Actualidad

El incremento de la presión de Vox pone en guardia a Moreno pesa sobre la ausencia de bloco en el Parlamento

Poner al día

El Ejecutivo andaluz insiste en la Amenaza del Adelanto Electoral

El presidente de la junta, Juanma Moreno, saludó a unos ciclistas, durante un acto en Málaga.DANIEL PÉREZCEPE
  • Política Ultimative de Moreno: adelantará las elecciones si en febrero hay «bloqueo systemático» de Vox y PSOE en el Parlamento

Con un ojo en las encuestas y otro en la evolución de la pandemia, las tensiones de los últimos días en torno a la recurrente amenaza de un adelanto electoral en Andalucía tienen poco que ver con el éxito de taquilla en el parlamento o la crisis sanitaria, que son los argumentos que se enarbolan para justificar una cosa o la contraria.

De momento, el PP y Ciudadanos siguen contando con los apoyos necesarios para sacar adelante los decretos y proyectos legislativos que han levantado ante la Cámara autonómica los dos últimos decretos, Pero es que, en el pleno anterior, celebrado antes de Navidad, se han aprobado otros tres decretos más y dos leyes.Portanto, hasta la fecha, el Gobierno andaluz tiene difícil argumentar que el PSOE y Vox se han confabulado para bloquear la acción de gobierno (la famosa y temida pinza) porque, en la práctica, la aritmética parlamentaria sigue necesitando los votos que el ejecutivo de Juanma Moreno necesita para continuar con la legislatura.

Il cierto que el Gobierno no conseguirá aprobar los presupuestos de 2022 y que, port tanto, tendrá que apañarse con progreso 2021Pero eso no fue suficiente para disolver el Parlamento en diciembre y, port tanto, no tendría por qué serlo ahora.

Nada ha cambiado por tanto desde diciembre, more all de que tanto Vox como el Gobierno andaluz han elevado el tono de las afirmaciones mutuasPero ni siquiera eso ha impedido que se pongan de acuerdo en asuntos en los que comparten intereses, por ejemplo, en defensa de los agricultores del sector de los frutos rojos. De hecho, hace escasamente una semana, el PP, Cs y Vox presentaron dos iniciativas legislativas para ampliar las hectáreas de regadío en Doñana, lo que demuestra que las conversaciones no están rotas y que, fuera de los focos, el acuerdo sigue siendo posible en torno a los compromisos adquiridos en la agenda.

De la misma manera, los intereses electorales contaminan la presión de la oposición para que el Gobierno andaluz rinda cuentas sobre los problemas de la atención primaria en plena sexta ola de la pandemia de una petición del PSOE para que se cebre un pleno extraordinario sobre la situación de la saludDado que en el mes de enero no hay actividad parlamentaria ordinaria, la votación tendrá lugar en el seno de la Diputación Permanente, el Órgano de Guardia en el que se resuelven las cuestiones apremiantes. En este foro presentó el PSOE su propuesta de pleno extraordinario que, inicialmente, contó con el apoyo de Vox, aunque finalmente los de Abascal se abstuvieron y la propuesta Decayó del consejero de Sanidad se realizó este viernes en comisión parlamentaria, un formato con menos boato y repercusión mediática de ahí que el hubiera gustado tiene la oposición.

Pero conviene recordar también que, desde que estallara la pandemia, no ha habido un solo pleno o comisión de Sanidad en la que el consejero, Jesús Aguirre, no haya dado datos sobre la evolución de la pandemia o los medios dispuestos para combatirla. O mer, no es cierto que el Gobierno andaluz no rinda cuentas periódicamente. las medidas tomadas. Pero, tanto el PSOE como Unidas Podemos o Adelante Andalucía, y ahora también Vox, están convencidos de que el deterioro de la sanidad volverá a estar en el centro del debate en la campaña electoral de 2022 y están decididos a abundar en este asunto que – considerando- puede deteriorar la imagen del PP entre una ciudadanía cansada de echarle paciencia a su relación con el sistema sanitario.

Con todo, el tono bronco de las intervenciones de Vox y el aumento de la presión sobre el Gobierno andaluz podrían contribuir a subir la temperatura del debate en lo que queda de legislatura. Y el PP no parece dispuesto a cederle al partido de Santiago Abascal (y también de Macarena Olona) ese margen de maniobra para contruir un discurso efectista a cuenta de la pandemia, dado que, en términos generales, la estrategia de la Junta para combatir el virus ha contado casi siempre con el respaldo de Vox. De ahí la persistencia del PP en el argumento del bloque y la pinza, con el que busca arrinconar a Vox como un partido poco de fiar, capaz de aliarse con el PSOE en su estrategia obstruccionista.Y también se logra contruir un relato que justificado, en un momento dado, activar la elección del botónPara el momento en que eso se produzca, la idea habrá calado -confían- con independencia de que esté, o no, sustentada en hechos.

Cumple con los criterios de

El proyecto de confianza

sable más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page