Más

Investidura en Cataluña: Pere Aragonès es elegido nuevo presidente de la Generalitat solo con apoyos independentistas | Cataluña

El republicano Pere Aragonès se ha convertido este viernes en presidente de la Generalitat de Cataluña gracias al apoyo en bloque de los 74 diputados independentistas y con 61 votos en contra de PSC, los comunes, Ciudadanos, PP y Vox. La proclamación se realizó en medio de una ovación de la bancada independentista y la indiferencia de la oposición, que le ha afeado sus desavenencias con Junts per Catalunya. Aragonès, el primer president de ERC después de Tarradellas hace más de 40 años, ha insistido hasta el final en lo que denomina “vía amplia” para sumar apoyos y lograr la abstención de En Comú Podem. No lo logró. Oriol Junqueras, presidente de ERC, aprovechó un permiso penitenciario y acudió al Parlament para asistir a una jornada histórica y de alta carga emotiva para su partido. Durante las dos jornadas del debate de investidura, Aragonès se ha propuesto “culminar” la independencia, aunque no ha fijado plazos ni fórmulas para lograrlo, más allá de insistir en la vía de un referéndum pactado como en Escocia.

Más información

Con el nombramiento, Aragonès se ha convertido en el primer presidente de ERC elegido por el Parlament en más de 80 años. La designación ha sido acogida con largos aplausos y abrazos de los diputados de ERC con Junqueras y fotos de familia en las escalinatas del Parlament. Nadie de Junts apareció en ese momento. Tras dos debates fallidos —el 26 y el 30 de marzo pasados—, Aragonès es el primer presidenciable, como recordó este jueves el socialista Salvador Illa, que ha necesitado tres sesiones para ser investido. Esquerra alega en su descargo que ha sido el segundo presidente más votado junto a Pasqual Maragall en 2003 y Jordi Pujol en 1980.

Las negociaciones al límite ―el plazo expiraba el día 26― contrastaron al final con una jornada de guante blanco, de bajo volumen. Con el nombramiento, la Generalitat pone fin a ocho meses de gobierno en funciones que arrancaron con la inhabilitación de Quim Torra. Aragonès tomará posesión este lunes y el Govern se conocerá el miércoles. “Me comprometo a ser el presidente de todo el mundo. Los conflictos en una democracia se resuelven políticamente. Y es votando”, dijo en una alocución final en la que ha tenido unas palabras de reconocimiento hacia Junqueras, que ha seguido la sesión en los despachos del grupo parlamentario, y Pere Horta, el primer edil republicano de Pineda, su municipio, ya fallecido.

Los grandes consensos se tienen que construir en el Parlament y con toda la sociedad. El referéndum será inevitable”, ha dicho Oriol Junqueras, que ha asistido a la sesión histórica para Esquerra

Junqueras llegó al Parlament a mitad del debate y en las entrevistas que ha ido concediendo en los platós dispuestos en los pasillos se ha mostrado favorable a tejer consensos. “Se tienen que construir en el Parlament y con toda la sociedad. El referéndum será inevitable”, ha afirmado, destacando la importancia de que Cataluña tenga un presidente de ERC: “Después de 80 años, ERC tiene la oportunidad de volver a servir al país. Aquello que quitaron con la fuerza de las armas lo hemos recuperado con la fuerza de las urnas”, dijo en referencia a la aniquilación de la Generalitat republicana presidida por Lluis Companys por parte del franquismo.

La sesión de investidura, que comenzó el jueves con las intervenciones del PSC y Junts, empezó hoy con Vox y la CUP, que ha reivindicado desde el atril el acuerdo que firmó en marzo con los republicanos. De hecho, es el único grupo, además de ERC, que en los tres debates dio sus votos a Aragonès. El republicano ha firmado pactos a su derecha y a su izquierda, que considera complementarios, y ahora deberá hacer equilibrios para contentar a todos. Junqueras y los diputados de ERC recalcaron que lo que ahora nace será un gobierno de izquierdas y la duda es si esa referencia incomodó o no a Junts.

Pere Aragonés, tras superar la investidura.Albert Garcia

Dolors Sabater, presidenta del grupo parlamentario de la CUP, ha recordado que tienen la obligación de “confrontar” y “desobedecer” al Estado y ha advertido de que sus votos “no son un cheque en blanco”. De entrada, Sabater ha reclamado al nuevo Ejecutivo que ponga fin de forma inmediata a la actuación de los antidisturbios de los Mossos en los casos de desahucios. “Si no para la represión en el movimiento antidesahucios, la CUP lo tendrá muy difícil para sostener esta mayoría”, ha afirmado. La formación ha reiterado que no cree en absoluto en la mesa de diálogo con el Gobierno de Pedro Sánchez y ha recalcado que el acuerdo de ERC y Junts no recoge buena parte de los acuerdos suscritos con ellos, especialmente en materia social. “Que no estén no es excusa para no cumplirlo”, ha afirmado Carles Riera, portavoz de la CUP.

La sesión ha reflejado las secuelas de la ruptura de la confianza entre Aragonès y En Comú Podem tras las negociaciones de hace dos semanas. Los comunes coquetearon con poder entrar en el Govern, aunque para ello necesitaban cuatro votos de Junts, un grupo con el que se consideran incompatibles. “Creo que les puedo pedir que se abstengan como base para poder llegar a acuerdos”, ha insistido Aragonès. Jéssica Albiach, líder de los comunes, ha rechazado la invitación y ha sostenido que el Govern es fruto de “un pacto de resignación”. “Es un cambio de cromos. Han puesto el 60% del presupuesto de la Generalitat en manos de Junts”. Vilalta les ha recriminado que “van a votar en contra de un presidente de izquierdas que va a hacer políticas de izquierdas”. El republicano ha recordado a los comunes que ellos votaron se abstuvieron en la investidura de Pedro Sànchez pese que la decisión era complicada con los líderes independentistas en prisión.

Es un pacto de resignación. Un cambio de cromos. Han puesto el 60% del presupuesto de la Generalitat en manos de Junts”, dice Jéssica Albiach, de los comunes

Aragonès habló en su discurso de investidura de Escocia, y Ciudadanos y el PP le han recriminado que tenga como objetivo lograr la independencia. Carlos Carrizosa, presidente de Cs, les ha instado a cumplir las leyes y le ha dado 100 días de gracia, aunque no en el terreno estricto del proceso. “No olvido lo que hizo Junqueras”, añadió Carrizosa, que ha instado además al constitucionalismo a movilizarse y no hacerlo solo cuando hay elecciones. Y, en ese momento, como letrado, ha hecho campaña en favor de Maria Eugènia Gay como decana del Colegio de Abogados de Barcelona. Alejandro Fernández, del PP, ha acusado a los independentistas de tener una conducta “antidemocrática” y les ha instado a emular a Escocia: “A ellos les dijeron que no y no montaron el lío que ustedes hicieron en 2017″.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page