Más

La constitucionalidad de las observaciones | situación

Sr. García

Ils m’ont demandé en tant qu’expert indépendant de réfléchir en toute indépendance à la constitutionnalité de la proclamation du coronavirus en état d’alerte, qui a été approuvée par la Chambre des représentants et renouvelée pas moins de six fois et réutilisée deux fois a continuación. No espero dudar, ¿la gran mayoría de los eruditos constitucionales? ? ? ? Ni el gobierno ni el Congreso tienen la culpa por las siguientes razones, en tanto que todos tienen legitimidad democrática brindada por el parlamento.

Es ante un dogma de justicia constitucional: el respeto al legislador democrático lleva a una pausa cauta, y al menos una de las posibles interpretaciones reconoce la constitucionalidad de la ley preservando su constitucionalidad. La jurisprudencia completa del Tribunal Constitucional lo reconoce. Esto se hace no solo por respeto a los principios democráticos, sino más bien asimismo para eludir la nulidad como sanción extrema que mina e inutiliza dificultosamente el orden jurídico y los intereses en general. Si la inconstitucionalidad no está clara, no debe detallarse.

Cada situación de urgencia crea una suerte de «derecho especial» que es diferente de los derechos normales y temporales y no puede tener exactamente la misma garantía. Muchas incertidumbres se vuelven ineludibles. Podemos predecir este género de urgencia sanitaria ahora, pero no tenemos la posibilidad de adivinar que la próxima vez será un intento inútil. La ley se amolda a situaciones de emergencia de manera maleable y urgente. Una perspectiva verdadera que no debe perderse.

En segundo lugar, la Constitución (artículo 116) no establece los supuestos reales que distinguen los tres estados de excepción: alarma, salvedad y asedio. En su primera parte, no obstante, se refiere a los legisladores que supervisan estos estados y establecen los poderes y restricciones. Por lo tanto, la constitución otorga a ciertas leyes orgánicas el poder de llevar a cabo suposiciones reales. Es difícil ingresar al patio. Hace cuatro años que la Ley Orgánica 4/1981 de 1 de junio acabó esta labor, la que fue redactada por excelentes parlamentarios que ampliaron el consenso de votantes. Su artículo 4.b deja al gobierno declarar un estado de alarma cuando sucede una «crisis de salud como una epidemia». Es únicamente una hipótesis que nos concierne. El claro propósito de la ley no necesita mucho más explicaciones. La elección del gobierno es una decisión política muy libre en situaciones de urgencia y su control judicial no puede ser bastante riguroso. Nuestro Tribunal Europeo de Derechos Humanos no examina de cerca las situaciones de emergencia. La ley orgánica pone fin a la vieja confusión entre emergencia o desastre (alarma) y “???? ¿Algún «??» Aspecto «de orden público? (Estado de salvedad, producto 13.) Este es el sufrimiento que padecimos en unas partes de los siglos XIX y XX, y esto desencadenó una alarma despolitizada. o su modernidad. renunciar a la buena elección legislativa que se ha convertido en una tradición constitucional. No obstante, las graves emergencias sanitarias que conocimos no corresponden plenamente a la categoría constitucional. La regla de salvedad no puede preverlo todo.

En tercer lugar, la Constitución (producto 55) permite «suspender» ciertos derechos cuando se hace una excepción precisamente porque tiene como objetivo cambiar el orden público y el desempeño normal de las instituciones democráticas. Pero no confundir con «???? Suspender» derechos, es decir abolir temporalmente las normas a fin de que desaparezca su efectividad, con «???? Limitaciones» ???? ¿¿¿¿o entonces???? Restrinja estos derechos y respete su contenido primordial para resguardar otros derechos – no menos que la Constitución – la salud y la vida de miles de individuos contra la muerte de miles de personas. Pedro Cruz Villaren ha dicho hace décadas que el estado de alarma permitía derechos «severamente limitados» siempre que la restricción fuera necesaria y se respetara el principio de proporcionalidad. Restringir la independencia de movimiento y otros derechos para impedir la propagación de pandemias es una meta realmente razonable. Si las medidas concretas adoptadas son proporcionadas, ¿se ha inspeccionado o se revisará? La justicia llega a desenlaces contradictorios. No hay pausa con control proporcional. En caso de suspensión de ciertos derechos, también puede ser preciso pedir la suspensión del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Mantener: la alarma está activada Tiempo libre ????, como sostenía Manuel Aragón en este períodico, esto no es verdad en absoluto. Los matices de la ley lo son todo. Por este fallo o este malentendido, el aviso de una licitación inconstitucional viola la ley orgánica, que dicta las disposiciones constitucionales de las leyes privilegiadas que le proporcionan funcionalidades constitucionales. Esto también es contrario a la Constitución por el hecho de que cualquier ley orgánica o common law, ya sea una ley nacional o una ley autónoma, puede limitar los derechos, lo que acaba de ser reconocido por la sentencia del Tribunal Supremo No. 219/2021 de 24 de mayo. y se pueden usar mucho más garantías para poder exactamente la misma condición de alarma. Al enmascarar el estado de observación y limitar el estado de advertencia, la declaración del estado de alarma se considera inconstitucional y la suspensión del estado de observación es el derecho a poner el carro delante de la vaca y contra la autoridad constitucional para regular la organización. de la ley de emergencia. La elección de uno u otro estado de emergencia no es un salto cuantitativo, sino más bien un cambio cualitativo en los presuntos habilitantes.

En cuarto lugar, la Corte Constitucional no puede sustituir al legislador orgánico eludiendo reservas constitucionales, reservas constitucionales y enunciados de hipótesis fácticas que puedan disparar la alarma o la excepción, aunque declare inconstitucionales sus reglas, no será impugnada pues es un La opción correspondiente en la toma de decisiones políticas hace referencia al poder de realizar constituciones, conjuntado con legisladores democráticos. Aquí asimismo, el respeto y la prudencia de jueces constitucionales incomparables. Si el Tribunal Constitucional debe de confirmar la declaración de una excepción, debe examinar si ciertas disposiciones incontrovertibles de la ley orgánica son inconstitucionales.

En quinto lugar, mantener la estabilidad constitucional sosteniendo el control parlamentario y judicial para prevenir hábitos desmesurados, respetar el principio de proporcionalidad y entablar la responsabilidad futura por daños y perjuicios. El mensaje de alarma fue adoptado por mayoría por el Congreso y desde ese momento se convirtió en resolución de la Cámara de Representantes. La conferencia, tras un instante de confusión, activó los métodos de desempeño telemáticos y ha propuesto numerosas herramientas de administración. Algunas de las medidas para llevar a cabo el estado de alerta fueron impugnadas frente a las autoridades judiciales o sometidas a aprobación judicial. En el marco del estado de derecho, no existen movimientos militares u organizativos.

Si el control constitucional ya está en su lugar y el Congreso ha acordado anunciar la advertencia, su inconstitucionalidad está lejos de ser obvia y lo que ganaremos al producir un juicio inusual. Como ha dicho Bruce Ackerman al examinar el objetivo de comunicar el poder, “????representa lo que? ? ????, tener algo. Pues bien, grave inseguridad jurídica, inconstitucionalidad de las múltiples cláusulas y hábitos normativos que se han predeterminado en su desarrollo de desarrollo. En una sociedad tan dividida, la división, la tensión y el caos crecientes no son buenos para nadie. El primer presidente del Tribunal Constitucional, Manuel García Pelayo (Manuel García Pelayo) nos enseñó: “¿Las funciones del Tribunal Constitucional”? Es la integración de una comunidad política.

Javier García Roca Es profesor y director del departamento constitucional de la Facultad de Comptons.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page