivas y tendencias acumuladas en pacientes hospitalizados, muertes y nuevos casos. Dependiendo de la severidad de todos estos componentes, cada indicio se califica de 0 a 4. La suma de los valores da el color pertinente al peligro epidemiológico de cada entidad federativa: menos de 9 es verde, entre 10 y 19 es amarillo, entre 20 y 29 es naranja y mucho más de 30 es colorado.

La Ciudad de México, por poner un ejemplo, debe explotar este nuevo acuerdo para convertir las luces amarillas en luces naranjas. En el último informe, la tasa de incidencia por 100.000 pobladores fue 57,56. En la tabla de la novedosa directiva, o sea un total de 4 puntos. De todas las pruebas de Covid-19 realizadas, el 23% dio un resultado positivo, lo que es un punto plus. El uso general de camas hospitalarias y el uso del ventilador fueron del 28% y 29%, respectivamente, que fue otro punto en el total. Para el resto de indicadores, el resultado final es mayor a 20 puntos en suma, con lo que el fuego se clasifica como naranja, lo que se ajusta a un peligro alto.

Sin embargo, no todos los factores son igualmente importantes. En el primer modelo de visualización del semáforo, todos y cada uno de los indicadores tienen exactamente el mismo peso: 10% de la construcción final del nivel de riesgo epidémico. Las autoridades decidieron que el nuevo modelo es «mucho más consistente». Con la dinámica de infección de hoy, esto ya no vincula los casos con tasas de mortalidad mucho más altas. En consecuencia, se estima que el peso de la tasa de casos activos es solo del 5% y la tasa de ocupación hospitalaria es mayor al 15% en la evaluación final de riesgos.

La otra novedad del documento es que se ha ampliado el umbral para saber si el riesgo es de uno, dos, tres o cuatro puntos. Con el conocimiento de ámbas primeras ondas, en este momento se necesitan más puntos para pasar la luz roja. Con los nuevos cambios, los semáforos verdes y amarillos serán los más comunes. Se espera que las compañías fluctúen entre escenarios de riesgo bajo y medio la mayor parte del tiempo, y la transición a escenarios de riesgo de pandemia prominente y máximo se considera una alarma de salud real que aclara el trato.

Susk llegada la comunicación EL PAÍS MÉXICO y obtén toda la información clave para la hora actual del país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page