Más

El Tribunal Supremo respalda el Tribunal Supremo de Castilla-La Mácula y se niega a someter a prueba a los trabajadores residenciales por Covid

La capital española hace 19 años. (Noticias europeas) –

La Salón de Vacaciones del Tribunal Supremo (TSJ) desechó este jueves el recurso de casación del gobierno militar del concejo de Castilla-La Mancha contra la resolución del Tribunal Supremo de la Comunidad Autónoma (TSJ) de 9 de agosto. Se han rechazado las medidas obligatorias para todos los trabajadores de hogares de ancianos en el área de las pruebas de diagnóstico regulares para la infección por COVID.

La Corte Suprema argumentó que la solicitud del comité carecía de información suficiente y clara a fin de que la Corte Suprema dictara un juicio entregado sobre la medida que afecta el derecho fundamental a la privacidad, que generalmente se considera imperativo. Incluya a todo el plantel en hogares de jubilados y otras instalaciones enumeradas en el orden de acción.

El tribunal dejó claro en su sentencia que «mediar todas las medidas primordiales para contestar a los efectos asoladores de la pandemia no va en oposición a los problemas institucionales», pero añadió, «pero los tribunales comprometidos han consolidado la jurisprudencia – – La ausencia de normatividad encontrada en la sala administrativa es un requisito previo para el proceso de interpretación. Lo más importante es que la llegada de la sentencia proporcionada excluye dudas sobre la viabilidad legal de las medidas propuestas y también influye en el resultado de nuestra toma de resolución ”.

Agregó que esto no fue un obstáculo para «promover estas medidas y sus recomendaciones generales para promover fuertes objetivos de prevención». La sentencia de la Corte Suprema solo mencionó dos medidas de la sentencia de la Comisión Popular Comunitaria del 5 de agosto, incluyendo las rechazadas por la Corte Suprema, y ​​resaltó que el resto medidas de la sentencia no requerían aprobación judicial porque no afectaban a la ley.

Ámbas medidas rechazadas fueron las pruebas periódicas del personal del asilo de ancianos y la gente que ingresan o reingresan al hogar, tal como el aislamiento de las personas que se han anunciado en clínicas sospechosas de Covid hasta que se completen las pruebas requeridas.

En su sentencia con el TSJ, la Cámara de Comercio acordó que el informe técnico en el que se fundamentó la resolución de la Cámara no recogía datos específicos y precisos sobre la residencia y sus efectos singulares sobre la vivienda y, por tanto, asumió la necesidad y la idoneidad de las medidas coercitivas. El fallo agregó que la Corte Suprema destacó que debido a la poca proporción de datos, el comité no pudo detectar ni discriminar a qué viviendas afectaba, ni identificar o discriminar a los trabajadores que iban a ser examinados.

((Se ampliará))

Tabla de contenidos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page