Juana Ruiz, española detenida en Israel, en una imagen retrospectiva.Imagen cedida por la familia

El tribunal militar israelí de Ofer, en Cisjordania, ha prorrogado este lunes una semana más la detención sin cargos de Juana Ruiz Sánchez, de 62 años, trabajadora humanitaria en una ONG palestina, detenida por el Ejército el pasado día 13 cerca de Belén. Fuentes diplomáticas y portavoces de la familia informaron de que la cooperante española seguirá ingresada en prisión hasta el domingo para seguir siendo interrogada por el Shin Bet, el servicio de inteligencia interior de Israel. Los responsables de una campaña en España en favor de su liberación aseguran que ha sido trasladada varias veces de centro penitenciario y es sometida a interrogatorios de hasta seis horas, por lo que temen por su salud.

Juana Ruiz ha comparecido por vía telemática desde la prisión y ha recibido la asistencia del Consulado General de España en Jerusalén en su cuarta declaración ante la justicia militar, que tiene jurisdicción sobre el territorio ocupado palestino, sin que todavía haya sido presentada contra ella una acusación formal.

Vive con su marido, el palestino cristiano Elías Rismawi, en la localidad de Beit Sahur, en la provincia de Belén, desde 1984. Trabaja desde hace tres décadas como coordinadora de proyectos de cooperación con España para la ONG local Comités de Trabajo para la Salud, que ofrece servicios sanitarios a la población palestina a través de una red de clínicas y hospitales. Como residente en Cisjordania se le ha aplicado la legislación militar en vigor bajo la ocupación desde 1967, que permite prolongar hasta 75 días el arresto de sospechosos para su interrogatorio.

En contra de las convenciones internacionales, las autoridades españolas no fueron informadas oficialmente por las israelíes de su detención. Fuentes diplomáticas conocedoras de su caso aseguran que Juana Ruiz no ha podido recibir aun efectos personales que sus familiares quieren entregarle tras dos semanas de arresto. Un médico la reconoció en prisión después de que alegara que necesitaba medicamentos para tratar una enfermedad. Su abogado, Ibrahim al Araj, declaró la semana pasada a la agencia Efe que ella estaba muy preocupada, ya que no entendía por qué sigue retenida después de varias sesiones judiciales para prorrogar su arresto. “Juana no está bien; está sufriendo mucho y cada día [que comparece] en el tribunal llora sin parar”, ha asegurado el letrado.

El Ministerio de Asuntos Exteriores israelí declinó comentar sobre su situación, aunque un portavoz transmitió que la ciudadana española ha sido detenida “para ser investigada como sospechosa de cometer delitos contra la seguridad por actividad terrorista y financiación del grupo terrorista Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP)”.

La oficina del Portavoz del Ejército dijo en un comunicado que Juana Rasmawi (por su apellido de casada) fue detenida por “ofrecer servicios a una organización ilegal (no identificada) afiliada al FPLP, contactar con un agente extranjero (sin precisar de qué país) y por delitos relacionados con el blanqueo de dinero”. El Ejército asegura también que la cooperante no halla en situación de detección administrativa o indefinida, sino bajo arresto para ser interrogada. “El tribunal militar (de Ofer) considera que existen indicios significativos de la sospechosa formaba parte de una trama de lavado de dinero para financiar al FPLP”, agrega el comunicado informativo castrense, que destaca que “un represente consular estuvo presente en las comparecencias de la sospechosa”. Las fuentes diplomáticas y portavoces familiares consultadas en Jerusalén no tienen constancia de que se le comunicara esta acusación en su comparecencia, en la que se le indicó que era investigada por un delito grave.

Fuentes diplomáticas españolas precisan que ni el Ministerio de Exteriores ni el Ejército israelí notificaron al Consulado General de España en Jerusalén, del que dependen los españoles residentes en Cisjordania, la detención de Juana Ruiz, el día 13, ni su primera comparecencia ante el tribunal militar de Ofer, al día siguiente, a fin de poder ofrecer a la cooperante asistencia consular, que sí se ha podido prestar en las tres sesiones posteriores ante la justicia marcial.

“Situación preocupante y dolorosa para la familia”

Un comunicado de la campaña en España en pro de la liberación de Juana Ruiz, secundada por miles de firmantes y por 150 organizaciones españolas considera que “su situación es cada vez más preocupante y dolorosa para la familia” y por ello “las diplomacias española y europea deberían tomar su caso como una auténtica prioridad”.

Advierten de que está siendo sometida a un trato que puede afectar a su salud física y psicológica. Actualmente se encuentra en una cárcel israelí cercana a la franja de Gaza a la que ha sido trasladada desde la prisión de Hasharon (norte de Tel Aviv). “No es el primer traslado que sufre, con largos desplazamientos en vehículos de la policía”, agrega la nota informativa. “Se trata de un centro penitenciario masculino, con un módulo femenino en el que está ingresada junto con otras dos detenidas”.

Su arresto de Juana Ruiz produjo un mes después de que el Ejército irrumpiera en la sede central de Comités de Trabajo para la Salud, en Ramala, para decomisar archivos y equipos informáticos. En la redada fue detenido el jefe del departamento de contabilidad de la ONG, Taysir Abu Sharbak.

Medios israelíes han señalado que en la lista a las elecciones legislativas palestinas del partido izquierdista FPLP —clasificado como grupo terrorista por Israel, EE UU y la UE tras la Segunda Intifada (2000-2005)—, figura como candidato Walid Hanatsha, detenido tras ser acusado de vinculación a un atentado en el que murió una adolescente israelí en Cisjordania en 2019. Hanatsha había ocupado con anterioridad el puesto de director administrativo y financiero de los Comités de Trabajo para la Salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page