Más

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos rechaza el recurso de casación de los condenados por atentar contra la Guardia Nacional en el «caso Alsasua».

Madrid, 19. (Noticias Europa) –

Iñaki Abad, uno de los jóvenes condenados por el Tribunal Supremo del país en el caso Alsasua, ha informado este miércoles de que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) aún no conoce su recurso de apelación contra las condenas. “Frente a toda la impotencia de la justicia, hay una sociedad que la entiende perfectamente, y a pesar de la derrota en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, la seguiremos condenando eternamente”, dijo en su cuenta personal de Twitter.

En noviembre de 2020, familiares de los condenados en el llamado caso “Alsasua” anunciaron en la plataforma Altsasu Gurasoak que recurrirían ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. En este contexto, varios jóvenes han sido imputados y condenados por agredir a dos miembros de la Guardia Nacional ya sus cómplices en la localidad de Alsasua (Navarra).

El Tribunal Supremo finalmente condenó a los ocho acusados ​​a un año y medio y nueve y medio de prisión respectivamente, tras recurrir la sentencia de la Audiencia Nacional. Tras agotar las opciones legales en España, decidieron apelar ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

En su recurso, decían: “Ningún órgano del sistema judicial español con competencia para ello ha mostrado voluntad de impedir esta institución, lo que constituye un grave error democrático y una vulneración de los derechos fundamentales más fundamentales”.

Decisión de la Corte Suprema

Se recuerda que en octubre de 2019, la Sala de Primera Instancia del Tribunal Supremo redujo significativamente las condenas de la Audiencia Nacional para ocho jóvenes de Alsasua (Navarra) implicados en el atentado matinal contra dos miembros de la Guardia Nacional y sus amigos. 15 de octubre de 2016. Se reduce la pena máxima a nueve años y medio de prisión y la mínima a un año y medio de prisión.

La sentencia de la Audiencia Nacional en el caso lo condenó a 13 a 2 años de prisión por agredir, menoscabar a un agente de la ley, perturbar el orden público y proferir amenazas, pero no por los cargos formulados ante la fiscalía de instrucción. y en el proceso de apelación apareció.

La conmutación propuesta en la resolución de 449 páginas se justificó por la inaplicabilidad de las circunstancias agravantes de discriminación o abuso de poder en los delitos de lesiones personales y la falta de prueba de sus condenas originales para dos de los pecadores, algunos de los cuales daños y perjuicios. se han eliminado.

Sin embargo, el veredicto siguió siendo culpable ya que la Corte Suprema encontró que había evidencia suficiente y válida de daños físicos, psicológicos y a la víctima para condenar agresión, agresión, desorden público y amenaza por parte de un oficial de la ley. La resolución no fue aprobada por unanimidad y dos magistrados firmaron un voto particular a favor de mantener las circunstancias que agravaron la discriminación.

Tabla de contenidos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page