Más

El candidato del presidente andaluz pierde el congreso del PP de Sevilla | España

La candidata propuesta por Pablo Casado al congreso del PP de Sevilla, Virginia Pérez, se ha impuesto claramente a Juan Ávila, cuya candidatura fue impulsada por el presidente de la Junta y presidente del PP regional, Juan Manuel Moreno. Pérez ha obtenido 1.176 de los votos, frente a los 742 de su rival. Estos resultados aún son provisionales, la espera de resolver las incidencias presentadas durante la jornada electoral. Aún queda por celebrar el último tramo del congreso, el próximo día 27, en el que se decidirán los miembros de la ejecutiva, ya que al obtener Virginia Pérez el 61,3% de los votos y más de 22,6 puntos de diferencia, no habrá que votar en una segunda vuelta entre los dos aspirantes.

El congreso, lejos de cerrar heridas en una organización siempre convulsa y compuesta por grupos que mutan con frecuencia de posición, deja muchos interrogantes. Desde la candidatura de Ávila indicaron anoche que lo más probable es que presenten una denuncia colectiva por entender que se ha cercenado la participación de los militantes en las votaciones. La palabra que más pronunciaban los del sector perdedor era la “pucherazo”. También hablan de “caos” y de “irregularidades”. Este grupo entiende que no se ha dejado a cientos de afiliados ponerse al día de las cuotas, requisito obligatorio e ineludible para participar en las votaciones en los congresos del PP. Como muestra argumentan dos resoluciones judiciales que dan la razón a dos militantes que recurrieron su exclusión por no estar a día en el pago de las cuotas.

Dos juezas estimaron de manera cautelar el pasado viernes que la situación de impago no les priva de sus derechos de participación sobre todo porque acreditaron su voluntad de abonar los atrasos en plazo. En el caso de uno de los denunciantes, la resolución judicial indica que la víspera al cierre del censo acudió a una entidad bancaria para pagar las cuotas y que “le fue denegado por la dirección de la sucursal, porque los autorizados en cuenta han dado instrucciones de que no se hagan ingresos en efectivo, en prevención de la normativa de blanqueo de capitales, impidiendo con ello estar inscrito en el censo electoral y, en consecuencia, vetando su derecho al voto”.

El comité organizador del XV congreso provincial del PP de Sevilla admitió, por la imposibilidad de recurrir, la participación de estas dos personas, pero desoyó la petición de la candidatura de Ávila, alcalde de Carmona, de abrir el grifo a todos los militantes que se encontraban en una situación similar.

El PP de Sevilla tiene alrededor de 20.000 militantes, pero solo se inscribieron en el censo oficial del congreso 2.120, que son las que han participado en las votaciones. En las dos urnas instaladas en un centro de votación en Sevilla capital y en otros 42 municipios de la provincia debían elegir a los dos aspirantes y a 845 compromisarios que serán los que decidan en la segunda vuelta el próximo sábado.

Dos miembros enviados por Génova han visado durante toda la jornada el proceso de votación. Fuentes de las dos candidaturas indicaron que la presencia de personas de la organización nacional es “normal” y que su papel ha sido el de “despejar dudas” y “dar tranquilidad”.

La vencedora de las votaciones ha lanzado un mensaje de unidad en el que ha elogiado a la par a Casado y Moreno: “Hoy los afiliados del PP de Sevilla han apoyado al proyecto que consolidará en la provincia a Moreno en la Junta y a Casado en Moncloa”, ha dicho.

El resultado del congreso supone un duro revés para el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, quien fue el que auspició, animó y convenció al alcalde de Carmona a presentar cara a la candidata de Pablo Casado. Pese a que tanto desde Madrid como desde Sevilla se intenta restar gravedad a la situación, el hecho es que el congreso sevillano traspasa las fronteras provinciales. La interpretación más extendida en el PP andaluz es que el equipo de Pablo Casado y del secretario general, Teodoro García Egea, quieren situar a personas afines en las direcciones provinciales para tener mayor control en el próximo congreso nacional, el segundo al que previsiblemente se presentará Casado.

García Egea y el consejero de la Presidencia y presidente de PP de Málaga, Elías Bendodo, llegaron a un acuerdo para pactar una lista unitaria que saltó por los aires el viernes por la mañana tras conocerse un audio de Ávila en el que calificaba de “sinvergüenzas” y “golfos” a la candidatura rival. El aspirante pidió disculpas, pero a esas alturas Pérez ya no se avino a un reparto de cargos.

Pese a que Sevilla es la provincia andaluza más poblada, el PP provincial es la organización más débil de los populares de Andalucía. En las pasadas elecciones generales de noviembre de 2019, la ultraderecha de Vox le superó por un puñado de votos (647) y empataron a dos escaños, frente a un PSOE que les triplicó en papeletas. Tan solo aporta tres de los 26 diputados en el Parlamento andaluz y gobierna en 11 de los 106 municipios de Sevilla.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page