Más

En la victoria, generosidad | posición

Un hombre se quita la máscara en la Puerta del Sol en Madrid, España, 18 de junio de 2021.Eduardo Pala / Europa Press

En un campo tan diverso, desde el enorme paradigma económico internacional a la política catalana donde se sugieren proposiciones para cambiar de rumbo rompiendo la inercia, es el instante de ampliar este impulso para integrar todo lo aprendido por la pandemia. En España, las cuestiones que están íntimamente ligadas al gobierno son las más importantes: las desigualdades, la pobreza, el paro, la sanidad o las facturas de la luz.

En unas horas, el Consejo de Ministros aprobará el retiro de máscaras en espacios abiertos, una conducta que representa el inicio del fin de la pandemia con todas y cada una de las precauciones. Si esta colosal crisis sanitaria ha provocado esta colosal crisis sanitaria en España es por el hecho de que somos un país diverso, diverso y complejo que puede entenderse como el origen del inconveniente o como un crisol de oportunidades.

¿Ha aclarado el gobierno lo que llama el mecanismo (repetido) de “cogobernanza”? Desempeñar un mayor importancia a través de espacios de cooperación informal, foros de coordinación suprarregionales y asambleas de presidentes La realización de estos espacios significa que la victoria de unos es dependiente de la victoria de otros. Sin la tarea del gobierno español, las comunidades autónomas no van a poder enfrentar los desafíos de la pandemia; sin el trabajo paciente de estas comunidades y ayuntamientos, el gobierno español no puede hoy anunciar el objetivo de las máscaras ajenas.

Aprender las lecciones de la pandemia requiere años de estudio, reflexión y evacuación colectiva que en algún momento deben completarse. Sin embargo, existen algunas cosas que deben entenderse y tratarse en este momento, incluida la puesta en escena. Si eres consciente de la dependencia de ciertos poderes sobre otros poderes, si piensas que la victoria sobre la pandemia es colectiva, entonces hay que expresar sus fases.

Comprender esto va a conducir a comunicar el objetivo de las máscaras al aire libre, por poner un ejemplo, por medio de fotos del primer ministro encabezando al presidente y las reuniones de presidentes. Cuando se comparte el dolor, también se deben comunicar la alegría y la victoria.

La conveniencia de esta apuesta radica no solo en cuestiones estéticas – «cosas políticamente extraordinarias», sino más bien en puro pragmatismo. Debe ver con demostrar que todos proseguirán dependiendo de el resto. Si una comunidad autónoma se relaja demasiado, aumenta el número de contagios y el gobierno se mete en líos. Salvo que el Departamento de Salud continúe proponiendo tácticas de coordinación o relaje la administración de las tasas de inmunización toleradas, el panorama se volverá borroso nuevamente.

Si creemos que la eliminación de las máscaras para exteriores tiene éxito, permítanos sosegarlo y hacer mas fuerte la gobernanza que lo vuelve posible. Sea desprendido en la victoria. Ha de ser un privilegio colectivo traer buenas novedades tras una hora tan obscura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page