Con sus montañas y valles salpicados de comunidades rurales al alcance de una costa atlántica salvaje, el norte de España no podría ser más diferente de los centros turísticos mediterráneos sobredesarrollados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page