Pulsa reproducir para oír este artículo.

Berlín: ciertas mayores leyendas políticas de Alemania se forjaron a lo largo de las inundaciones.

Helmut Schmidt, quien murió en 2015 a la edad de 96 años, fue un hogar para socorrer la localidad de la destrucción mucho antes de asumir el cargo de primer ministro mediante su papel como político local de Hamburgo a lo largo de la catastrófica marejada ciclónica de 1962. Mató a más de 300 personas.

Gerhard Schröder estaba en inconvenientes en el momento en que se postuló para Canciller Federal en 2002. En el final del verano cambió la situación, más que nada gracias a las crecidas de agua en partes de Alemania Oriental. Schröder llevó a su equipo de fotógrafos vestidos con impermeables y botas de agua a explorar la zona: una foto interesante y reflexiva.

Entonces está Amin Rashet.

En la área, las inundaciones en curso en Alemania derribarán al jefe de la CDU y al presidente en lugar de decepcionarlo.

Un vídeo publicado a lo largo del fin de semana mostró a Raschelt riendo de oreja a oreja y bromeando con sus colegas, al paso que el presidente Frank-Walter Steinmeier les contó a los periodistas sobre sus vivencias en la llanura aluvial. Estas fotografías provocaron un enorme enfado.

“Esta escena es ofensiva y no hay otra forma de expresarla”, escribió un comentarista, dando una evaluación dividida a nivel nacional.

Rash Express soliciar excusas El domingo, mencionó que su risa era “inapropiada”, pero que la lesión se encontraba hecha.

El sistema político alemán con frecuencia es elogiado en el extranjero por su énfasis en la política mucho más que en la individualidad, pero su movimiento político está por último influenciado por exactamente el mismo aspecto intangible que en otros lugares: la imagen.

Según este estándar, Raschelt cometió un fallo que no pudo corregir. Además de la destrucción sin precedentes, la imagen perdurable de la inundación también incluye la sonrisa atrevida de Raschelt.

Espera que una mujer triunfadora presente sus propios momentos memorables, pero es en vano. Justo después del fallo de Rachel, Merkel y el líder del SPD de Renania-Palatinado, Malu Dreyer, se han tomado de la mano y visitaron una ciudad inundada.

Merkel asimismo recibió aprobación en su alegato, ha dicho: “La lengua alemana solamente conoce un idioma para esta clase de destrucción”. Sobre todo, ella no se rió.

El inconveniente de Laschet es que la empatía debería ser su fuerte. En la elección del año vigente como presidente de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), no solamente se publicitó como pueblo sino más bien asimismo como una aceptable persona y, por consiguiente, venció a su mayor rival.

Pero a lo largo de las inundaciones, la atmósfera no es el único desafío para Laschet. Además de la situación mucho más alta en la CDU, Raschelt asimismo es el preferido en Renania del Norte-Westfalia, el estado mucho más grande de Alemania y una de las zonas más afectadas por las crecidas de agua. Quizás el mayor inconveniente al que se enfrenta es argumentar por qué su gobierno no ha respondido lo antes posible a las advertencias que ha recibido sobre el desastre inminente y ha instado a las comunidades locales a evacuar.

Mientras persista este inconveniente, va a ser bien difícil para Raschelt seducir a los alemanes de su manejo de la crisis.

Eso no significa que haya perdido todo. Si Rashet mostró calidad en la pelea por el liderazgo de la CDU y como candidato al cargo de presidente de centro derecha, entonces es resiliencia.

Pero la mayor virtud de Rashet en las elecciones legislativas podría ser la debilidad de su principal oponente, los Verdes. Esta primavera, mientras que la CDU luchaba contra la corrupción dentro de sus filas y una carrera sucesora, el partido de protección ambiental logró grandes adelantos. Sin embargo, según las encuestas de INFOTOTAL, los Verdes han caído de un máximo del 25% a menos del 20% en las últimas semanas, por vez primera desde marzo. A lo largo del declive, Annalena Baerbock, la principal candidata de los Verdes, enfrentó acusaciones de plagio destructivo y evidencia de que había alterado su currículo.

Los climatólogos que relacionan las crecidas de agua con el calentamiento global acostumbran a ofrecer opciones ecológicas para utilizar en las selecciones. Pero primero deben desvanecer cualquier duda que aún exista sobre la idoneidad de Baerbock como viable presidente.

Antes del Diluvio, los demócratas cristianos tenían una participación de poco menos del 30% y recuperaron parte del país que perdieron en la primavera. Esto convierte a Raschelt en un candidato habitual para ocurrir a Merkel.

Incluso si la gestión de crisis de Raschelt no mejora, es una victoria en el aire. Incluso antes del Diluvio, el estatus público de Lashet era bajo. La mayoría de los votantes esperan que su retador conservador, el presidente bávaro Marcus Soder, se convierta en el candidato burgués a primer ministro. Laschet solo recibió un asentimiento gracias a la intensa manipulación detrás de escena por la parte de los grandes juerguistas. Con los dientes también se ganó el liderazgo de la CDU.

Incluso si se convierte en Primer Ministro, puede comenzar a trabajar sin un mandato estable y con sus propósitos tras él.

Cuando menos puede decirlo con una sonrisa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page