Durante una manifestación ilegal, la policía encontró a un adolescente que fue puesto en cuarentena después de dar positivo por coronavirus en su casa de Mallorca.

Después de que los dos se infectaron con COVID-19, se les pidió al joven y a su madre que se quedaran en su casa en Selva.

Pero solo un día en la zona de cuarentena, Policia Local recibió un mensaje anónimo de que la niña no estaba en casa, sino que iba a jugar con sus amigas.

La policía rápidamente confirmó esto y cuando llegaron a la casa, encontraron que la adolescente y el auto de su madre estaban desaparecidos.

Unas horas después, la Guardia Civil encontró a la niña en una fiesta ilegal que se celebró con unas 42 personas más en una finca de Campos.

Luego de la rápida conclusión del evento, la niña fue trasladada al hospital de Manacor y todos los noctámbulos que entraron en contacto con la adolescente fueron examinados para detectar COVID-19.

Los organizadores de la fiesta ahora están amenazados con una multa, dijo la policía y exigió 20 euros a cada participante.

Además de instalar una cabina de DJ improvisada en la propiedad, la policía también encontró varios narcóticos, como cocaína, éxtasis y marihuana.

Las Islas Baleares han prohibido la venta de alcohol en las tiendas después de las 22:00 horas para disuadir a los jóvenes de asistir a fiestas nocturnas.

Las nuevas regulaciones que entraron en vigencia este fin de semana prohíben la venta de alcohol en supermercados, tiendas y gasolineras después de esta hora.

El ministro de Turismo, Iago Negueruela, dijo que un número cada vez mayor de casos de COVID-19 están vinculados a fiestas de ‘súper esparcidores’ y que los jóvenes son actualmente el grupo de edad más afectado.

Sigue leyendo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page