España

Juegos Olímpicos en Tokio en 2021: ¡son los Juegos Olímpicos! | Olimpia 2021

No creo que el tiempo invertido sea mejor. El recuerdo es muy sanguinolento y con frecuencia nos presenta un ayer falso. Eduardo Manostilas Alguno puede recortar nuestros pésimos recuerdos pues después de diez años este viaje infernal se convertirá en una enternecedora aventura. O el reencuentro familiar que prácticamente terminó con aplausos, pasó un tiempo maravilloso y por último se transformó en un bello día de paz y amor. Incluso yo, si me preguntas sobre los Juegos Olímpicos de Moscú de 1980, te afirmaré que lo pasamos muy bien, pero la verdad es que somos tan aburridos como las ostras entre los dos juegos pues no existe nada que realizar.

Mucho más información

A priori todo parece indicar que esta voz nostálgica está justificada en un caso así. La maldita pandemia quiere decir que solo una vacuna ha aparecido a tiempo en los últimos meses. El resto semeja estar atrapado en un calzador, impulsado por diversos problemas, especialmente financieros, esto se refleja en el estado de ánimo de todos, solo lee algún tipo de titular Juego tranquilo, Juego sin alma Oh Parar el juego Para que consigas entrar bayonetaPor no charlar del uno contra uno, es prácticamente como cantar un gol en un campo deportivo, control irrestricto de los atletas y los medios de comunicación, o no se le deja a Onaca Bonaire amamantar a su hijo, los elementos que nos dan tienen la posibilidad de traer esperanza. .

Primero, si traducimos libremente las palabras del presidente del Comité Olímpico Internacional, tenemos la posibilidad de cantar una canción con los dientes apretados y por último están los Juegos Olímpicos. Pues denominar la epidemia y los nipones no se debe al trabajo, sino en más de una ocasión ha estado a punto de reducir al final la ceguera.

en segundo. De los 33 deportes que se incluirán en esta versión XXXII, quedan muy pocos al comienzo de la competición. 33 deportes! Fue en balde. Hay novedosas especialidades, sobre todo para prosistas, como el béisbol, la escalada (no me lo pierdo), el kárate, el skate y el surf. Vamos, si no hallas nada para animarte las próximas diecisiete mañanas es porque no deseas.

la tercera. En verdad, se están volviendo extraños, extraños. De hecho, nos encontramos enmarañados en incontables olas, nos cuesta caminar y la próxima ola es prácticamente inexistente. Pero lo que no se pierde es lo más importante. La emoción de atletas, equipos, disputas de prominente nivel, enormes marcas, instantes históricos, victorias y dramas conviven y naturalmente lágrimas en el podio. Nadie le quitará la medalla del cuello. En 17 días, la multitud verá estos rostros en estadios, pabellones, piscinas, playas, ríos o calles. Habitualmente, estas niñas y niños han sufrido mucho para llegar hasta aquí, eludiendo diversos óbices y preparándose para hallarse con la indecisión, cambiar sus planes y aguantar la persistente sombra del traicionero virus. Pero en el final, sus grandes sacrificios brindaron sus frutos. Vienes a hacer situación tus sueños, seamos una parte de ello.

Todo deportista sabe que es imposible perder ni un minuto pensando que las cosas tienen la posibilidad de no estar bien. La verdad no en todos los casos es fácil de digerir y las situaciones no en todos los casos son soñadas, pero en el momento en que los atletas descubren algo, juegan con lo que está ahí. Público o pandémico, cualquier cosa que esté pasando es lo suficientemente enternecedora como para que la gente no deba meditar bastante en lo que podría suceder.

Como dice el genio financiero, el trío más grande del reino: Amigos, ¡son los Juegos Olímpicos!

Sucrebet agua A nuestro folleto especial sobre los Juegos Olímpicos de Tokio

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page