Sucesos

El padre de Talavera fue acusado de múltiples abusos a menores y sentenciado a 8 años y 6 meses de prisión.

El acusado también tiene que pagar 50.000 euros en concepto de daños y tiene prohibido comunicarse con la víctima de cualquier forma.

El sacerdote fue acusado de múltiples abusos a menores en Talavera de la Reina en el curso escolar 2010-2011. La víctima tenía 14 años y fue sentenciada a 8 años y 6 meses por agresión sexual continua.

Además, según sentencia de la Sala Segunda de la Audiencia Provincial de Toledo, a disposición de Europa Press, el imputado deberá pagar 50.000 euros en concepto de daños y perjuicios y prohibir la comunicación con todos los medios a la misma distancia de menos de 300 metros durante 18 años.

Según el veredicto, el imputado se reunió con la víctima en el verano de 2010, en el que participaron ambas partes A. El propósito era un viaje al Camino de Santiago.

Esto impulsó a A. a iniciar su carrera escolar en cuarto curso de ESO en el curso 2010/2011 y preguntó al responsable del citado centro educativo sobre la posibilidad de utilizar a JLGM como su mentor espiritual. Además, las monjas de la escuela lo usaban. El estímulo y el estímulo funcionaron.

A. Se realizó una reunión con la víctima los lunes cada tres semanas desde septiembre de 2010 hasta noviembre del mismo año en las instalaciones del centro educativo.

En estas conversaciones, la víctima le contó al pastor sobre sus preocupaciones y problemas en la familia. Dado que sus padres tenían una mala relación, fue útil para A. hablar antes y por él. Sienta apoyo y consuelo, y lo verá como un padre y su guía personal y moral.

En diciembre de 2010, JLGM A. propuso cambiar la hora y lugar de sus reuniones, que ahora tienen lugar en el despacho de la parroquia de San Ildefonso de Talavera, donde el imputado era sacerdote y cursaba la ESO 4. El período correspondiente de el 1º y 2º Abitur, a excepción de los meses de verano.

El comienzo del abuso

Según el veredicto, a partir de enero de 2010 el sacerdote comenzó a preguntarle a A. durante estos encuentros sobre su vida sexual, y luego en uno de los encuentros insistió en preguntarle y “con evidente deseo” de “besar”. …

«Aunque inicialmente se negó, finalmente aceptó porque veía al acusado como una guía personal y moral». Dijo además que en reuniones posteriores el acusado A siguió retirándose.

Agregó que en una reunión posterior celebrada durante el período anterior, bajo la guía del espíritu lujurioso de la JLGM, le pidió a A. que lo desnudara y lo tocara, aunque no se pudo dar una fecha exacta. «Aunque A. a veces expresó objeciones, el pastor la convenció de que este comportamiento es bueno e insistió en que es un regalo de Dios».

El veredicto describe otras violaciones cometidas por el acusado y establece que cuando la víctima se negó, la víctima le dijo que era “una demandante y una niña”. «JLGM siempre ha estado acostumbrado a besar o abrazar a A. al final de una reunión y pedirle perdón».

Además, agregó que el convicto A «a menudo» lo recuerda. A nadie se le debe decir de esta experiencia que a veces él le da palmadas en las manos durante estos encuentros, «pero no para sucumbir a la práctica sexual».

Una vez

A. Obtenga un segundo lugar en su licenciatura y vaya a la universidad. Allí se reunió con un médico del PCM y comenzó a asistir a su horario laboral y desde entonces ha sido tratada por varios síntomas relacionados con la conducta sexual del sacerdote.

En general, a la víctima se le diagnosticó un trastorno de adaptación con síntomas de un trastorno alimentario secundario, anorexia nerviosa, con comportamiento restrictivo y compensatorio.

exorcismo

Su médico informó que A. luego permaneció en un centro de tratamiento psiquiátrico durante cuatro meses; en mayo de 2014, el médico tratante le permitió ir a su apartamento en Talavera de la Reina.

Allí, el 19 de este mes, su madre le dijo que tenía que ir a la JRGM porque tenía que llevar medicinas a casa. “Sin embargo, para A. esto es solo una estratagema para aceptar un exorcismo allí. Esta práctica fue arreglada por su madre cuando se enteró, e implicaba que el desorden mental de su hija fue causado por el diablo «.

Cuando A. llegó al lugar antes mencionado donde se hospedaban el imputado, su madre y otro sacerdote, este último le explicó que su enfermedad era causada por la influencia del diablo, por lo que necesitaba ser expulsado, por lo que que tuvo que quitarse la ropa solo quedaba ropa interior y una camiseta.

Después de que se desnudó según las instrucciones, comenzaron a expulsar a los espíritus malignos. Al día siguiente, JLGM y A. la llamaron y le dijeron que debían continuar con el exorcismo, por lo que su madre la acompañó a la iglesia de San Ildefonso, a la que no asistieron terceros en ese momento. Quédese en la oficina parroquial del acusado.

Allí, volvió a maltratarla y al mismo tiempo le dijo que necesitaba deshacerse del diablo. El 26 de mayo de 2014 se realizó otro exorcismo en la casa del imputado.

Poco después de la ceremonia de exorcismo antes mencionada, la madre de A. comenzó construir un romance con el acusado, que duró al menos hasta noviembre de 2014 a junio de 2014.

Al mismo tiempo, A. continuó presentando problemas de salud mental y una amplia gama de síntomas causados ​​por diversas enfermedades mentales, incluida la autólisis, que estaba relacionada en gran medida con el comportamiento sexual anterior de JLGM.

Base legal

Con fundamento jurídico, el tribunal dictaminó que en este caso “no hubo violencia ni intimidación, pero el consentimiento de la víctima fue erróneo. Ha estado involucrado en varias conductas sexuales inapropiadas con el acusado actual. Situación moral ”y superioridad personal que se les rindió.

Sin embargo, comprende la singularidad de la relación que mantienen, así como el entorno familiar, social y educativo en el que se desarrollan las relaciones “que son utilizadas por el sacerdote para manipular a la víctima en un consentimiento erróneo para que el denunciante consienta. imaginación sexual «.»

Al final, el veredicto por el delito de exorcismo y sabotaje a la moral del imputado fue declarado nulo. «De hecho, las condiciones y formas de las ceremonias religiosas pertinentes no dañarán ni humillarán al solicitante».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page