Último

«Las autoridades no tratan a los romaníes como ciudadanos corrientes» | Noticias

Los miembros de los romaníes, la minoría más grande y más marginada de Europa, han estado expuestos a una mayor violencia policial y policial durante la pandemia, según grupos de derechos, expertos, abogados y varios miembros de la comunidad entrevistados por Al Jazeera.

En varios países europeos, incluidos Rumania, Macedonia del Norte y Eslovaquia, el racismo, la violencia y el uso indebido del poder estatal hacia hombres, mujeres y niños romaníes han aumentado a medida que el mundo continúa lidiando con la crisis de salud del coronavirus.

Al Jazeera habló con un hombre romaní de 20 años que recibió un disparo de la policía en octubre pasado en Homocea, una aldea en el norte de Rumanía. Posteriormente fue arrestado por agredir a un oficial de policía.

“Lo que comenzó como una discusión sobre una relación conyugal se convirtió en una pelea entre mi cliente y su vecino. La policía local y estatal fue llamada al lugar, donde una multitud se había reunido para ver la pelea ”, dijo su abogado, Eugen Ghita, a Al Jazeera.

“Mi cliente se separó de la pelea y trató de escapar de la escena. Fue entonces cuando un policía estatal abrió fuego y le disparó seis veces sin previo aviso ”.

El hombre romaní, que solicitó el anonimato, fue hospitalizado con graves lesiones en la espalda.

Después de tres días en la unidad de emergencia, fue arrestado por agredir a un policía.

“Del hospital, fue directo a la cárcel donde pasó los siguientes seis meses por algo que no había hecho. Desde marzo, ha estado bajo arresto domiciliario en la casa de sus padres ”, dijo Ghita.

“Los padres de mi cliente se encuentran en situaciones laborales precarias, teniendo que buscar trabajo en el día a día. Es una situación muy difícil para todos ”.

Al Jazeera habló con el hombre a través de una videollamada.

«No sabía si iba a sobrevivir», dijo. «Si alguna vez me encuentro en una situación con la policía, no confiaré en que me ayuden porque sospecho que me tratarían de manera diferente solo porque soy romaní».

Según Nico Remus, inspector jefe de la Inspección de Policía del condado de Vrancea en Rumania, el oficial de policía en cuestión actuó de conformidad con la ley.

Un activista romaní lleva donaciones de alimentos durante el brote de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en Miskolc, Hungría [Bernadett Szabo/Reuters]

“Nuestro oficial estuvo en peligro inmediato por el injusto ataque del agresor. En tal caso, las autoridades pueden usar un arma para defenderse ”, dijo Remus a Al Jazeera por correo electrónico, confirmando que el oficial todavía trabaja para la policía rumana.

Pero Ghita sostiene que la violencia y las acusaciones injustas contra los romaníes son una práctica habitual.

“Las autoridades no tratan a los romaníes como ciudadanos comunes. Siempre que hay un problema menor que involucra a una persona de origen romaní, la policía a menudo usa una fuerza desproporcionada e impone penas máximas «.

Uno de esos incidentes llegó al Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas; En octubre de 2017, la policía mató a un hombre de 21 años en Mures, un condado en el centro de Rumania.

“El joven de 21 años caminaba por un bosque con sus tres sobrinos de entre 10 y catorce años. Un lugareño llamó a la policía para informarles que un hombre romaní estaba robando leña del bosque.

“La policía apareció y le disparó en la cabeza mientras los tres menores miraban. Murió en el hospital una hora después. El tribunal rumano liberó al oficial de policía y dictaminó que se trataba de un caso de homicidio ”, dijo Ghita.

El caso permanece abierto en el TJCE.

En el momento de la publicación, el Ministerio del Interior rumano no había respondido a la solicitud de comentarios de Al Jazeera.

Rumania tiene una de las poblaciones romaníes más grandes de Europa.

La investigación de este año realizada por la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos (OIDDH) sugiere que la mayoría de los incidentes en Europa de presunta violencia policial contra los romaníes tienen lugar en Rumania.

Pero también aparecen relatos de mala conducta policial contra los romaníes en otras partes de Europa del Este en informes de Amnistía Internacional y grupos de derechos romaníes como la Red ERGO y el Centro Europeo de Derechos de los Romaníes (ERRC).

Jonathan Lee, portavoz de ERRC, dijo que ha registrado un aumento sin precedentes en las denuncias de mala conducta policial durante la pandemia, en países como Rumania, Serbia, Turquía, Macedonia del Norte, Bulgaria, Ucrania y Eslovaquia.

“Tuvimos siete casos de mala conducta policial en varios países europeos solo en la primera quincena de abril [last year] a diferencia de antes de la pandemia, cuando recibíamos una o dos quejas al mes ”, dijo Lee.

“Ahora, el pretexto de la violencia casi siempre está relacionado con medidas de COVID como que alguien no use máscara, se congregue en un grupo más grande o no tenga su identificación”.

Un informe publicado por ERRC en octubre de 2020 incluyó un incidente en Eslovaquia, donde un hombre romaní fue presuntamente sometido a la violencia de un oficial de policía.

El hombre fumaba un cigarrillo frente a su casa en Bánovce nad Bebravou, en el noroeste de Eslovaquia, pero la policía lo detuvo por no llevar máscara en ese momento.

El ERRC habló con el sobrino de la víctima, quien recordó la escena.

“De inmediato lo empujaron contra el coche y le torcieron el brazo. Le presionaron el cuello y mi tío se estaba ahogando. Además, los propios agentes tampoco llevaban correctamente las mascarillas requeridas «.

El incidente fue grabado e informado por un medio de comunicación romaní con sede en Eslovaquia, Gipsy TV.

La investigadora de derechos humanos de Amnistía, Barbora Cernusakova, dijo a Al Jazeera que le preocupa que las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley estén abusando de sus poderes contra las minorías durante los encierros y gocen de impunidad.

“Las comunidades romaníes en países como Bulgaria, Rumanía, Francia, Serbia y Eslovaquia habían sido fuertemente vigiladas en 2020, incluido el despliegue del ejército. También obtuvimos información sobre el uso ilegal de la fuerza por parte de funcionarios encargados de hacer cumplir la ley contra los residentes de varias de esas comunidades ”, dijo.

Según un informe de Amnistía de diciembre de 2020, un oficial de policía golpeó a cinco niños romaníes de entre siete y 11 años en Krompachy, en el este de Eslovaquia, con su porra.

El grupo dijo que las cuatro niñas y un niño fueron a buscar leña y jugar en un área donde antes se les había permitido, cuando un oficial los persiguió y amenazó con dispararles.

Los niños hablaron con Gipsy TV.

“Fuimos a buscar leña cuando un policía empezó a perseguirnos y nos gritó que si no nos deteníamos, nos dispararía. Después de eso, nos golpeó ”, dijo uno.

Según el informe de Gipsy TV, los médicos militares locales trataron a los niños. Pero sus padres no recibieron registros médicos de sus lesiones.

Todavía se está llevando a cabo una investigación sobre la mala conducta de la policía.

Petra Friese, portavoz del Ministerio del Interior eslovaco, dijo a Al Jazeera en una declaración escrita que la investigación continúa.

Según Cernusakova de Amnistía, los gobiernos deben garantizar investigaciones rápidas, imparciales y exhaustivas sobre las denuncias de brutalidad policial.

“Los órganos de gobierno deben desarrollar de inmediato medidas para mitigar los efectos desproporcionados que las medidas de bloqueo pueden tener en los grupos marginados”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page