Sarapio levantó los brazos hacia la meta del futurocope.

Ngel José © Sarrapio procede de Arenas de Cabrales en Asturias, cerca de los Picos de Europa, a pocos kilómetros de las gargantas del Naranjo de Bulnes y del Cares en la ciudad, parte de las gargantas atraviesa la localidad, pero con la familia se trasladó a vivir. Gijón, una comunidad obrera de Natahoyo. Era el mayor de ocho hermanos y tuvo que sumarse a ellos, pero el deporte lo obligó a darse por vencido. Practicó levantamiento de pesas, pelea y boxeo, pero al final decidió andar en bicicleta. Adquirió uno en la tienda de José Amieva y pasaron todos y cada uno de los expertos asturianos.

Sarapio se encontraba bastante bien conque comenzó a llamar la atención y Aspro del equipo cántabro se fijó en él. No es un campeón, pero es una persona sociable. Entonces Teka lo firmó y la Virgen se le apareció por primera vez en 1984. Condujo la Vuelta a Asturias y escapó solo. Al descender de Port Ralamar sendero de Villaviciosa, chocó con una furgoneta que se aproximaba por la parte frontal. El camión tuvo que evitar a los corredores que yacían en el suelo y entró en la garganta. De él dependía sostener la estabilidad. Sarrapio fue trasladado al hospital de Cabueñes y, por sus graves lesiones, al Hospital General de Asturias. Estuvo en coma a lo largo de dos días.

Mucho más información

El torneo empezó dos años después. El 13 de julio de 1986, aún le dolía el pecho por la bronquitis y le pesaban las piernas, pero a los 70 kilómetros de camino a Futuroscope aceleró accidentalmente y tardó unos segundos en salir de la unidad principal, a eso que respondió Jean Claude Bago. Ella se une a él ante la pereza de los demás. A los franceses del equipo de Fagor les gusta vestir de amarillo, aunque solo sea por unos días. Estaba ocho minutos por detrás en la clasificación general y su ventaja aumentó a nueve puntos. En el tren, empezaron a reaccionar. Carrera y Panasonic aceleraron, pero Robert Miller cayó y su gente lo estaba esperando. Achicar la velocidad es lo destacado para los trabajadores de evacuación.

20 kilómetros antes del final, Sarrapio decidió dejar de trabajar juntos. Se quedó atrás de Berg y se negó a hacerse cargo. “Le dije que no puedo, no deseo”. Si los franceses quieren ser líderes, déjelos trabajar. El pretendiente amarillo se encontraba muy enojado, rompió la cuneta para eludir que Sarapio saliese de su remanso, le hizo un ademán para que se hiciese cargo, pero el español dijo que no, que todo era inútil. “Trago todo el aire, duele como un perro”, dijo, pero todavía está ahí. Bagot es mucho más veloz que el conduzco de Teka, con lo que decidió realizar lo que sea preciso. Cuando Sarapio partió bajo bandera durante el último kilómetro, Bagot evitó el intento, pero fue solo una farsa. El último Arreón llegó a los 300 metros, luego el francés no tuvo nada que hacer. Claramente enojado, cedió y ganó Asturias. En el momento en que el periodista se le aproximó, le dijo: “Ciertos días se te hace aparición la Virgen”. La línea llegó en tres minutos y Bagot no vestía de amarillo. Al día siguiente, sus amigos querían vencer a Sarapio.

Puede proseguir a Infototal en FacebookGorjeo, O suscríbete aquí para recibir Nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page