Ginebra – El martes, las Naciones Unidas eligieron entablar un conjunto de especialistas para investigar el racismo sistémico en la actuación policial contra los afroamericanos, incrementando los requisitos de responsabilidad de la policía estadounidense por el asesinato de afroamericanos y la indemnización de las víctimas.

Un equipo de tres expertos en cumplimiento de la ley y derechos humanos se ocupará de investigar las raíces y los efectos del racismo sistémico en la policía, incluyendo el legado de la esclavitud y el colonialismo, y propondrá cambios por un periodo de tres años. Explora temas que van desde el uso excesivo de la fuerza, la discriminación por perfil racial y el manejo policial de las protestas pacíficas, hasta los vínculos entre el movimiento de dominación racial y la policía y el sistema de justicia penal.

El conjunto es el resultado de una resolución iniciativa por países africanos sobre la base de un informe de la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas a principios del actual mes. El informe examinó las muertes de 190 afrodescendientes, la mayor parte en Estados Unidos, especificó la falta de compromiso por los homicidos policiales y también instó a los estados a buscar cambios.

Michelle Bachelet, directiva del Departamento de Derechos Humanos de las ONU, ha dicho en el informe que “hay una necesidad urgente de abordar el legado de la esclavitud, la trata transatlántica de esclavos, el colonialismo y las políticas y también instituciones que padecen discriminación racial, y buscar reparación para justicia. Presentado al Consejo de Derechos Humanos de la ONU el lunes.

El equipo investigará la app de la ley en todo el mundo, pero la resolución menciona el homicidio de George Floyd en mayo de 2020 para asegurar que Estados Unidos esté en el centro de su trabajo.

Las organizaciones de derechos civiles ven la resolución como una piedra de toque para comprender si el gobierno de Biden está listo para cumplir su promesa electoral de luchar contra el racismo y de qué manera tratará con el Consejo de Derechos Humanos. El ex presidente Donald J. Trump dejó el comité en 2018 y el presidente Biden tiene planeado sumarse al comité a fines de año.

El Reino Unido y las viejas potencias coloniales europeas se negaron a conformar el conjunto por el hecho de que creían que muchas comisiones y expertos de derechos humanos de la ONU ahora estaban lidiando con varios aspectos del racismo y que la investigación agregada sobre el racismo sistémico debería confiarse a la oficina de derechos humanos de las Naciones Unidas en Ginebra.

“Las propuestas de reparación por el colonialismo y la esclavitud han desviado la atención de los apremiantes retos del racismo contemporáneo”, dijo Simon Manley, embajador británico ante las Naciones Unidas en Ginebra, en el Consejo de Derechos Humanos.

El panel de especialistas está lejos de ser una comisión de investigación sofisticada creada por organizaciones de derechos humanos. La resolución también eliminó la referencia a la indemnización de las víctimas y adoptó en su lugar términos de reparación más indulgentes.

Pero los activistas de derechos humanos dicen que el conjunto es buen rincón para empezar.

“Este es un paso adelante fundamental”, ha dicho Hannah Garry, profesora de derecho en la Facultad del Sur de California. “Creo que este mecanismo internacional es el precursor de la futura comisión de investigación”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You cannot copy content of this page