Más

Estimulando las esperanzas de inflación | negocio

Milagro angosto

En la década de 1960, la política fiscal estadounidense dominó la política monetaria. Las principales razones de esto son la expansión del gasto social y la guerra. Entonces, la Reserva Federal (Fed) no ha podido o no deseó supervisar las subidas de precios resultantes, que gradualmente dejaron que las esperanzas de inflación más altas se afianzaran en la sociedad. Estas expectativas fueron la fuente de la gran inflación de la década de 1970, sin importar un mínimo cuánto se recuerden los altos precios del petróleo en 1973. No hubo ninguna expectativa que se formó entonces. choque El aceite es menos dañino.

No fue hasta el cambio de milenio que el nuevo presidente de la Fed, Paul Volcker, rompió las expectativas con una subida de tipos sin precedentes. De esta manera, se han iniciado tres décadas de moderación, y al final esta expectativa va a estar por último anclada a un nivel bajísimo. Sin embargo, algunos argumentos macroeconómicos posteriores a la crisis financiera nos colocan en una posición peligrosa: la deflación. Para cambiar esta inclinación, la nueva política monetaria (macroprudencial) logró evitar una depresión, pero no sacó la inflación de la región de riesgo. Solo la catarsis posterior a la pandemia, los incentivos fiscales y los argumentos fiscales sin precedentes, junto con los cuellos de botella en la cadena de producción mundial, parecen ser capaces de impulsar la inflación actual por encima del «techo». Los que llevan menos de un año aquí.

Más información

Con viento y olas, la Fed puso la inflación fuera de riesgo y cambió su política el año pasado. Advertencias prospectivasA lo largo de las últimas décadas, la Fed tomó medidas para moderar sus esperanzas, puesto que leves signos de inflación tienen la posibilidad de sobrepasar por un tiempo su propósito a mediano plazo. Después de la asamblea del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) el 27 de agosto de 2020, las autoridades monetarias dejaron en claro que el propósito de inflación continuaría en el 2% pero trataría de sostenerlo en ??? En otras palabras, si la tasa de inflación fué inferior al 2% anteriormente, es probable que sea mucho más alta de lo que será más adelante. Esencialmente, la Fed nos dice que por motivos transitorios, para capitalizar la dinámica de la inflación, dejará sobrepasar el 2% si es requisito. El objetivo es realizar situación las esperanzas.

Más allá de que este cambio es apropiado, este nuevo concepto ha provocado cierta inquietud. Exactamente la misma en la década de 1960, el inconveniente de realizar las expectativas era que era bien difícil aterrizar tras el despegue. Si los nudos macroeconómicos que parecen pausados y mantienen la inflación al mínimo se recobran bruscamente, como incrementos salariales, la Fed deberá despejar de forma rápida los cirios y realizar subidas de tipos ortodoxas.

¿Qué decir de Europa? La primera cosa que debe tenerse en cuenta es que los factores que tienen la posibilidad de impulsar temporalmente la inflación en USA asimismo existen en Europa. Sin embargo, en una comunicación del 10 de junio, la presidenta Christine Lagarde del Banco Central Europeo confirmó que la política monetaria de hoy va a ser bastante siempre y cuando la visión sea permanente sin inflación y se acerque a un nivel próximo al 2%. ????? Además de esto, agregó: “La convergencia descrita por ??? siempre se ha reflejado en la evaluación del potencial de inflación. Es cierto que la información, si bien clara, no es tan sólida como la de la Fed en un inicio, a menos que se indique precisamente que la decisión de accionar está justificada.

Naturalmente, tenemos la aptitud de llevar la inflación a un nivel cómodo a fin de que la política monetaria pueda entrar en vigor en el futuro y cuando sea necesario. Pero no ignore el hecho de que debe tener mucho cuidado. Tanto la Fed como el Banco Central Europeo saben lo que tienen a mano, pero es imperativo controlar por completo los efectos de segunda ronda (incrementos salariales o transacciones de pagos y costes unidos a la inflación como el estado o las pensiones) para evitar, de la misma en En la década de 1960, las expectativas se salieron de control.

Manuel Alejandro Noble Es Catedrático de la Facultad Pablo de Olavide y Economista Primordial de ESADEEcPol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page