Último

Las potencias occidentales chocan con China por Xinjiang en un evento de la ONU | Noticias de Crímenes de Lesa Humanidad

Estados Unidos, Alemania y Gran Bretaña se han enfrentado con China en las Naciones Unidas por su trato a los uigures y a personas de otros grupos mayoritariamente musulmanes en Xinjiang, mientras seguían adelante con un evento virtual del que Beijing había presionado a los estados miembros de la ONU para que se mantuvieran alejados. .

«Seguiremos levantándonos y hablando hasta que el gobierno de China detenga sus crímenes contra la humanidad y el genocidio de los uigures y otras minorías en Xinjiang», dijo la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, al evento, al que los organizadores dijeron que asistieron unas 50 países el miércoles.

La ONU, algunos países occidentales, académicos y grupos de derechos humanos dicen que cientos de miles de uigures han sido enviados a campos de reeducación en la región del lejano oeste. China ha reconocido la existencia de los campamentos, pero dice que son centros de formación profesional necesarios para hacer frente a los grupos de línea dura.

“En Xinjiang, la gente está siendo torturada. Las mujeres están siendo esterilizadas por la fuerza ”, dijo Thomas-Greenfield.

La secretaria general de Amnistía Internacional, Agnes Callamard, dijo en el evento que se estimaba que un millón de uigures y minorías étnicas predominantemente musulmanas estaban detenidas arbitrariamente.

En una nota a los estados miembros de la ONU la semana pasada, la misión china de la ONU rechazó las acusaciones como «mentiras y acusaciones falsas» y acusó a los países organizadores de estar «obsesionados con provocar una confrontación con China».

Instó a los países a «NO participar en este evento anti-China», pero el miércoles un diplomático chino se refirió a las acusaciones.

«China no tiene nada que ocultar en Xinjiang», dijo el diplomático chino Guo Jiakun. “Xinjiang siempre está abierto. Damos la bienvenida a todos a visitar Xinjiang, pero nos oponemos a cualquier tipo de investigación basada en mentiras y con presunción de culpabilidad ”.

El evento fue organizado por Alemania, Estados Unidos y Gran Bretaña y copatrocinado por Canadá, Australia, Nueva Zelanda y varias otras naciones europeas.

Barbara Woodward, la embajadora británica ante la ONU, dijo en la reunión que había “evidencia de detenciones arbitrarias masivas, desapariciones forzadas e incidentes de tortura. Hay más informes de esterilización y trabajo forzoso generalizados ”.

Llamadas de acceso

También ha habido informes sobre la destrucción de cementerios musulmanes, la separación de niños y los uigures obligados a comer carne de cerdo en violación de sus creencias religiosas.

“Estamos aquí hoy para enfrentar estos hechos. Y pedirle a China que permita un acceso inmediato, significativo y sin restricciones a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y su Oficina ”, dijo Woodward.

«Hacemos un llamado a China para que respete la declaración universal de derechos humanos y le pedimos a China que derribara los campos de detención», agregó el embajador alemán Christoph Heusgen.

“Si no tienes nada que ocultar, ¿por qué no otorgas finalmente acceso sin obstáculos al alto comisionado para los derechos humanos?”, Preguntó a China.

Terreno nivelado en Kuqa, China que alguna vez fue un cementerio musulmán [File: Hector Retamal/AFP]

La jefa de derechos humanos de la ONU, Michelle Bachelet, no estuvo presente en el evento y el director ejecutivo de Human Rights Watch, Kenneth Roth, señaló su ausencia.

«Estoy seguro de que está ocupada», dijo. “Sabes que todos lo somos. Pero tengo un mandato global similar para defender los derechos humanos y no se me ocurre nada más importante que hacer que unirme a ustedes aquí hoy «.

Ravina Shamdasani, portavoz adjunta de la oficina de Derechos Humanos de la ONU, dijo que Bachelet, quien ha expresado serias preocupaciones sobre la situación de los derechos humanos en Xinjiang, no pudo participar.

«El Alto Comisionado continúa comprometiéndose con las autoridades chinas sobre las modalidades para tal visita», dijo, y agregó que la oficina de Bachelet «continúa recopilando y analizando información relevante y siguiendo de cerca la situación».

Más tarde, el miércoles, en el lanzamiento de su informe anual sobre el estado de la libertad religiosa en el mundo, un funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos acusó a China de convertir a Xinjiang en una «prisión al aire libre».

Daniel Nadel, un alto funcionario de la Oficina de Libertad Internacional del Departamento de Estado, dijo que la población estaba siendo monitoreada de cerca.

«Los movimientos de la gente son seguidos de cerca», dijo en una rueda de prensa. “Tienes cuidadores que han sido asignados a vivir con uigures para vigilarlos. Hay personas que van al mercado y tienen que registrarse cada vez que van a un puesto de mercado diferente ”, dijo.

El informe también detalla la persecución de China al grupo espiritual Falun Gong.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
You cannot copy content of this page