Más

El PSOE clama por el cambio en Castilla y León y PP y Cs le acusan de fomentar el transfuguismo | España

La moción de censura contra el Gobierno de Castilla y León, la segunda en dos semanas en una comunidad autónoma presidida por el PP, se ha iniciado este lunes con pocos visos de prosperar. El Parlamento autonómico ha comenzado a debatirla en un pleno en el que el PSOE ha clamado por el cambio, mientras la coalición de PP y Ciudadanos ha acusado a los promotores de fomentar el transfuguismo. La operación ―liderada por el candidato del PSOE en Castilla y León, Luis Tudanca― carece de los apoyos necesarios para acabar con el actual gobierno, presidido por el popular Alfonso Fernández Mañueco y con Francisco Igea (Cs) como vicepresidente.

El candidato socialista cuenta, de momento, con 37 apoyos ―los 35 votos de sus parlamentarios y otros dos de Podemos― por lo que todavía necesita cuatro votos a favor para llegar a los 41 de la mayoría absoluta. El PSOE ha apelado a que algunos de los 11 procuradores de Ciudadanos rompan con el vicepresidente, Francisco Igea, y propicien un nuevo Ejecutivo. Solo una representante de Cs se ha desligado del grupo. La procuradora María Montero ―que el viernes anunció que dejaba Ciudadanos y pasaba a ser una procuradora no adscrita― ha anunciado que se abstendrá. Los partidos de la coalición han criticado a Tudanca por alentar “un gobierno de tránsfugas”. Con la salida de Montero, PP (29) y Cs (11) se han quedado con 40 apoyos de los 81 escaños de la cámara. El único representante de Unión del Pueblo Leonés (UPL), Pedro Pascual, asegura que se abstendrá. La formación Por Ávila, también con un procurador, no ha desvelado el sentido de su voto.

El candidato socialista, que registró la moción el pasado 10 de marzo, ha solicitado la confianza de la Cámara “por la decencia y la dignidad” contra la coalición comandada por el popular Alfonso Fernández Mañueco y el líder de Cs, Igea. El socialista ha cargado especialmente contra Ciudadanos, a quienes en esta semana ha emplazado a retornar al afán de “regeneración” prometido en campaña electoral en 2019. Tudanca ha insistido en que en el hemiciclo “hay a quienes no necesitan comprar hoy porque ya les compraron entonces”, en referencia al pacto de gobierno con el PP. También ha señalado que el electorado los “ha juzgado” en los procesos electorales que han eliminado su representación en el Congreso y en el Senado por Castilla y León. Asimismo, ha rememorado los episodios de corrupción del PP en el territorio durante las décadas ininterrumpidas que lleva gobernando. “No somos cómplices, sino alternativas”, ha añadido.

El presidente de la Junta ha tomado la palabra después del líder de la oposición y ha enmarcado esta moción de censura en clave nacional: “Su propuesta no es ni alternativa, ni decente, la presenta por orden de Ferraz”, ha censurado. Mañueco ha reprochado a Tudanca que haya intentado seducir “sin pudor” y con “un descaro nauseabundo” a procuradores de Ciudadanos. “Quiere un Gobierno con hipotéticos tránsfugas”, ha manifestado. En Murcia, el PP ha impedido que prospere la moción de censura al gobierno regional ofreciendo consejerías a tres parlamentarios de Cs, que han sido expulsados del partido. El presidente ha aplaudido la “lección de lealtad” que ha dado la bancada de Igea al oponerse a voltear el mando en la Junta.

Francisco Igea, vicepresidente autonómico de Cs, ve el movimiento de Tudanca “lleno de mentiras y trampas” porque no existe mayoría alternativa sin necesidad de apoyos en otras formaciones. “Ustedes presentan la moción contra Ciudadanos”, ha insistido, y ha achacado la moción a la voluntad socialista de anular a su formación para ocupar su espacio electoral. El líder de Cs ha señalado también a la Ejecutiva central socialista como presunta muñidora del movimiento y ha acusado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de querer hacerle “el abrazo del oso a Ciudadanos”. Su formación, a su entender, representa “el cambio” y no es “una bisagra, sino una palanca”.

El aspirante socialista ha reiterado su satisfacción por haber presentado la moción. “Yo voy a poder dormir tranquilo y pasear tranquilo por las calles. Ustedes…”, ha deslizado. Tudanca ha replicado al presidente Mañueco acusándole de “no saber ni querer gobernar” y ha recordado que ya no tienen mayoría tras el adiós de María Montero, de Ciudadanos, el pasado viernes, con lo que se trastocan las mayorías en la cámara y la estructura de las comisiones.

El Ejecutivo cuenta ahora con 40 escaños y tendrá que depender de partidos de representación minoritaria para consolidar sus medidas. Montero ha confirmado esta mañana su abstención ante la moción, lo cual reduce las opciones de Tudanca, que depende más si cabe de la bancada de Igea. Montero pasó a ser procuradora no adscrita pero conservó el acta, pese a que su expartido se la trató de retirar.

El procurador de Por Ávila, Pedro Pascual, que anunció el domingo su abstención, ha afeado a los grandes partidos sus enfrentamientos por “sillones” y ha reclamado “unidad”. El representante de la Unión del Pueblo Leonés (UPL), Luis Mariano Santos, ha admitido una “necesidad de cambio” en el territorio pero ha cuestionado que Tudanca y el PSOE puedan satisfacer las exigencias leonesistas, que reclaman segregarse de Castilla.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page