Un SEGUNDO resort de golf planificado que se construirá en la costa occidental de la Costa del Sol ha recibido ayer un importante impulso gracias a la intervención del gobierno.

El proyecto para transformar un tramo de costa de 100 hectáreas en la localidad axarquina de Torrox en un campo de golf y urbanización ha sido rescatado por el gobierno local después de que uno de sus inversores se declarara en quiebra.

El plan, liderado por Calaciete Golf SL, se descarriló después de que numerosas complicaciones financieras afectaron a la región, lo que llevó al inversor principal, Calaciete Developments, a declararse en quiebra y retirarse del proyecto.

Ante un déficit que ronda los 400.000 €, el Ayuntamiento de Torrox interviene e invierte 404.393 € en acciones, lo que las convierte en accionistas del 78%.

El resto de acciones son propiedad de la promotora madrileña Level SL.

El alcalde de Torrox, Oscar Medina, asegura que el proyecto revolucionará el turismo en la zona de Torrox y situará a la región en el mapa con firmeza a la par de Marbella y Estepona.

El proyecto incluirá un campo de golf de 18 hoyos con restaurantes e instalaciones asociados, además de una urbanización de aproximadamente 3.000 viviendas.

También coincidirá con un nuevo puerto deportivo en la cala actualmente virgen situada en el límite entre Nerja y Torrox.

“Tenemos el mejor clima de Europa, por lo que debemos aprovecharlo creando infraestructuras turísticas de primer nivel”.

Oscar Medina, Alcalde de Torrox

Las similitudes entre este proyecto y el controvertido proyecto vecino Larios Golf son claras, y los críticos han criticado al gobierno local por estar cegado por las cifras de turismo y empleo.

“El turismo de golf es un sector insular y no es sostenible”. dijo Andrés Jiménez, concejal de UPNer sobre la construcción de campos de golf en la zona.

“Al público se le lava el cerebro con todas estas promesas espectaculares, pero si avanzamos diez años más tarde, terminará como los otros complejos turísticos de la región, ya sea sin terminar o sin éxito”.

El proyecto Calaciete ha estado en las cartas desde 1992 cuando se incluyó en el Plan General de Urbanismo, pero se suspendió en los últimos años debido a la pandemia de COVID-19 y los cambios en las oficinas gubernamentales.

También ha sido víctima del caso Barragán, un arreglo realizado a un exconsejero por 3,8 millones de euros por despido injustificado que derivó en el embargo de varias parcelas de la zona.

Medina espera que su compromiso atraiga a más inversores.

“Esperamos encontrar uno o más inversores altamente solventes que estén comprometidos con el desarrollo del campo de golf, las viviendas y la marina”.

“Dado que el proyecto tiene toda la viabilidad desde un punto de vista legal, urbano y ambiental, esperamos poder traer más empresas a la mesa”. dijo Medina.

LEER TAMBIÉN:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page