Detalle de la portada del libro ‘En la oscuridad’, de Claudia Gray.

“Por más de mil generaciones, los caballeros Jedi fueron los guardianes de la paz y la justicia en la Vieja República. Antes de estos tenebrosos tiempos. Antes del Imperio”. En esas 29 palabras se condensaba la promesa de un tiempo mítico, la edad de oro de Hesíodo, donde los Jedis no eran una estirpe casi extinta, sino los flamantes guardianes del orden y la justicia. Esta promesa ha sido vista como “una silueta, un contraluz”, según la autora Claudia Gray, durante las más de cuatro décadas de mito que La guerra de las galaxias ha legado. Y ahora, de su mano, y de decenas de escritores y artistas, la promesa se vuelve realidad. La Alta República es la nueva era en el universo Guerra de las Galaxias, disparando, desde ya, novelas y tebeos como primera fase de avanzadilla de lo que (se supone) acabarán siendo también películas para las salas y series para la plataforma Disney+.

Todo parte, como subraya Gray, de esa cita de Obi-Wan. “Es esa chispa de curiosidad la que intentamos capturar durante el proceso, lo que sugiere ahí Obi-Wan. Millones de fans en el mundo, yo entre ellos, se han preguntado sobre cómo podemos cumplir esa promesa”, asegura la autora en una entrevista con EL PAÍS junto a Michael Siglain, el director creativo de la franquicia en Lucasfilm, o lo que es lo mismo, el archivero al cargo de “volúmenes y volúmenes de cientos de páginas de arte e historia que se actualizan diariamente”. Las biblias que definen, en fin, el credo de los Jedi y Sith.

Claudia Gray (sentada en el medio con camiseta negra) y Michael Siglain (de pie a la derecha), reunidos con varios creativos en un salón del Skywalker Ranch.
Claudia Gray (sentada en el medio con camiseta negra) y Michael Siglain (de pie a la derecha), reunidos con varios creativos en un salón del Skywalker Ranch.

Para concebir la nueva república, Disney realizó un esfuerzo con un llamativo punto de partida. Durante dos viajes de tres días al mítico Rancho Skywalker —durante décadas, un macrocomplejo donde George Lucas gestionaba las empresas más punteras de su imperio, una propiedad a 40 minutos de San Francisco de casi 2.000 hectáreas y que ahora solo acoge permanentemente la división de sonido, Skywalker Sound— casi una veintena de creativos se juntaron para definir los pilares de este mundo.

Palimpsestos y meditación

Más información

Gray recuerda esa fase del proceso con una sonrisa, porque el rancho, según dice, es “un lugar diseñado, en toda la amplitud del término, para disparar la imaginación”. Los palimpsestos son de las cosas que más la marcaron. “Tienen esta biblioteca, alucinante, llena de libros para que te estimules. Tratados de mitología comparada, fotografía submarina… De todo. Y en ellos, de tanto en tanto, encontrabas notas escritas a mano y te dabas cuenta de que allí, en esa misma página, había estado tal artista de tal película inspirándose en lo mismo que tú. Sus huellas eran visibles”. Los largos paseos en la naturaleza, según Gray, fueron fundamentales para asentar las ideas del equipo de narradores. “Hay que caminar de sitio a sitio, en este paisaje precioso, natural, y eso te da tiempo para meditar sobre lo que estábamos haciendo”.

Los personales de la novela 'La Alta República', de Claudia Gray, Leox Gyasi y Reath Silas.
Los personales de la novela ‘La Alta República’, de Claudia Gray, Leox Gyasi y Reath Silas.

Y lo que estaban haciendo era plantar su propia bandera en Guerra de las Galaxias. Una con unos objetivos distintos y hasta cierto punto algo irreverentes con ciertos puntos centrales de la mitología Jedi. Especialmente en las precuelas dirigidas por Lucas, los Jedi manifestaban (Yoda incluido) una burocracia rígida y un estado marcial ocasionado por las gigantescas guerras en las que se embarcaban por la República, que dejaba poco espacio para libertades de credo. “Es triste ver a Yoda convertido en un burócrata, ¿verdad? En las precuelas, hay una rigidez en la orden que en la Alta República no existe. Cada Jedi puede expresar su relación espiritual con la Fuerza. Incluso tenemos un tipo de Jedi, los caminantes de la senda (wayseeker en el original), que emprenden ese camino espiritual a su manera, como nómadas.”

En el caso individual de Grey, su Jedi de la novela En la oscuridad no podría ser más atípico. La autora compara a su personaje, Reath Silas, con Hermione Granger, la inteligente compañera de Harry Potter. “Es alguien que se siente más cómodo con un libro entre manos. Alguien que si le dices, ‘te tienes que ir a un planeta lleno de peligros’ contesta: ‘¿Quién, yo?”. Grey argumenta que en la nueva etapa que han creado de Guerra de las Galaxias, al descargarla de las guerras monumentales (“de miles de millones de contendientes”), se abre el abanico para crear personajes así que cumplen papeles en la orden Jedi muy atípicos. “Y tenemos un montón de combates, también, porque es divertido escribirlos en narrativa. Pero podemos permitirnos un personaje que puede definirse sin necesidad de sacar el sable de luz a la primera.” Curiosamente, estos personajes literarios no se quedaban en lo evocado. Los artistas de Lucasfilm y de Disney, los mismos que diseñaron al icónico Darth Maul o a la Reina Amidala, plasmaban en ilustraciones lo que los escritores iban proponiendo en sus palabras.

La diversidad del reparto es uno de los puntos en los que más énfasis hace esta nueva era de Guerra de las Galaxias. Keeve Trenis, la protagonista principal de la línea de tebeos de Marvel centrados en la Alta República, es negra y mujer, con un peinado muy contemporáneo (mitad del cráneo afeitado, mitad melena). Y en la penúltima página del primer número del tebeo se ve cómo Jedis muy diversos y jóvenes juran su adscripción a la orden entre sonrisas y lágrimas y sables de luz en ristre. Pero lo que permanece, según el director creativo de LucasArts Michael Siglain, es “el escapismo”: “Especialmente en estos tiempos, si conseguimos que la gente se evada, habremos hecho bien nuestro trabajo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page