Más

Juicio de los encausados en Porriño a pedido de la Boda Nacional Gitana | Habiendo rodado Galicia

El 19 de mayo de 2019 a las 2 a.m. En el polideportivo multifuncional O Porriño, que fue ofrecido por el municipio, se realizó una fiesta donde se invitó a una joven gitana a dar un grupo muy conocido como Zamoranos. De repente, Juan Paulo Gimé Nez, hermano del Sinaí Gimé Nez, quien afirmaba ser el “rey de los gitanos moroni”, penetró en la casa con un arma de fuego.

Con una pistola de 9 mm, Juan Paul se paró en la mitad de la habitación y disparó varios tiros al azar al techo. Dos de las balas alcanzaron a dos jóvenes, entre los cuales era entonces una pequeña menor de edad, provocando graves lesiones faciales que requirieron una intervención quirúrgica urgente en el Hospital Povisa de Vigo. El hombro izquierdo del niño asimismo resultó lesionado y requirió cirugía, atención médica a largo plazo y rehabilitación.

Juan Paulo iba acompañado de Rafael GF, asimismo imputado, y quien huyó con él en un automóvil, y los 2 huyeron hasta que el segundo fue detenido por la Guarda Nacional unas horas después. Los dos tienen antecedentes penales, lo que puede dificultar la reincidencia. El hijo mayor de Morones escapó a lo largo de 17 meses antes de ser encontrado por la policía judicial.

La fiscalía solicitó una pena de prisión de nueve años para los dos imputados, tres años y medio por lesiones y dos años por posesión de armas. Asimismo deberán pagar cerca de 70.000 euros por las lesiones y los daños consiguientes provocados por el proyectil que alcanzó a las dos víctimas. Aún no se ha determinado el nivel de indemnización para Sergas (Autoridad Sanitaria de Galicia) y el Centro de Salud de Povisa, que atiende a los heridos.

Estos graves accidentes, que pueden desembocar en matanzas, forman parte de otro capítulo en la larga divergencia entre las dos comunidades gitanas debido a los intentos de Moroni de ejercer un control absoluto sobre los comerciantes ambulantes en el mercado. Esto generó múltiples combates y al final el juzgado de Cangas se abrió a demandas, amenazas y expolies de la familia Zamorano, en las que comparecieron ante el juzgado mucho más de diez presentes fiscales protegidos contra Sinaé Gimé y su familia.

El juicio de Juan Paulo Gimé y sus cómplices empezó este viernes en el Juzgado N ° 3 de Pontevedra en presencia de la policía, que aplica estrictas cuestiones de inseguridad y evita que la ciudadanía evite posibles incidentes entre las dos tribus. La carta del fiscal dejaba claro que el encausado que pretendía hacerlo «se encontraba demoliendo la integridad física de la persona que solicitaba ayuda». Para ello, llevaban consigo una pistola, que no se pudo localizar a lo largo de esta investigación, pero que fue identificada en el informe balístico con base en la granada y los identificó como marcas del mismo modo conocidas como Browning, Walter o Beretta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page