Más

El AVLO echa a rodar pendiente de la pandemia y de la competencia francesa | Cataluña

El tren AVLO, la alta velocidad ‘low cost’ de Renfe, a su llegada a la estación de Sants de Barcelona este miércoles.MASSIMILIANO MINOCRI / EL PAÍS

El tren de alta velocidad bajo costo de Renfe, el AVLO, estrenó este miércoles la ruta de Madrid a Barcelona. A una velocidad de crucero de 300 kilómetros por hora, los vagones morados —la pintura es la única señal aparente que los distingue de los AVE— hicieron su presentación en sociedad a la espera de que la pandemia no tuerza esta vez los planes y permita ponerlos a operar a pleno rendimiento el próximo 23 de junio. “Estamos preparados desde hace un año”, afirma Francisco Arteaga, director de servicios comerciales de alta velocidad y larga distancia de Renfe. El servicio tenía que haberse activado en abril del año pasado pero las restricciones a la movilidad impuestas por el coronavirus desbarataron las previsiones.

Más información

Con el parón, Renfe ha visto cómo les adelantaba la competencia. La empresa pública francesa SNCF pone a rodar sus trenes rápidos Ouigo el 10 de mayo. “Entramos en un mercado nuevo”, concede Félix Martín, director de nuevos productos de Renfe, para referirse no tanto al panorama que deja la pandemia como al impacto que tiene la liberalización del transporte de viajeros en ferrocarril, una revolución para la movilidad en España. Pero se muestra confiado: “Nosotros conocemos el mercado, somos de aquí y somos líderes”.

El AVLO pone billetes a la venta a partir de 7 euros para unir Atocha y Sants en 2 horas y 45 minutos. Los Ouigo ofrecen el mismo trayecto desde 9 euros. El tercer actor será ILSA, la alianza de Trenitalia y Air Nostrum, que tiene previsto entrar en escena en 2022.

La ambiciosa apuesta ferroviaria bajo costo busca emular la agitación que se vivió hace dos décadas en el mercado aéreo con la irrupción de las tarifas gancho para viajes a precios golosos. Las ventas de billetes del AVLO se gestionan a través de “un sistema dinámico”, dice la empresa. A más demanda, más se paga. Un sistema similar al que usan aplicaciones de transporte como Uber.

El AVLO ha despachado ya 200.000 billetes en reserva. La mitad fueron vendidos en apenas 24 horas. Francisco Arteaga alude a “democratizar la alta velocidad” y Félix Martín apunta que, más que darle otro bocado al puente aéreo, la alta velocidad barata busca “atraer al tren un perfil de gente que no viajaba”. El objetivo está fijado en el público joven y en las familias.

Los convoyes ofrecen una capacidad de 438 plazas, un 20% más que los trenes convencionales del servicio AVE. Renfe no esconde el objetivo de terminar metiendo hasta 581 pasajeros en cada viaje. Con el propósito de ganar espacio para las butacas, el AVLO sacrifica la clase preferente y el vagón cafetería. Un par de máquinas expendedoras cumplen las funciones de cantina. Renfe avanza que el AVLO se desplegará el año que viene en Andalucía, tras ponerlo a prueba en el corredor noreste. La línea que conecta Figueres, Barcelona y Madrid, con paradas en Girona, Tarragona, Lleida, Zaragoza, Calatayud y Guadalajara es la de mayor demanda de la alta velocidad en España. Sumó más de 7 millones de pasajeros en 2019.

El AVLO arrancará con cuatro circulaciones diarias por sentido entre Barcelona y Madrid. Ofrecerá trenes directos entre Sants y Atocha y semidirectos con paradas en las demás estaciones de la línea.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page