El cohete Larga Marcha 5B de la agencia espacial china cayó en el Océano Índico a las 5.24 hora peninsular española, según ha informado la autoridad espacial de China. Los restos que resistieron la brutal fricción con la atmósfera al reentrar a la Tierra han chocado contra el mar cerca de India y Sri Lanka. El cohete, que despegó el pasado 28 de abril, caía sin control desde que cumpliera su misión de poner en órbita la futura estación espacial china, Tianhe. En los últimos días, todos los organismos de seguimiento de objetos espaciales seguían con detalle la evolución de su caída para tratar de indicar cuál sería la trayectoria y el momento más probable en que caería sobre la superficie del planeta. Finalmente, la mayoría de los restos se han desintegrado al entrar a la atmósfera y los que quedaban se han hundido en el océano.

Los últimos cálculos de las autoridades europeas, a primera hora de la noche del sábado en España, señalaban que el cohete caería sobre la Tierra en la madrugada del sábado al domingo alrededor de las 4:30 hora peninsular española, con más de dos horas de margen de error antes y después de ese momento. La estimación en ese momento del proyecto de vigilancia espacial impulsado por la Unión Europea (SST) es que pudiera caer en el mar cerca de la costa de Australia. “Pero la incertidumbre sigue siendo muy alta, la probabilidad de que caiga ahí ni siquiera es del doble de que caiga en otro sitio”, advertía entonces Jorge Lomba, responsable del programa del espacio del CDTI y coordinador del SST. A medianoche, tanto la agencia rusa Roscosmos como el Departamento de Defensa de EE UU indicaban que la península Ibérica estaría en plena trayectoria de entrada de los restos y que podría suceder frente a las costas del norte de Portugal.

El protocolo para estos casos indica que después de la hora estimada de caída, se hace un barrido con tres radares para certificar que no sigue orbitando y que ha llegado el desenlace. EE UU se sirve de un satélite de infrarrojos para seguir la enorme energía que desprenden estos restos al chocar contra la atmósfera y certificar el punto de entrada.

Desde el comienzo de este incidente, siempre se consideró que lo más probable era que cayera en los océanos, pero cabía la mínima probabilidad de que los pedazos de la nave llovieran sobre España. En una de sus múltiples órbitas, ya que da una vuelta al planeta cada 90 minutos, astrónomos españoles de la Red de Investigación de Bólidos y Meteoritos pudieron captar su paso desde Sevilla. En el vídeo se observa cómo el objeto brilla de forma intermitente, ya que refleja la luz mientras da vueltas sin control.

El margen para identificar el punto de caída era muy amplio, dado que los cálculos aseguraban que el cohete (las partes que soportaran la fricción contra la atmósfera) podría caer entre los paralelos 40º norte y 40º sur: desde Madrid, Pekín o Nueva York, por el norte, o Ciudad del Cabo (Sudáfrica), Buenos Aires o Santiago de Chile por el sur. Mientras caía sobre la Tierra, volaba a una velocidad de 28.000 kilómetros por hora girando sobre sí mismo en una órbita elíptica, lo que complicaba identificar el punto de choque con la atmósfera, a una altura de unos 80 kilómetros.

China había asegurado que era “altamente improbable” que los restos del cohete causaran daños al caer y apostaban por su desintegración al chocar contra la atmósfera, donde puede provocar temperaturas de entre 3.000º hasta 10.000º, dependiendo del ángulo de entrada, la forma o el tipo de material. “La mayoría de los restos del cohete se desintegrarán y se destruirán durante su reentrada en la atmósfera”, aseguró el portavoz del Ministerio de Exteriores Wang Wenbin.

La imagen captada por el telescopio AROAC-T08 de la red de vigilancia espacial europea muestra al cohete chino en su orbitar alrededor de la Tierra.SST.eu

La agencia espacial china ha recibido numerosas críticas por su dejadez deliberada a la hora de gestionar estos cohetes. Aunque no hay una normativa internacional por la que regirse, la práctica habitual es diseñar sistemas de control de la reentrada en la Tierra, como propulsores que permitan establecer una trayectoria, para objetos de más de cinco toneladas. Y el Larga Marcha 5B pesaba más de 20 toneladas. En mayo de 2020, China lanzó un cohete gemelo a este y parte de sus restos (algunos de gran tamaño) cayeron sobre Costa de Marfil, provocando quejas de Estados Unidos.

Puedes seguir a MATERIA en Facebook, Gorjeo mi Instagram, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page