El aeropuerto de MÁLAGA contará con muros vivos con más de 10,000 plantas vivas.

El operador aeroportuario número uno del mundo AENA (Aeropuertos y Navegación Aérea de España) ha puesto en marcha la instalación de cuatro jardines verticales automatizados en varios puntos del interior del aeropuerto para mejorar la acústica y reducir las concentraciones de dióxido de carbono y el polvo en el aire.

En marcado contraste con la baja calidad del aire a bordo de los aviones, desembarcar en el aeropuerto de Málaga supondrá ahora un soplo de aire fresco.

Ejemplo de muro vivo.

Aprovechando la reducción de actividad debido a las restricciones de viaje del COVID-19, el aeropuerto está experimentando un importante lavado de cara que incluye una mejora de las instalaciones de gestión de residuos del aeropuerto, la adecuación de accesos y salidas a los aparcamientos P1 y P2, accesos al Muelle B de la T2 , la remodelación de aseos, la adecuación del Dique C para el tráfico Schengen, la renovación completa de la climatización en T2 así como el diseño e instalación de cuatro jardines verticales.

La disposición de la pared viva funciona con un sistema de ventilación que ayuda a reducir el consumo de energía al bajar las temperaturas de forma natural en el verano.

Las fachadas verdes, que se están finalizando actualmente, también ayudan a reducir la reflexión del sonido y pueden filtrar contaminantes nocivos en el aire como el dióxido de carbono del aire.

Estas plantas también generarán toneladas de oxígeno que circularán por el aeropuerto cada año, mejorando la experiencia del visitante a través de un mejor confort térmico, sin mencionar la belleza del muro viviente, que desde una perspectiva social y de salud mental brinda una sensación de serenidad y alegría. .

El aeropuerto de Málaga no es el único espacio de Málaga que cuenta con un sorprendente jardín vertical.

El restaurante José Carlos García, uno de los restaurantes con estrella Michelin de la Costa del Sol, es conocido por su destacada gastronomía, pero también por su jardín vertical formado por plantas autóctonas de los Montes de Málaga: tomillo, lavanda y romero.

Hierbas que incluso se utilizan en la cocina del restaurante, ya que crecen sin ningún tipo de pesticidas y en el interior del restaurante, los helechos y otras especies pretenden recrear el mar Mediterráneo.

LEE MAS:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page