Más

España: Restauración económica dispar | negocio

Playa de la Barceloneta el mes pasado de mayo.Massimiliano Minokri

Esta crisis ha tenido efectos mixtos y las ondas de choque que atraviesan las plantas de fabricación asimismo están desequilibradas. Los datos en general son alentadores: la compañía anticipa una fuerte recuperación de las ventas y consolida los desenlaces recientes (crecimientos amontonados del 13,9% y del 6,5% en los campos industrial y de servicios en el mes de abril); la industria del turismo ha despertado del coma pandémico, B. Reservas de hotel Como exhibe la atracción de los viajes aéreos, la afiliación a la seguridad popular está medrando al nivel mucho más prominente de la historia.

Más información

Sin embargo, las tendencias mundiales enmascaran enormes diferencias en la aptitud de cada sector para compensar el aumento de la inflación que se está gestando con la restauración. Destacan los ámbitos que mucho más se han beneficiado de la subida de los precios de la energía y de las materias primas y de la expansión de las ocupaciones. Solo en el mes de mayo, los costos de la energía subieron un 2,6% y en lo que va de año han subido hasta el 18%. Los costes de los artículos intermedios han experimentado una evolución afín, pero no tan clara (2,1% y 9,8% respectivamente). La tarifa de facturación de bienes de consumo y equipos está aumentando, pero sigue en un nivel moderado. Para el campo servicios, apenas reflejan la inclinación general (como prueba, el IPC del campo servicios no ha aumentado).

Este modelo ha profundizado la brecha construída por la crisis de 2020. Por un lado, recomienda que las condiciones financieras de algunas de las industrias menos perjudicadas, como la energía, la agroindustria y la mayoría de las industrias manufactureras, van a mejorar sensiblemente. Gracias a la recuperación del mercado internacional y la conveniente situación competitiva de las compañías españolas en el exterior, el boom exportador está dando un impulso agregada a toda la industria. En el aumento de los efectos de la demanda de las represas, la industria de la construcción asimismo se ha embarcado en una senda de expansión. No obstante, esta situación es muy incierta para las compañías de servicios que no tienen aptitud de negociación, con lo que el aumento de los gastos de producción es imposible mover a sus tarifas de facturación. De esta forma, pese al buen avance de las ocupaciones globales, se aconseja comenzar un mecanismo de ayuda a las compañías endeudadas pero ejecutables: transferencia directa que solo existe en el Banco de Inglaterra con excepción de determinados ayuntamientos, préstamos participativos en etapa preparatoria y reprogramación de la deuda . Asimismo existe una necesidad urgente de cambios regulatorios para apresurar la liquidación de compañías no rentables.

Las familias son las mucho más perjudicadas por las presiones inflacionarias porque no tienen la posibilidad de influir de manera directa en el encontronazo del incremento de los precios al cliente en sus capital. El convenio colectivo se identifica por una fuerte inercia y en la actualidad evoluciona de forma mucho más moderada que en 2020 (año de deflación). Como resultado, este año nos encontramos asistiendo a una caída importante en el poder de compra de los hogares privados, lo que quiere decir que la recuperación del consumo privado no es tan activa como se suponía antes de la “reinflación”. Dado que las facturas de energía son desproporcionadas con respecto a su canasta de consumo, la brecha de ingresos aumenta, lo que es desventajoso para los hogares de bajos capital.

Para resumir, una parte de la economía, la mucho más fuerte, se acelera debido a la impactante dinámica de las exportaciones, la recuperación del turismo y el período ascendente de la industria de la construcción. Pero el otro se está desacelerando debido al aumento de costos y su impacto en los capital de los hogares mucho más desfavorecidos y las compañías con bajos márgenes. Las desigualdades sectoriales y sociales se amplían, lo que sugiere que los incentivos a la movilidad y la reconversión tienen que reforzarse en las principales herramientas para batallar la crisis (acompañamiento empresarial, ERTE, renta mínima imprescindible). El próximo plan europeo de recuperación económica se encara a nuevos retos.

Raymond Torres Es el gerente de Funcas. En Twitter: @RaymondTorres_

Tabla de contenidos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page