Las autoridades capturaron a más de 171.000 migrantes que intentaban ingresar a Estados Unidos el mes pasado, la mayor cantidad en al menos 15 años.

Más de 171.000 migrantes fueron capturados tratando de cruzar a Estados Unidos desde México en marzo, según muestran nuevos datos de la patrulla fronteriza.

El número de detenciones el mes pasado es el total mensual más alto en al menos 15 años y supera el ritmo del último aumento en 2019, que alcanzó un máximo de 133.000 por mes.

Los datos ofrecen una nueva medida alarmante del alcance del desafío humanitario al que se enfrenta el presidente Joe Biden en la frontera suroeste de Estados Unidos. Biden ha aliviado las duras políticas de asilo y separación familiar de “Permanecer en México” de su predecesor, el ex presidente Donald Trump.

El total de detenciones fronterizas de marzo, compartido por funcionarios estadounidenses con el medio de noticias Reuters, incluye a unos 19.000 niños migrantes no acompañados y 53.000 familiares que viajan juntos, muestran las cifras preliminares. Los adultos solteros constituían aproximadamente 99.000 del total.

La administración de Biden está luchando por encontrar alojamiento para los niños no acompañados que han abarrotado las estaciones fronterizas y los centros de procesamiento durante semanas.

El sistema de refugios del gobierno de EE. UU. Que alberga a niños se ha visto abrumado y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. (HHS) está luchando para abrir refugios de emergencia, incluidos sitios en centros de convenciones en Dallas y San Diego.

Catalina Avilés, quien llegó a Estados Unidos en 2020, sostiene fotos de sus hijas que cruzaron la frontera el 18 de febrero y fueron detenidas juntas durante seis días antes de que la mayor fuera deportada a México. Los otros dos permanecieron bajo custodia y luego fueron enviados a Nueva York. [Chuck Burton/AP Photo]

El aumento de la migración está abrumando al servicio de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) de los EE. UU., Lo que lleva a que hasta 1,000 personas crucen diariamente a los EE. UU. Sin ser atrapadas, informó el periódico The Washington Post, citando a funcionarios familiarizados con los datos.

Para aliviar la presión sobre la patrulla fronteriza y sus instalaciones de detención abarrotadas, las autoridades están liberando a algunas familias migrantes sin aviso para comparecer en la corte de inmigración o, a veces, sin ningún tipo de papeleo.

Un video granulado publicado el 31 de marzo por las autoridades fronterizas captura la desesperación de padres e hijos que intentan ingresar a los EE. UU. En una escena captada por una cámara remota, un hombre deja caer a dos niñas de tres y cinco años desde lo alto de una valla de 4,3 metros, según The Associated Press.

En el video, un hombre baja a un niño pequeño mientras sostiene un brazo. Con el niño colgando, lo suelta. Aterriza de pie y luego cae de bruces al suelo. El contrabandista hace lo mismo con un niño un poco más grande, que cae sobre sus pies y luego sobre su trasero. Luego, el contrabandista y otro hombre huyen hacia el desierto mexicano, informó AP.

La CBP ha invertido en cámaras remotas y tecnología de vigilancia que le permite a la agencia detectar cruces ilegales a medida que ocurren.

Las dos niñas fueron encontradas alerta, llevadas a un hospital y liberadas de cualquier lesión física. A partir del 1 de abril, permanecían en un centro de detención temporal de la patrulla fronteriza hasta que el HHS los ubicara.

La madre de las niñas está en Estados Unidos y las autoridades están en contacto con ella, dijo un portavoz de CBP a AP sin brindar más detalles.

El presidente Biden ha puesto a la vicepresidenta Kamala Harris a cargo de la respuesta de la administración al creciente número de migrantes que intentan ingresar a Estados Unidos.

Harris ha calificado la ola de niños no acompañados que cruzan la frontera sur de Estados Unidos desde México como un “gran problema” y dijo que no se resolvería “de la noche a la mañana”.

Biden ha enfrentado críticas de los republicanos, que han culpado al presidente de Estados Unidos por el aumento de llegadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page