Sánchez dejó su auto corriendo a toda agilidad tras 4 yardas, sacando el objetivo de las fuerzas del orden público de su manga, en tanto que el desastre dio una explicación y alentó una lectura pensada del poder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page