Más

Dos periodistas españoles mueren en un ataque en Burkina Faso | España

Soldados de Burkina Faso patrullan cerca de Uagadugú, en una imagen de archivo.AMBOS KAMBOU / AFP

Los dos periodistas españoles David Beriain y Roberto Fraile, que estaban desaparecidos desde este lunes en Burkina Faso después de que el convoy en el que viajaban por el este del país sufriera el ataque de un grupo armado, han fallecido, según ha informado la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, este martes en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. González Laya facilitó las iniciales de los periodistas, D. B. A. y R. F. F., pero aseguró que esperaba una confirmación final para determinar la identidad de los cadáveres hallados en la zona. Diversas fuentes de seguridad del país africano y otras conocedoras del asunto en España confirmaron el fallecimiento de ambos. Fuentes locales citadas por la Agencia France Press aseguran que otras dos personas, un irlandés y un burkinés, también están desaparecidas y que al menos tres resultaron heridas durante el ataque.

Los hechos ocurrieron sobre las nueve de la mañana en la carretera que une Fada N’Gourma y Pama. Los periodistas habían acudido a esta zona, próxima al parque nacional de Arli, para rodar un documental sobre la lucha de las autoridades burkinesas contra la caza furtiva. El convoy, integrado por dos vehículos tipo recoger y unas 20 motocicletas en los que viajaban periodistas, agentes medioambientales y una escolta militar de seguridad, partió por la mañana de la localidad de Natiaboani y se detuvo en el kilómetro 60. Los españoles desaparecidos descendieron de una de las camionetas y comenzaron a manipular un dron para tomar fotografías aéreas, cuando comenzó el ataque.

Hombres armados irrumpieron en dos camionetas y una decena de motos, lo que provocó que los integrantes del convoy se dispersaran, según fuentes de seguridad. Miembros de la escolta y un ciudadano extranjero que resultó herido lograron llegar a Natiaboani. La Embajada de España en Malí, acreditada en Burkina Faso, se ha mantenido en contacto con las familias de los dos desaparecidos. “Es una zona peligrosa, campo habitual de grupos terroristas y bandidos”, aseguró González Laya.

Burkina Faso se ha convertido en los últimos años en uno de los países más afectados por la violencia yihadista que desangra al Sahel. Desde que tuvieron lugar los primeros ataques en 2015 hasta la actualidad se han registrado unas 5.000 víctimas mortales, la mitad de ellas en 2020 según los datos de la ONG Acled, y más de un millón de desplazados internos. La violencia penetró en Burkina Faso desde la vecina Malí por el norte del país, afectando sobre todo a la región del Sahel, pero se extendió con rapidez hacia las regiones de Norte, Centro-Norte y Este, llegando incluso hasta el sur. Los principales grupos yihadistas que operan en este país son Ansarul Islam, sobre todo en el norte, y el Estado Islámico del Gran Sahara (EIGS), asentado en la vecina Níger, pero muy activo en el este de Burkina Faso.

El último incidente violento en que se vio envuelto un español en Burkina Faso tuvo lugar el 15 de febrero de 2019, cuando el misionero español Antonio César Fernández Fernández fue asesinado por un grupo de yihadistas que atacó el puesto de aduanas de la localidad de Nohao, en el sur del país. El salesiano regresaba por carretera a su domicilio en Uagadugú después de haber participado en un encuentro en Lomé, la capital de Togo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page