Una terraza de Vitoria en febrero.Endika Portillo / Europa Press

España escapa de los niveles de alerta críticos de transmisión del coronavirus. Este miércoles, la incidencia acumulada ha caído a 147,54 casos por 100.000 habitantes en las últimas dos semanas, entrando en el nivel medio del semáforo de riesgo establecido por el Ministerio de Sanidad. Es la primera vez desde el 30 de marzo que este indicador queda por debajo de 150. Por encima de este valor se considera riesgo alto. La cuarta ola del virus no ha llegado a alcanzar en España el riesgo extremo, 250 diagnósticos por 100.000 habitantes, pero hay territorios que siguen en este estadio, como Euskadi y Melilla.

La caída de la incidencia acumulada por debajo de 150 tiene un valor simbólico. Certifica que la cuarta ola ha tenido una impacto mucho menor que las anteriores y que la vacunación, combinada con el cada vez mayor número de personas que han pasado la enfermedad (3.619.848 según el último informe de Sanidad, aunque son muchas más según los análisis de seroprevalencia), está frenando poco a poco la expansión del virus. El 38,6% de la población ha recibido al menos una dosis de la vacuna, 15 millones y medio de personas.

La anterior ocasión en la que España pasó de riesgo alto al medio fue a principios de marzo. Entonces se consiguió reducir la incidencia en poco más de dos meses de 899,93 el 28 de diciembre a 149,23 el 5 de marzo. Aquella ola, derivada de la relajación de las restricciones en Navidad, tensionó las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) y se reflejó en un ascenso acusado de las muertes. La subida de los diagnósticos devolvió a España al riesgo alto el 31 de marzo, donde ha permanecido hasta este martes.

La playa de la Malvarrosa de Valencia el pasado domingo.
La playa de la Malvarrosa de Valencia el pasado domingo.Mónica Torres / EPS

La situación es muy diferente en función de la zona del país. En Ceuta (15,44), la Comunidad Valenciana (29,58) y Baleares (45,32) están en riesgo bajo, es decir, por debajo de 50 casos por 100.000 habitantes. Cerca de ese grupo con mejores datos epidémicos están Murcia (60,81), Asturias (69,30) o Extremadura (78,29). En el otro extremo se encuentra el País Vasco, que presenta las peores cifras del país (279,76), seguida de Melilla (261,84). Madrid no ha vuelto este martes a riesgo extremo por muy poco: marca 249,95 diagnósticos, lo que significa un ligero ascenso respecto al dato del lunes (239,34).

Cae la presión de las UCI

La caída de nuevos casos que arrastra consigo hacia abajo la incidencia acumulada no es la única buena noticia del informe de Sanidad. La presión en las UCI cada vez es menor: este martes, los pacientes por covid en estas unidades son el 18,03%, mientras que el lunes eran el 18,66%. Hace un mes eran el 22,4%. La autonomía con sus UCI más saturadas es Madrid, con el 37,48%, que contrasta con el 3,77% de la Comunidad Valenciana.

Este martes se incorporan 70 muertes por coronavirus al cómputo global. Es una cifra ligeramente superior a la del viernes (58), cuando se alcanzó el hito del menor número de fallecidos desde finales del verano pasado. El total de muertes registradas por covid ya asciende a 79.502, el equivalente a la población de municipios como Palencia, Orihuela o Avilés. La cifra real de fallecidos por covid en España es mayor, ya que miles de personas murieron en la primera ola sin que una prueba de laboratorio confirmase el diagnóstico de coronavirus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page