Varios agentes de policía bloquean una calle cerca de la comisaría de Rambouillet, donde se produjo el asesinato.BERTRAND GUAY / AFP

Un hombre ha asesinado este viernes con un cuchillo a una funcionaria de la policía en las afueras de París, en un ataque que las autoridades francesas investigan como terrorista. El agresor, un hombre al parecer de origen tunecino, ha fallecido tras ser abatido por agentes en la comisaría de Rambouillet donde se produjeron los hechos, en el mismo departamento de la región parisina, Yvelines, donde hace seis meses fue salvajemente decapitado el profesor Samuel Paty por un joven islamista. El presidente francés, Emmanuel Macron, que se encontraba regresando de su viaje a Chad, ha asegurado en un mensaje en las redes sociales que el país no cederá en “el combate contra el terrorismo islamista”, algo que también ha afirmado sobre el terreno su primer ministro, Jean Castex.

“Nuestra determinación para luchar contra el terrorismo en todas sus formas está más intacto que nunca”, ha declarado Castex, quien nada más saber del ataque se desplazó hasta Rambouillet, al igual que el ministro del Interior, Gérald Darmanin, y otras autoridades locales.

La Fiscalía nacional antiterrorista ha abierto una investigación inmediata “por asesinato de persona depositaria de autoridad pública en relación con una acción terrorista” y por “asociación terrorista”. Las pesquisas han sido confiadas de manera conjunta a la Dirección Central de la Policía Judicial y a la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI), el servicio de inteligencia interior, dijeron fuentes de la Fiscalía a este periódico.

El fiscal nacional antiterrorista, Jean-François Ricard, que también se ha desplazado hasta Rambouillet, ha explicado ante la prensa que la decisión de asumir la investigación se debe a varios elementos que elevan la sospecha de un trasfondo terrorista en el ataque. Según ha indicado, el “desarrollo” del ataque revela que el agresor tuvo que realizar una vigilancia previa del lugar del ataque. Otro indicio es el “perfil” de la víctima, una funcionaria de la policía, un cuerpo que en los últimos años ha sido objetivo reiterado de ataques terroristas. Finalmente, ha dicho Ricard, están también las “palabras del autor durante los hechos”. Aunque no ha dado más detalles, la Agencia France Presse asegura, citando a una fuente de la investigación, que testigos oyeron gritar al agresor Allahu Akbar (Alá es grande) cuando se abalanzó sobre su víctima.

Más información

Los hechos se han producido a las 14.20 en la comisaría de Rambouillet, a unos 60 kilómetros de París. La fallecida es una funcionaria de policía de 49 años que recibió al menos una cuchillada en el cuello cuando regresaba a la comisaría tras su pausa para comer. A pesar de la intervención de los bomberos, la mujer falleció en el mismo lugar del ataque. El agresor, que según la Agencia France Presse es de origen tunecino, resultó herido grave de bala durante su detención y ha fallecido posteriormente.

Según la cadena BFMTV, los documentos que han sido hallados entre las pertenencias del agresor indican —siempre que se trate de papeles auténticos— que nació en 1984 y llegó a Francia en 2009. El atacante no figuraba en ninguno de los ficheros de radicalización de las fuerzas del orden, de acuerdo con las fuentes consultadas por la emisora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page