Es la madrugada de este domingo: los habitantes de Gabriel-Miller-Platz en el distrito madrileño de La Latina (zona en el centro), a escasos metros del Palacio Real, respiran el aire puro y miran de qué forma se drena el aire. Pasaban los jóvenes. Todos van en exactamente la misma dirección: los jardines de diferentes alturas del Parque de Las Vistillas en la ladera. a ???? Hace unos días la música rugió: alguien escuchó a entre los pequeños diciéndole a su amigo de qué manera charlar por la noche. Los vecinos del vecindario testificaron. ????? Desde el momento en que terminó la alarma, este lugar se ha convertido en una discoteca al aire libre, ha dicho Jesús, quien vive aquí desde hace 13 años. “Jamás había visto tanto carnaval en este parque”, dijo. Unos cincuenta vecinos, cansados ​​de vivir en frente de la botella todos y cada uno de los días, se han organizado para acabar con su pesadilla.

Mucho más información

La llegada del buen tiempo, el final de la ruta y los causantes que siguen limitando la vida nocturna gracias a la pandemia han hecho que las botellas salgan disparadas. Las asambleas familiares ilegales dieron paso al consumo de alcohol en el parque. Según las últimas estadísticas por mes, la policía de La capital de españa presentó 4.790 demandas de consumo de alcohol en público en mayo, un aumento del 73% desde abril. Es previsible que estas cifras aumenten en junio. Los agentes presentaron 1.020 multas el último fin de semana de junio y expulsaron a 400 personas de una botella grande en el Templo de Debod en el Parque del Oeste el sábado 26 de junio.

El pasado sábado a las 11 de la noche, mucho más de 100 jóvenes estaban tomando, charlando y oyendo música a través de los altífonos de Las Vistillas. Ciertos llevan máscaras, pero el tónico general es un rostro desvisto. Sopla la brisa, la Catedral de la Almudena llama la atención, sobre todo en la escena nocturna, y un perro negro juega en la fuente. En ese momento, los jóvenes que se detuvieron a pasar la noche, así como los vecinos que dieron el último paseo, aún se juntaron. Los gritos de una niña de tres años que juega con una pelota en un campo de fútbol se mezclan con el ritmo reggae que empezó a reventar por los parlantes portátiles de los jóvenes.

Después de la botella el 20 de junio, la basura se amontonó en el Parque Vstillas. Museo David

Los pobladores del islote más cercano al Parc Vistalias se han ordenado para llevar a cabo en frente de esta situación. Los damnificados han centrado sus acciones en el conjunto de 50 miembros de WhatsApp fundado el pasado jueves. “Nous avons rendez-vous avec un agent de la police municipale et ils nous ont dit que nous devions envoyer une notification vía un formulaire sur leur site Web. C’est la façon d’en faire une priorité parce que maintenant n’est- ¿No es?” ? ? ? , José © declaró ser una de la gente que asistieron a esta asamblea en la comisaría de la Plaza de la Luna.

Sergio, Lucas y Miguel son tres personas de veintitantos que vinieron al parque este fin de semana. Viven en Usera, Carabanchel y Villaverde y garantizan que este será su lugar de acercamiento durante un buen tiempo. “De hecho, solemos tener más en una semana que el sábado”, dijo Sergio. Unos metros más adelante, otro conjunto de cuatro chicos tomó su “sitio frecuente”. No desearon ofrecer sus nombres, subrayaron -pues la máscara está terminada-? ? ? ? Sí, ves mucho más gente. “Necesitamos divertirnos”, ha dicho uno, manipulando simultáneamente un altavoz colorado para reproducir música. Muchos de ellos insistieron en que habían estado aquí a lo largo de bastante tiempo – ????????? Para toda la vida ?????, insistieron – ???? porque el vecino nunca había protestado de esta forma antes. Estruendos y suciedad. a ???? Se puso de moda, en defensa de Irene, que fué otra habitante de estos distritos a lo largo de dos décadas.

Grabar con un móvil

Aparte de las demandas escritas, los vecinos también registran con sus celulares todo lo que sucedió en oposición al balcón. Lo que ves en estas imágenes son cientos y cientos de jóvenes bailando y virando sin distancia física a la música. Asimismo tomaron fotografías de la gran cantidad de basura que dejan estos concentrados y grabaron lo que llamaron “irreducible” para quienes piensan que la luz del sol no significa el fin de la fiesta.

La llamada a la policía arrojó ciertos desenlaces. Al amanecer del viernes pasado, cuando menos seis autos de la policía de la ciudad estaban estacionados afuera del parque para disuadir a los jóvenes de asistir a la celebración esa noche. Pero es un espejismo. Al día después, los agentes no se presentaron hasta las ocho de la mañana para ver si el último conjunto de jóvenes se marchaba. Prácticamente toda la policía se concentra en el municipio de Chueka, donde se realizan las ceremonias del orgullo.

El miércoles, ciertos habitantes se despertaron a las 6 a.m. y se involucraron en una pelea de botellas en frente de entre las puertas. En las primeras horas del jueves por la mañana, algunas personas vieron denuncias de que la policía antidisturbios limpiaba el parque. “Pero esto no es una solución, pues si los expulsan de aquí van al Parque Cornisa oa la Cuesta de los Ciegos”, ha subrayado José ©. Sol, de 22 años, y sus amigos bebieron en el segundo balcón del parque y confirmaron esto: “Si vemos venir la policía nos acercaremos y en relación se vayan les informaremos a todos, volveremos – ??? explicado.

Abrir la sección de ocio nocturno hasta las tres de la madrugada no soluciona el inconveniente. “No hay dinero para ir al bar, conque es mejor”, dijo la pequeña de forma positiva.

El 20 de junio, los limpiadores del Parc de las Vistillas recogieron la basura apilada tras las botellas.
El 20 de junio, los limpiadores del Parc de las Vistillas recogieron la basura apilada después de las botellas. Museo David

En el debate sobre el estado de la región, el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, aseguró que se tomarán medidas particulares para “terminar con las prácticas infieles”. Los vecinos aguardan que estas expresiones se hagan realidad. “Hemos venido a este ayuntamiento para decir que no hay tolerancia para el comportamiento antisocial y antisocial. El miembro del congreso agregó que el tema de la convivencia por último se ha convertido en una cuestión de seguridad – ???.

Los vecinos están sobresaltados pues este parque siempre y en todo momento ha sido una zona de embotellado y nunca han visto nada igual. “No somos mocos. Hay dos bares en la misma calle. Jamás tuvimos un problema, pero la situación es cada mañana a las 8 en punto para descubrir su nombre. José, insiste”, no es que “yo no como las fiestas. En ocasiones traemos nuestras mesas y sillas abajo y cenamos de vez en cuando. Pero nos retiramos a una hora razonable, lo tenemos todo junto y no nos molestaremos – ??

Ha amanecido un nuevo día, y el sonido de la música y la conversación da paso a los rastrillos del servicio de limpieza y los motores de las máquinas que rocían las calles para quitar los fragancias. Los vecinos finalmente tienen la posibilidad de abrir un tanto las ventanas para ventilar la vivienda hasta el momento en que salga el sol. Dos de ellos se dieron cuenta que las ventanas de sus coches se habían roto y estaban muy conmovidos. La fiesta en la discoteca al aire libre Las Vistillas aún no terminó.

Sucrebet agua A nuestra nueva newsletter en La capital española.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page