La escasez de medicamentos antirretrovirales se produce en medio de una disputa entre la agencia de ayuda estadounidense y el gobierno de Kenia.

Los kenianos que viven con el VIH dicen que sus vidas están en peligro debido a la escasez de medicamentos antirretrovirales donados por Estados Unidos durante una disputa entre la agencia de ayuda estadounidense y el gobierno de Kenia.

La liberación retrasada de las drogas enviadas a Kenia a fines del año pasado ocurrió después de que el gobierno impuso un impuesto de $ 847,902 sobre la donación. La agencia de ayuda estadounidense tiene problemas de “confianza” con la Autoridad de Suministros Médicos de Kenia, contaminada por la corrupción, dijeron activistas y funcionarios.

Los activistas desestimaron el viernes como “relaciones públicas” la declaración del gobierno el jueves de que había resuelto el problema y distribuido las drogas a 31 de los 47 condados de Kenia. El gobierno dijo que todos los condados dentro de cinco días tendrán los medicamentos necesarios para 1,4 millones de personas.

“Le aseguramos a la nación que ningún paciente se perderá los medicamentos. Tenemos existencias adecuadas ”, dijo el gerente de servicio al cliente de la Autoridad de Suministros Médicos de Kenia, Geoffrey Mwagwi, al señalar un envío. Dijo que esos medicamentos cubrirían dos meses.

Estados Unidos es, con mucho, el mayor donante para la respuesta al VIH de Kenia.

El ministro de salud de Kenia, Mutahi Kagwe, le dijo al comité de salud del Senado a principios de esta semana que USAID liberó el envío de medicamentos que se había quedado atascado en el puerto. Se espera que los pacientes los reciban durante la semana.

Dijo que USAID propuso utilizar una empresa llamada Chemonics International para adquirir y suministrar los medicamentos a los kenianos debido a “problemas de confianza” con el organismo nacional de suministros médicos.

Bernard Baridi, director ejecutivo de Blast, una red de jóvenes que viven con la enfermedad, dijo que los medicamentos durarían solo un mes.

Dijo que la demora en la distribución de los medicamentos, además de las limitaciones de suministro causadas por la pandemia de coronavirus, significaba que muchas personas que viven con el VIH recibían un suministro para una semana en lugar de tres meses.

Muchos de los que dependen de las drogas viajan largas distancias para obtenerlas y pueden tener dificultades para encontrar transporte cada semana, y si no las toman, desarrollarán resistencia, dijo Baridi.

Algunos ni siquiera pueden acceder a las instalaciones médicas para recibir medicamentos debido a las medidas de bloqueo establecidas para combatir la propagación del coronavirus, agregó.

“La adherencia a la medicación será baja debido al acceso… Si no obtenemos la medicación, vamos a perder gente”, dijo Baridi.

Según Baridi, los niños que viven con el VIH son los que más sufren debido a la escasez de un fármaco conocido como Kaletra, que viene en forma de jarabe que se puede tomar más fácilmente. Los padres se ven obligados a buscar la droga en forma de tabletas, triturarla y mezclarla con agua, y todavía es amarga para que los niños la ingieran.

Baridi instó al gobierno de Kenia y USAID a encontrar una solución sobre quién debería distribuir las drogas rápidamente por el bien de los niños.

El jueves, unas 200 personas que viven con el VIH en Kisumu, la tercera ciudad más grande de Kenia, realizaron una protesta pacífica vistiendo camisetas que decían “Mi vida con ARV” y carteles que decían “Una nación enferma es una nación muerta” y “A gobierno asesino ”.

Unas 136.000 personas viven con el VIH en Kisumu, o alrededor del 13 por ciento de la población de la ciudad, dijo el activista local de derechos Boniface Ogutu Akach.

“No podemos quedarnos callados y ver a esta población languidecer solo porque no pueden conseguir un medicamento que está en algún lugar, y eso está sucediendo porque el gobierno quiere gravar una donación”, dijo.

Erick Okioma, quien tiene VIH, dijo que la atención del gobierno se ha desviado por la pandemia de COVID-19.

“La gente teme incluso contraer COVID que el VIH”, dijo Okioma, afirmando que los centros locales de pruebas y tratamiento del VIH estaban vacíos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page