Más

La embajadora de Marruecos no volverá mientras esté en España el líder del Polisario | España

El ministro de Exteriores de Marruecos, Naser Burita, en una comparecencia pública en enero pasado.Javier Otazu / EFE

La embajadora marroquí en España, llamada a consultas el pasado martes a Rabat, “no regresará mientras dure la crisis, y la crisis durará mientras continúen su verdadera causa”, que es la entrada del líder del Frente Polisario, Brahim Gali, en territorio español “en condiciones indignas para un estado de derecho” y su no comparecencia ante la Justicia española. Así lo ha declarado este jueves el ministro marroquí de Asuntos Exteriores, Naser Burita, en una comparecencia ante la prensa.

En la primera referencia de un responsable marroquí a la avalancha migratoria sobre Ceuta de los pasados días (unas 8.000 llegadas en menos de 48 horas), Burita dijo que esa oleada se debió “a un contexto de fatiga del dispositivo policial marroquí tras las fiestas del fin de Ramadán”, pero también a “la inacción total de la policía española”, que según él se despliega a razón de un policía por cada cien agentes marroquíes en las zonas fronterizas.

Además, lamentó repetidamente “la campaña de hostilidad mediática” de los medios de comunicación españoles, públicos y privados, contra Marruecos mediante “la movilización de todos los medios con términos inaceptables y con intervención a veces de altos responsables”, subrayó.

Para Burita, “si hay crisis con España, es porque los españoles prefirieron coordinarse con nuestros adversarios y contra los sentimientos del pueblo marroquí” al acoger “a un acusado de crímenes de guerra” [en alusión al líder del Frente Polisario], más allá de “todas las maniobras y astucias para desviar la atención”.

El jefe la diplomacia marroquí aseguró que el retorno de la embajadora Benyaich a Rabat se decidió un día antes de que fuera convocada por el Ministerio de Asuntos Exteriores español y se quejó de que se la llamase “con solo 30 minutos de antelación”, lo que, a su juicio, constituye “un acto inédito e inhabitual”. Su Gobierno, agregó, “rechaza las intimidaciones basadas en clichés del pasado: el Marruecos de hoy no es el Marruecos de ayer”.

Burita aclaró que el malestar de Rabat con Madrid data exactamente del 17 de abril, cuando Brahim Gali ingresó en un hospital español con una identidad falsa y un pasaporte falso, aseguró. “¿Por qué no nos avisaron, ni siquiera 48 horas después? ¿No éramos socios importantes, vecinos, amigos?”.

“Y si España no responde a nuestras preguntas, que lo haga ante su opinión pública”, continuó. “¿Por qué este señor no ha sido aún molestado por la Justicia española?” (que lo ha citado a comparecer el próximo 1 de junio, visto su delicado estado de salud). “Las razones humanitarias [invocadas por España para acoger a Gali] nunca dictaron que se desactive la justicia”, insistió. “España debe explicar también a Europa cómo una mujer violada [supuestamente por Gali] debe esperar a que los ministerios de Exteriores de España y Argelia se coordinen”, para encontrar una solución a su caso

Burita mostró su disgusto por la palabra “chantaje” pronunciada este jueves por la ministra española de Defensa, Margarita Robles: ”¿Chantaje? ¿y por qué lo haríamos? ¿Con qué fin? No procedemos con chantajes, somos claros en nuestras posturas”.

“Nosotros no tenemos complejos, pero esta agresividad muestra que es España la que tiene complejos contra Marruecos”, afirmó. “En los últimos días hemos asistido a una hostilidad mediática inédita, hecha de bulos, instrumentalización, movilización de todos los medios, públicos y privados, con términos inaceptables como chantaje, agresión o país subdesarrollado”, dijo. “España nos mira con gafas del pasado [pero] el arsenal mediático, incluso desde las cadenas públicas, no nos impresiona”, recordó.

El ministro señaló que lo sucedido en Ceuta fue también achacable al desbordamiento de su propia policía “por la fatiga debida a la fiesta del fin del Ramadán”, pero también a la “inacción total de la policía española. Y aprovechó para subrayar que su país dedica al control migratorio a 20.000 agentes, “que saca de otras tareas de seguridad de los propios marroquíes”.

“Europa”, aseguró, “no nos da ni el 20% del coste que asumimos para luchar contra la emigración clandestina”. La ayuda europea en 2020 la cifró en menos de cien millones de euros, cuando el dispositivo de seguridad en torno a Ceuta “lo asume en un 99% Marruecos y en un 1% España. Ese es el verdadero coste de la buena vecindad”, recalcó.

“Nosotros hacemos el control migratorio por responsabilidad, pero el partenariado y la buena vecindad no pueden limitarse a la emigración y el terrorismo, eso es la agenda española. ¿Dónde está la agenda marroquí?, ¿dónde nuestras prioridades?”, se preguntó.

“No es nuestra imagen lo que me preocupa, sino su vehículo: esa agresividad mediática y política para manchar nuestra imagen”, que no es sino “fruto de viejos reflejos ya superados”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page