Pedro Acosta, del equipo Red Bull KTM Ajo.AFP7 vía Europa Press / Europa Press

Pedro Acosta tiene 16 años. Está en su segundo gran premio, en Doha. Y cuando el semáforo se apaga él sigue con la moto parada, esperando su turno. No forma en la parrilla de salida, pese a que se clasificó en el 12º puesto. Como es un debutante y está aprendiendo se quedó algo rezagado este sábado en la pista catarí esperando a que pasara algún piloto del que poder aprovechar una rueda. Una guía, un rebufo, que siempre vienen bien. La práctica, habitual en la categoría pequeña del Mundial, está penalizada. Y muy castigada últimamente. Por eso Acosta, sancionado, espera su turno en el carril de boxes (junto a otros seis pilotos también castigados), a la izquierda de los garajes de los equipos, donde otro semáforo se apagará cuando toda la parrilla haya superado la primera curva. Cuando Acosta ve apagarse su semáforo recuerda las palabras que le dijo a su asistente, Paco. “Podemos hacerlo”. Y lo hizo. Ganó. “Esto está saliendo demasiado bien”, concedía el chico al bajarse de la moto y atender los micrófonos de DAZN.

Hace solo una semana puso a su pueblo, Mazarrón (Murcia), en el mapa de todos los aficionados al motociclismo alrededor del mundo. Era su primera carrera en la categoría pequeña del Mundial, Moto3, y acabó en el podio con el segundo puesto. Un resultado al alcance de pocos. Que superó con una carrera y un triunfo espectacular este fin de semana. Aquellos que todavía no supieran quién es lo sabrán a partir de este domingo de carreras, de nuevo en el circuito de Losail (Qatar), donde se disputaba la segunda prueba del campeonato. Acosta, que cuando salió a la pista ya cedía 13 segundos con la cabeza del pelotón, remontó y acabó en lo más alto del podio. Algo que no había conseguido nunca nadie antes en Moto3. La victoria, sumada al segundo puesto de siete días atrás, le convierte en el nuevo líder del Mundial.

“Al final cuando estás trabajando con los mejores puedes conseguir algo así. Se hace fácil el trabajo. Esto es el mundial. Y esto pasa por trabajar con genios. Creo que ha salido todo demasiado bien. Ayer [por el sábado] lo veía todo un poco oscuro, pero esta mañana me he levantado y le he dicho a mi asistente, ‘Paco, podemos hacerlo’. En la vuelta 10 seguro que podemos contactar con el grupo. Y ha sido así. Gracias a mi familia y a mi equipo, sin la ayuda de todos no podría haber llegado aquí”.

Cuando Acosta, 23º en la primera vuelta, pasó a siete segundos del primero tras solo seis giros supo que la promesa hecha a Paco podría hacerse realidad. Tras 15 giros ya estaba solo a medio segundo del líder, Kaito Toba. Su obsesión no había sido otra desde que arrancó que alcanzar al grupo en cabeza, que no había impuesto un ritmo muy alto. Cuando llegó, pensó en el podio. Pero se tomó dos vueltas para relajarse. “Porque si no, era puerta grande u hospital”, confesaba. Luego, cuando tuvo el podio a tiro y vio a Jaume Masià, ganador en la primera cita, peleando por el triunfo, se dijo: “Esta semana le tengo que ganar”.

“Pedro Acosta es bueno, muy bueno. ¡Felicidades por la primera victoria de muchas en el mundial! Bravo”, escribió Marc Márquez en Twitter. “Ojalá algún día sea como él”, respondió el novato.

Puedes seguir a DEPORTES en Facebook y Gorjeo, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page