Política

El Banco Central Europeo permitirá que la inflación supere el 2% a lo largo del “período de transición”

Tres cuartas unas partes de los rumanos adoran el euro. Una encuesta realizada por Flash Eurobarometer mostró que la enorme mayoría de rumanos apoya el euro. O sea lo que escribió el corresponsal de Bucarest, Cristian Gherasim.

La encuesta se realizó en siete Estados miembros de la UE que aún no se han adherido a la zona del euro: Bulgaria, República Checa, Croacia, Hungría, Polonia, Rumanía y Suecia.

Por norma general, el 57% de los encuestados está de acuerdo con la introducción del euro en su país.

En un aviso de prensa, la Comisión Europea, la agencia tras la encuesta, dijo que la gran mayoría de los ciudadanos de la UE encuestados (60%) piensa que la transición al euro tuvo un impacto positivo en los países que ya usan el euro. El 52% de las personas piensa que la introducción del euro por norma general tendrá un impacto positivo en su país y el 55% cree que la introducción del euro asimismo va a tener un encontronazo positivo en ellos mismos.

“Sin embargo, en todos y cada país encuestado, la proporción de encuestados que cree que su país está ya listo para adoptar el euro es todavía bajísima. La encuesta indica que cerca de un tercio de los encuestados en Croacia cree que su país está ya listo para adoptar el euro. Listo ( 34%), al paso que los encuestados polacos consideran que la voluntad de su país de adoptar el euro es la menos posible (18%).

Los rumanos están mostrando el camino en concepto de una visión general efectiva de la zona del euro. Así, Rumanía (75% apoya la moneda) y Hungría (69%).

Entre todos los Estados miembros que participan en la encuesta, salvo la República Checa, el número de países que apoyan la adopción del euro ha aumentado en comparación con 2020. Rumanía tiene el mayor incremento de asistencia (del 63% al 75%) y Suecia (35% al 43%).

La encuesta descubrió que algunos de los inconvenientes que hallaron los encuestados podrían ser las desventajas del cambio al euro. Más de seis de cada diez encuestados piensan que la introducción del euro elevará los costos, que la mayoría de los países representan en todos los países excepto Hungría. La República Checa (77%), Croacia (71%), Bulgaria (69%) y Polonia (66%) tienen las proporciones mucho más altas.

Además, 7 de cada 10 personas afirman estar preocupadas por la escalada de precios a lo largo del periodo de transición, la opinión mayoritaria de todos los países encuestados, que fluctúa entre el 53% en Suecia y el 82% en Croacia.

Si bien el tono es optimista, casi todos los encuestados afirmaron que en lo personal procurarían adaptarse al euro para reemplazar su moneda local, pero asimismo se mentó que la introducción del euro significaría la pérdida de control sobre las políticas económicas del país. Los encuestados en Suecia fueron los más propensos a estar según con esta alternativa (67%) y, sorprendentemente, los encuestados en Hungría fueron los menos propensos a estar en concordancia (24%).

La impresión general es que la gran mayoría de los encuestados no solo apoyan el euro y creen que es beneficioso para sus propios países, sino que el paso al euro no quiere decir que sus países pierdan parte de su identidad.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page