Un año después de que el Gobierno anunciara el primer estado de alarma y en un panorama todavía de incertidumbre económica y sanitaria, la Unión Europea ha tomado el pulso a la opinión pública de los Veintisiete en su primer Eurobarómetro general desde el inicio de la pandemia de coronavirus. En España el pesimismo ha aumentado respecto a las perspectivas económicas y de empleo. En estos 12 meses, los españoles destacan la labor de los sanitarios, que son el colectivo que más confianza les transmite, mientras que los políticos, encargados de gestionar la crisis sanitaria, suspenden. El 75% de los españoles recela del Gobierno y del Congreso, mientras que el 90% desconfía de los partidos políticos. Solo un 7% les da un voto de confianza.

“Este dato es una reflexión para todos, no solo nos tiene que hacer servir mejor, sino también que la percepción de lo que se hace sea correctamente entendida por el ciudadano”, ha dicho el secretario de Estado para la UE, Juan González-Barba, durante la presentación del informe del Eurobarómetro en la sede de la Comisión Europea en Madrid, junto con la nueva representante en España, María Ángeles Benítez Salas. El diplomático confía en que, con las elevadas tasas de aprobación de la campaña de vacunación y la puesta en marcha de los fondos europeos para impulsar la economía, “esos elevados porcentajes [de desaprobación] de la clase política irán disminuyendo”.

Más información

En términos de desconfianza ha surgido otra preocupación: las noticias falsas. Para el 85% de los españoles, la desinformación supone un problema para el país, y un 86% afirma que es un problema para la democracia en general. Pero al mismo tiempo, los encuestados desconfían de los medios de comunicación. La radio es el medio considerado más fiable, aun así, el saldo es negativo. El 42% de los españoles confía en su contenido informativo, frente al 46% que desconfía . Le siguen la prensa (34% confía, frente al 55% que no), la televisión (31%, frente al 64%), internet (25%, frente al 59%) y las redes sociales (14%, frente al 68%).

González-Barba ha señalado que este problema “interpela a todos” los miembros de la sociedad, porque una información de calidad “es una de las esencias de la democracia”, al tiempo que ha planteado la disyuntiva a la que se enfrentan los países para legislar. “Los Gobiernos estamos obligados a proteger a los ciudadanos de la expansión de noticias falsas, sobre todo de las que vienen de agentes exteriores de la UE, al tiempo que se garantizan la libertad de expresión y de información”.

La pandemia ha marcado el contexto mundial y la valoración de las instituciones. El personal sanitario y médico en España es el que ofrece mayor confianza a la ciudadanía (87%, frente a 11%). La Unión Europea es la única institución política que no suspende, con un 52% de la confianza, frente al 38%. Además, el 68% de los españoles confía en las decisiones que ha tomado como respuesta al coronavirus. En el lado opuesto, los que mayor grado de desconfianza suscitan son los partidos políticos, solo el 7% de los españoles confía en ellos, frente al 90% que no. El 75% de los ciudadanos no tiene confianza ni en el Gobierno ni en el Congreso de los Diputados; y también suspenden, aunque con menos diferencia, la Administración Pública, los ayuntamientos, las comunidades autónomas y el sistema judicial. Una tendencia sostenida.

Economía, desempleo y pesimismo

El impacto de la pandemia en la economía resulta evidente para la población. La mayoría de los españoles (98%) reconoce que ha tenido consecuencias económicas graves para España, al igual que el 93% de los ciudadanos en el conjunto de países europeos. La fortaleza del sistema sanitario y la situación de la Seguridad Social son preocupaciones que comparten españoles (53%) y europeos (44%). Sin embargo, hay un asunto que los primeros sitúan muy por encima en su lista de desvelos que sus pares europeos: el desempleo. El 51% de los españoles lo pone como el segundo problema, en comparación con el 35% del conjunto de los ciudadanos de la UE, para los que este sería el tercer problema tras la situación económica. Y las perspectivas no las ven mucho mejor.

En estos momentos, 9 de cada 10 españoles tienen una visión negativa sobre el empleo (el 94% de las valoraciones son “malas”, ocho puntos más que el año anterior estudio), y de la situación económica del país (el 91%, el mismo aumento). En comparación, sobre el conjunto de los europeos, un 70% es pesimista sobre el empleo en su país y un 69% lo es respecto a la economía.

De cara a los próximos 12 meses, la expectativa de los europeos es “más pesimista que optimista en algunos aspectos importantes, básicamente en lo relacionado con el empleo y la situación económica del país”, indica el informe. En España, sin embargo, hay un equilibrio entre optimistas (33%) y pesimistas (34%), que atribuyen a “elementos esperanzadores” como la campaña de vacunación y el plan de recuperación europeo, que esperan que dé un impulso a la economía.

El Eurobarómetro ha sido realizado por la empresa Kantar Public entre el 12 de febrero y el 18 de marzo de 2021 en los 27 países miembros de la Unión Europea (UE), los cinco países candidatos (Albania, Macedonia del Norte, Montenegro, Serbia y Turquía), el Reino Unido, Bosnia y Herzegovina, Islandia, Noruega, Suiza, la comunidad turcochipriota y el territorio de Kosovo. La encuesta recoge las respuestas de una muestra de 32.743 personas entrevistadas en su domicilio, de las cuales 1.007 viven en España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page