Política

Diálogo intercultural: una prioridad a nivel de la UE

Los periodistas de la UE y Elisabeth Guigou hablan sobre el diálogo intercultural y sus desafíos (En la fotografía), El ex- ministro francés de Temas De europa en la temporada Mitterrand (1990-1993), el ministro de Justicia (1997-2000) y el ministro de Temas Sociales (2000-2002) en la temporada de Chirac. Guigou fue integrante de la Reunión Nacional del distrito 9 de Seine-Saint-Denis de 2002 a 2017 y presidente de Anna Lindh de la Fundación para el Diálogo Cultural Euromediterráneo desde 2014Federico Grandesso escribió con la contribución de Fajaryanto Suhardi.

A su parecer, ¿de qué forma podría realizarse el diálogo intercultural en un futuro próximo después de la pandemia dada la tasa de vacunación global positiva hasta hoy?

Por poner un ejemplo.
Nuestra fundación, la Fundación Anna Linde (ALF), en este momento representa a 42 países y prosigue con su destacable trabajo. A pesar de la pandemia, aun antes de que sucediese, todos disponemos experiencia en la organización de seminarios web. En el momento en que la pandemia golpeó al mundo y la mayor parte de los países cerraron sus fronteras, pudimos sostener nuestro enfrentamiento, mantener nuestro plan y sostener nuestras comunicaciones de manera virtual, lo que por supuesto es ideal para ocasiones de pandemia de 4.500 ONG, tal vez incluso mucho más. lo estamos creando para seguir con nuestro trabajo, pero, como es natural, los seminarios web y las videoconferencias no tienen la posibilidad de reemplazar la comunicación frente a frente.

¿Qué consejo le daría a las autoridades europeas para comprender mejor las relaciones entre distintas etnias, como los habituales inconvenientes económicos y políticos entre Europa y los países mediterráneos?

Por servirnos de un ejemplo.
De hecho, estamos trabajando en angosta colaboración con las instituciones de europa, el Parlamento Europeo, la Comisión Europea y la Agencia de Acción Exterior, que son nuestros principales asociados con la UNESCO, las Naciones Unidas (ONU) y el Banco Mundial. Para todos nuestros asociados, mencionamos que tenemos que enfocarnos en los jóvenes por el hecho de que son personas que pueden utilizar las novedosas tecnologías. Asimismo son las primeras víctimas de todos y cada uno de los problemas de nuestra sociedad, como el desempleo y la inestabilidad por el cierre de las fronteras del país. Usted es quien deberá lidiar con el cambio climático en el futuro. Tendrás que afrontar los retos que plantean las novedosas tecnologías. Por eso, recomendamos prestar atención a los jóvenes – que hemos elegido en la ALF – y movilizar a la mayor cantidad viable de jóvenes a través de ONG que se niegan a enfermarse y oprimirse en la sociedad. Naturalmente, no vamos a poder ordenar a todas estas personas, pero el siguiente paso es brindarles oportunidades educativas. Por consiguiente, aconsejamos expandir el trueque con todas y cada una de las universidades socias. Primeramente, tengo que decir que mi sugerencia personal es crear una ONG Erasmus porque creo que además de admitir la posibilidad de estar comunicado con estudiantes o integrantes de la junta universitaria, todavía hay rincón para el reconocimiento de las ONG. En estas ONG, que en su mayoría están dirigidas por estos jóvenes, son muy activos e ingeniosos y verdaderamente se ven a sí mismos como una suerte de activista responsable y controlador. Para este atrevido propósito, el ALF logró sostener sus proyectos en Libia, incluso en algunas de las peores partes del caos del país, pero espera poder resolver la terrible situación tras años de espantosos altercados políticos. De cualquier manera, lo hemos logrado a lo largo de los últimos un par de años, y debo decir que ciertos de estos jóvenes organizadores son de Libia y son algunos de los mejores. Así que creo que la (iniciativa) de Erasmus de una (a) organización no gubernamental (en cierto modo) puede permitirnos progresar nuestras actitudes.

Verdaderamente es un gran paso y uno no puede dejar de preguntarse de qué forma se las arregló para comenzar el proyecto en Libia, pese a las dificultades inpensables del país.

Por ejemplo.
Por supuesto que contamos un enorme equipo para organizar este trabajo, afortunadamente todos disponemos contactos y naturalmente también intentamos respaldar a estos jóvenes en su participación en el programa. Recuerdo que poco antes de la pandemia, en el momento en que fue viable, logramos compilar una lista de jóvenes aspirantes libios que viajaron a Nueva York para asistir a las conversaciones en la Sede de las ONU, uno de nuestros socios de extendida data. Preguntaron al Secretario General de las Naciones Unidas de qué forma los jóvenes tienen la posibilidad de convertirse en agentes de paz. Al llevarlo a cabo, hemos probado que poseemos muchos jóvenes libios brillantes y talentosos; en este caso, asistieron al evento 2 y una joven particularmente destacable. Lo que hacemos es básicamente organizar asambleas con personas de prominente nivel y progresar su experiencia, nos encargamos de la organización de visas. Este proceso ocurrió una vez que nuestra red fuera seleccionada a nivel nacional, naturalmente que hicieron los últimos despidos por el hecho de que cumplieron con nuestros estándares basados ​​en ciertos estándares.

¿Tiene alguna experiencia interesante usando sus programas en otras áreas problemáticas o verdaderamente peligrosas?

Por ejemplo.
Hemos actuado en lugares familiarizados con los inconvenientes políticos extremos que comunmente enfrentan, como el Líbano y Jordania, incluidos los problemas recientes de inmigración de Siria e Irak. Estamos intentando de proseguir dando esperanza a estos jóvenes con nuestro plan. Asimismo estamos comprometidos con la alfabetización mediática porque creemos que deben comprender de qué forma procesar y usar la información, especialmente para distinguir las novedades falsas de los hechos y alentarlos a charlar en los medios cuando charlamos de pelea. Odio en el momento en que charlan de alegato o radicalización. . . En comparación con la transmisión de información oficial mediante las redes sociales o aun los medios tradicionales, siempre y en todo momento es mucho más efectivo sugerir a los jóvenes una interfaz para establecer conversación con otros jóvenes.

Con eso en cabeza, ¿está de acuerdo con la iniciativa de que los jóvenes son los agentes del cambio para hacer un futuro mejor y más positivo?

Por servirnos de un ejemplo.
Como es natural, respetamos mucho la variedad, pero ALF cree que la estabilidad general de la gente se habla realmente de respetar los intereses de los valores humanos; de muchas maneras compartimos este entendimiento mutuo que resulta ser una herramienta de comunicación útil. Intentamos de empoderar a los hombres y mujeres jóvenes, pues necesitamos establecer un diálogo sobre la conciencia de la igualdad de género, para alentarlos a hablar y comprender los inconvenientes que los cubren como ciudadanos locales y globales. Como resultado, ya no tienen temor ni tienen miedo de decir cosas que son importantes para ellos. Viendo hacia atrás, naturalmente, es una especie de respeto por los valores humanos.

Comentando de empoderamiento y liberación de las mujeres: ¿de qué permisos y áreas crees que tienen la capacidad estas mujeres jóvenes, como sabemos en sitios como Siria y Jordania, que normalmente están en desventaja para las mujeres?

Por poner un ejemplo.
Hace dos años, por poner un ejemplo, en Amman, Jordania, organizamos una reunión de ONG del sur de Europa, el sur del Mediterráneo y el este del Mediterráneo, que tienen un excelente historial popular en el ámbito del empoderamiento de las mujeres. Es bien interesante por el hecho de que han tenido distintas vivencias y creo que sus vivencias, sin que la ALF les imponga nada, les da no solo algo para meditar, sino más bien también para accionar. Los jóvenes competidores de las ONG presentes fueron esmeradamente elegidos de una serie. Nos encontramos alojados en el Jordan Media Institute, fundado por la princesa Rym Ali, quien me sucede como directora del ALF; este es solo un caso de muestra de lo que queremos lograr sin imponer ideas preconcebidas. Por el contrario, aparte de los estereotipos y prejuicios de género, también peleamos en muchos temas. En todos los países en los que participamos activamente, esperamos que todas y cada una de las mujeres, especialmente las jóvenes, participen activamente en el medio ambiente, nunca renuncien al pensamiento crítico y al espíritu de perseverancia a fin de que se contengan observadores y se mantengan vigilantes, que es una sección esencial. de ellos. . La comunidad y seguramente los ayudaremos con eso.

Después de trabajar en Este proyecto desde hace muchos años, ¿viste cambios verdaderamente reales en estos países mediterráneos populares principalmente por ser poco practicados y las mujeres dan independencia, y bastante menos la endurecen?

Por ejemplo.
Está bien, en realidad, no quiero charlar sobre la política del gobierno por el hecho de que no es mi jurisdicción, pero aprecié que los hombres y mujeres jóvenes que formaron parte de nuestro proyecto, estas personas increíbles, modificaron de opinión. Y es completamente evidente, absolutamente por el hecho de que escogen charlar sobre vivencias que no conocían antes. Con respecto a la igualdad de género, por poner un ejemplo, una muchacha del sur de Cisjordania (Palestina) le dijo a un joven del norte de Europa que la primordial preocupación de su país sería si una mujer deseaba separarse de su cónyuge / esposo, o si él no lo haría. Tener prohibido divorciarse y sacar la custodia de sus hijos, y este joven europeo dijo que en su país la situación era exactamente la contraria. En verdad, aprendió algo de este intercambio. Muestra de qué manera pensamos sobre temas afines de distintas formas. Por supuesto, la sociedad de la cual formamos parte siempre y en todo momento es buena y mala. Lógicamente, es importante que estos hombres y mujeres jóvenes sean mucho más exigentes, especialmente en este diálogo sobre igualdad de género. Eso es todo cuanto puedo mencionar, pero con relación a su pregunta, he seguido de cerca y estudiado la evolución de los sistemas políticos en estos países. Creo que realmente estamos pensando en cómo tenemos la posibilidad de contribuir a estos jóvenes y mujeres a dejar en libertad a algunos de la universalidad que precisa ser conocida, imposible, ignorada o negada. De repente, esto realmente muestra la calidad y utilidad de estos intercambios y les deja a estos hombres y mujeres jóvenes ver que pueden reclamar poderes públicos y convertirse en activistas en ciertos temas, luchando por muchos derechos. Los desenlaces de este movimiento juvenil son evidentes en las áreas de igualdad de género, cambio climático y alfabetización mediática. Simplemente nos encontramos intentando de instruirlos a fin de que sean una parte de los ciudadanos de sus propios países, para que sean proactivos y demanden respeto por los valores recurrentes. No importa qué distintas sean sus sistemas políticos, estos valores deben reconocerse en todas partes. Respetuosamente no interferimos con la formulación de leyes ni nada en estos países soberanos por el hecho de que ese no es nuestro trabajo.

Una última pregunta: ¿cuál es su prioridad como presidente de la Fundación Anna Lindh (ALF) o qué objetivos aún no ha logrado pero está ansioso por conseguir?

Por ejemplo.
Nuestra primera prioridad habría de ser el desarrollo del emprendimiento Jeune Voix Méditerranéenne. Creo que es una herramienta de calidad y eficiente, un programa con el que contamos mucha experiencia y que manejamos bien. Espero que tengamos la posibilidad desarrollar bien este programa con estos jóvenes excepcionales que participan en nuestra red nacional en 42 países. Quisiera que podamos promover la paz, como la restauración de Siria.

Pero no solo en esta área, tal vez podamos contribuir a un enfrentamiento vecinal en particular o área políticamente desequilibrado a ganar experiencia formal y tener el poder de hablar con las autoridades, puesto que nada puede reemplazar esta comunicación virtual o real que perjudica a las personas en los focos de protección Entre los jóvenes que compartimos valores comunes y el deseo de conseguir formas innovadoras de enfrentar los desafíos. Te plantearás temas como el cambio climático o cuestiones sobre la economía digital y sus secuelas en el contexto de la reconstrucción popular y económica. Asimismo aguardamos hallar formas de achicar el impacto económico y popular (o sea, el colapso) de la pandemia. En este sentido, nuestro objetivo es hacer obras mucho más útiles haciendo que la mayor cantidad posible de jóvenes formen parte de los ciudadanos del mundo; no somos los únicos, pero somos los mucho más enormes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page